*

X

Estudio muestra que el calor afecta la inteligencia

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/14/2018

Sí: el calor no es bueno para pensar

Es parte del sentido común la idea de que es más difícil pensar y, en general, llevar a cabo tareas cognitivas cuando hace calor. Esto ha sido confirmado por un estudio realizado por investigadores de Harvard. 

En el estudio se separó a dos grupos de estudiantes: uno fue colocado en un dormitorio nuevo con aire acondicionado y otro fue dejado en un viejo edificio sin aire acondicionado durante una ola de calor.

Los estudiantes hicieron exámenes en sus teléfonos tan pronto se despertaron en la mañana. Durante los días más calurosos, los estudiantes en el edificio sin aire acondicionado tuvieron un 13% menos de aciertos.

Los investigadores sugieren que por el cambio climático esto puede, en principio, afectar el desempeño cognitivo de todo el mundo, particularmente de ciertas secciones de la población que no tienen acceso al aire acondicionado, algo que puede ser sumamente caro y a la vez muy poco ecológico. Las conclusiones de esta investigación no nos dejan muy bien parados: disminución del desempeño intelectual o gasto excesivo de energía, con posibles consecuencias desastrosas. Así pues, será importante desarrollar maneras más eficaces para enfriar el ambiente.

De cualquier forma, el estudio parece también apuntar hacia algo que es sentido común: es más fácil escribir un tratado de filosofía en Alemania que en Jamaica.

Te podría interesar:

Por primera vez en la historia científico logra transferir memoria de un caracol a otro

Ciencia

Por: pijamasurf - 07/14/2018

Esto podría tener aplicaciones para tratar trauma o enfermedades neurodegenerativas inyectando memorias a través del RNA

Pocas cosas son más dignas del imaginario de la ciencia ficción especulativa que la transferencia de memorias. Hemos visto numerosas novelas y películas que juegan con esta idea, la cual al fina de cuentas, supone un cambio de identidad, ya que somos fundamentalmente nuestra memoria, incluso algunas filosofías como la budistas sugieren que el yo no tiene existencia intrínseca, surge a partir de una colección de memorias. 

Salvando la brecha entre la ficción y la ciencia, el neurobiólogo David Glanzam parece haber logrado transferir memorias entre caracoles, vía inyecciones de RNA. Lo trascendente de esto es que parece modificar notablemente el entendimiento que tiene la ciencia sobre como se guarda la memoria. Comúnmente se cree que la memoria se almacena en las sinapsis, en las conexiones entre las neuronas, pero Glanzman sostiene que el RNA -el mensajero celular- es la clave en el almacenamiento de la memoria. Glanzman administró shocks eléctricos a un tipo de caracol marino llamado Aplysia californica. Los caracoles reaccionaron a estos estímulos con reflejos de defensa por unos 50 segundos. En cambio caracoles que no recibieron shocks, reaccionaron a un contacto leve con una respuesta de defensa de apenas un segundo. Luego Glanzman tomó RNA del sistema nervioso de los caracoles shockeados y lo inyectó a otros caracoles. Cuando se les tocaba levemente estos caracoles exhibían la misma reacción dramática -en este caso de 40 segundos- que habían exhibido los caracoles que recibieron los shocks. Además Glanzman inyectó el RNA eléctricamente excitado a las neuronas sensoriales de los Aplysia en un plato de Petri, lo cual aumentó la excitabilidad de las neuronas.

Glanzamn cree que en un futuro esta técnica podría usarse para disminuir los efectos del trauma o de enfermedades como el Alzheimer. Ciertamente, de confirmarse, y teniendo en cuenta que la memoria humana debe de ser mucho más compleja, esto abre un campo de fascinantes posibilidades. Otros científicos no están del todo convencidos y creen que lo que se transfiere no es la memoria per se sino una especie de reverberación de una respuesta conductual básica. Más que transferir la memoria, según el profesor Tomas Ryan, se hace una activación del comportamiento base que es el retraerse ante un estímulo, vía la inyección.