*

X

Todo lo que necesitas saber para ver el eclipse total de luna del viernes 27 de julio, el más largo del siglo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/24/2018

El gran eclipse lunar del 27 de julio del 2018 podrá observarse este viernes, aunque sólo desde ciertos países de Europa, África, Asia y Oceanía

Este viernes 27 de julio tendremos la oportunidad de presenciar un eclipse de luna de proporciones inusuales: será el más largo del siglo, ya que durará 1 hora y 43 minutos. Al tiempo en el que la Luna, la Tierra y el Sol se conjuguen, podremos percibir la famosa luna de sangre, que ocurre en el momento del eclipse en que la Luna es cubierta por la sombra de la Tierra.

El eclipse penumbral iniciará a las 17:14, tiempo universal (a las 12:14 en la Ciudad de México); el parcial a las 18:24, y el total a las 19:30 (14:30, tiempo de México). Será sin duda una larga jornada, pues el eclipse penumbral acabará hasta pasadas las 23 horas. Los países de Asía, África y Europa son los que podrán gozar realmente de este espectáculo. El eclipse será visible en la totalidad del océano Índico y, en cuanto a territorios habitados, la India, las regiones del Medio Oriente y la península arábiga, África central, Oceanía y el sur y el este de Europa (Italia y los Balcanes, por ejemplo). En otras zonas cercanas a éstas habrá visibilidad del espectáculo, pero en menor grado, según se puede saber por este mapa:

 

En algunas zonas de Sudamérica se alcanazará a ver parcialmente el final del eclipse, pero será algo menor. De cualquier manera, la NASA y otros observatorios transmitirán en vivo el eclipse y colgaremos aquí un stream para que lo puedas seguir en vivo. 

Literalmente, un eclipse es cuando la luna se cruza en la eclíptica del Sol -el curso del Sol en el cielo-, lo cual produce, obviamente, un eclipse. Astrológicamente, esto es una oposición entre el Sol en Leo y la Luna en Acuario. Los eclipses solares suceden en luna nueva y los lunares, en luna llena. Junto a la Luna podrá verse a ojo desnudo Marte, el planeta rojo, haciendo esto, astrológicamente, algo un tanto aciago; lo cual, sin embargo, no debe preocupar mucho a los aficionados de la astronomía. 

A diferencia de lo que ocurre con los eclipses solares, evidentemente no hay problema alguno en ver directamente el eclipse lunar. Incluso se recomienda utilizar binoculares y telescopios y, por supuesto, salir de la contaminación lumínica de la ciudad.

Los eclipses no vienen solos, y este eclipse está flanqueado por el eclipse parcial de sol que sucedió el 13 de julio y uno más que ocurrirá el 11 de agosto, en la siguiente luna nueva.

Puedes ver aquí la transmisión en vivo del eclipse lunar:

 

Te podría interesar:

Estudio muestra que los delfines se llaman por sus nombres propios

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 07/24/2018

Los delfines machos miembros de alianzas para acceder a hembras tienen nombres individuales

En el siempre fascinante mundo del estudio de la inteligencia de los cetáceos y particularmente de los delfines, se ha producido un nuevo descubrimiento que confirma la hipótesis de que los delfines se llaman por su nombre.

Un grupo de investigadores descubrió que los grupos de delfines machos de la especie con narices de botella en Shark Bay, Australia, tienen un nombre distintivo. Los delfines machos forman alianzas durante varios años, para poder ganar acceso a las hembras en fase reproductiva y a la vez proteger a sus propias hembras.

Los sonidos con los que se llaman dentro de estas alianzas son una especie de complejo silbido o pulso. Cada uno de estos sonidos distintivos tiene una serie de componentes espectrales que entran dentro de una cierta frecuencia. Los investigadores encontraron la firma sonora de 17 de estos silbidos. Estudiando los sonidos se determinó que cada uno es distinto, lo cual permitió descartar la hipótesis de que en las alianzas de delfines se producen silbidos generales. En otras palabras, los silbidos no representan la alianza, sino al delfín individual. Así que hay buenas razones para decir que estos sonidos son sus nombres.

Además, los machos viven en una especie de "bromance", intercambiando pequeños golpeteos amistosos, casi como los miembros de un equipo deportivo.