*

X

Mujer londinense fue despedida por ser demasiado guapa

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/06/2018

Emma Hulse de 24 años fue despedida porque, aparentemente, su empleador pensaba que debería trabajar como modelo

Hace unos meses Emma Hulse, de 24 años de edad y que trabajaba en la TV londinense, afirmó ante los medios de comunicación que había sido despedida por ser demasiado guapa. Esto, además de la polémica que genera, resulta algo que en primera instancia podría parecer extraño y es paradójico, ya que se suele pensar que lo normal habría sido que ocurriera lo opuesto, especialmente en un medio como la TV (aunque Hulse es camarógrafa y no alguien que aparezca frente a las cámaras).

Al parecer se trata de un claro caso de discriminación, pero en un sentido contrario a lo común. Hulse le dijo a los medios británicos que el administrador de la compañía en la que estaba trabajando le informó que estaba despedida, no sin antes decirle que "debería estar en una pasarela".

Hulse mencionó que se presentó al trabajo usando lipstick, unos pantalones y una blusa, por lo que no le pareció que su atuendo era inapropiado. Señaló además que el hecho fue perturbador, y dijo que tal vez la compañía pensaba que ella sería una distracción.

Evidentemente, esto es discriminación sexual. Y uno se pregunta con cierta alarma si esta forma distinta de discriminación podría empezar a presentarse más a menudo, al tiempo que existe un clima enrarecido en los ambientes de trabajo debido a los sonados casos de acoso sexual. Claro que, por otro lado, seguramente no se dejará de presentar el caso de favorecimiento en el trabajo por causa de la apariencia, algo que es mucho más común y que constituye otro tema polémico que será mejor no tratar aquí. Cabe mencionar, sin embargo, que el caso citado acabó con el despido del administrador, quien, según la compañía, aparentemente invitó a salir a Hulse.

Te podría interesar:

Consejos para relacionarte con personas que no conoces sin sentirte raro o nervioso

Sociedad

Por: pijamasurf - 08/06/2018

Valiosos consejos para introvertidos

Susan Cain es una mujer introvertida que ha creado una plataforma llamada Quiet Revolution, en la que ofrece asesoría para personas que buscan tener nuevas relaciones o tienen problemas para hablar en público.

Cain sugiere que la clave para esto es cambiar de mentalidad. En vez de pensar "¿Qué les voy a decir?", hay que pensar "¿Qué puedo hacer para que los demás se sientan mejor?". Este simple cambio puede hacer maravillas, pues es el principio de una inteligencia emocional que, además, suele hacer que disminuya la ansiedad.

Por otro lado, es importante sentir una conexión o afinidad con las personas con las que se quiere conectar. Cain recomienda no ponerse presión por no poder hacer contacto con personas no afines sino, más bien, dedicarse a aquellos con los que se siente conexión. Después de todo, uno no sufre por no conectar con quienes no siente afinidad o interés, sino por no poder conectar con quienes cree que podría tener una gran relación.

Para poder estar en un estado de apertura, es importante trabajar internamente con el miedo. "Entre más paz sientes, más poder tienes", dice esta introvertida que a todas luces ha superado su problema de hablar en público. La forma de conquistar el miedo es exponerse a aquellas situaciones que nos producen temor pero de manera gradual, en eventos que no nos abruman, y poco a poco ir enfrentando situaciones más complejas. Se trata de hacer que tu personalidad no esté reprimida y pueda expresarse. Una buena estrategia es pensar en intentar que las cualidades y los intereses de los demás salgan a relucir. Esto crea una situación doblemente virtuosa, pues a todas las personas les gusta cuando una situación les permite expresar quienes son realmente, y por otro lado, hace que dejes de pensar en ti mismo y dirijas tu atención a los demás. De entrada esto ya hace maravillas, pues nuestra ansiedad existe justamente en el pensamiento que se obsesiona consigo mismo.

Cuando se trata de hacer una presentación, una estrategia muy buena, aunque básica, es simplemente pensar en qué les será interesante a los demás, y cómo se puede presentar de forma que les parezca atractivo -en lugar de pensar en qué quieres decir tú y en qué es lo que te interesa a ti-. Obviamente, uno conoce mejor y podrá hablar mejor de algo que le interese, pero al planear la manera de presentarlo resulta muy útil pensar en los demás.