*

X

Este será el eclipse total de luna con mayor duración en todo el siglo

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/15/2018

Uno de los espectáculos astronómicos más notables de este 2018 ocurrirá el próximo 27 de julio

Uno de los espectáculos astronómicos más notables de este 2018 ocurrirá el próximo 27 de julio, cuando la Luna, la Tierra y el Sol se conjuguen, y podremos avistar desde nuestro planeta uno de los eclipses de luna de mayor duración en la historia registrada y al menos el más largo no sólo de este año, sino de este siglo. 

1 hora y 43 minutos será el tiempo récord que le tomará a este fenómeno desarrollarse, teniendo el pico de su esplendor a las 20:22 (UTC) de la noche mencionada. 

Hasta antes de este, la duración máxima registrada de un eclipse de luna corresponde al evento ocurrido el 16 de julio del año 2000, el cual se prolongó por 1 hora y 46 minutos y que, por su año, contó aún dentro del siglo XX.

El eclipse del próximo 27 de julio será visible en la totalidad del océano Índico y, en cuanto a territorios habitados, la India, las regiones del Medio Oriente y la península arábiga, África central, Oceanía y el sur y el este de Europa (Italia y los Balcanes, por ejemplo). Otras zonas aledañas a estas tendrán visibilidad del espectáculo, pero en menor grado, según se puede entender por estos mapas:

La duración extensa del eclipse se explica sobre todo porque en dicha fecha la Tierra se encontrará en su afelio, esto es, el punto más distante del Sol. Asimismo, se trata del último de dos eclipses totales de luna fechados para el año 2018, el primero de los cuales ocurrió el pasado 31 de enero.

Conforme se acerque la fecha sin duda la información y el entusiasmo comenzarán a crecer, como ocurre usualmente con estos fenómenos que, entre otras cosas, nos recuerdan que formamos parte de un sistema mucho más vasto y complejo de lo que cotidianamente solemos creer.

Ve aquí la transmisión del eclipse lunar del 27 de julio

Todo lo que necesitas saber para ver el eclipse

Te podría interesar:

¿Cuáles animales se echan flatulencias y cuáles no? Nuevo libro revela este oloroso enigma

Ciencia

Por: pijamasurf - 05/15/2018

Un esfuerzo científico colaborativo para entender el fascinante mundo de la flatulencia animal

La flatulencia animal ha sido un tema que ha cobrado cierta relevancia en los últimos años, particularmente por esa especulación de que las vacas y sus gases podrían ser uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Pero surgen otras preguntas, como la interrogante sobre el poder fétido de las flatulencias de las ballenas o los elefantes, o si las serpientes despiden gases odoríferos... ¿y por dónde?

Después del éxito de un hashtag de Twitter, #DoesItFart, la investigadora Daniella Rabaiotti y Nick Caruso han creado el libro Does it fart?, ilustrado por Ethan Kocak. El libro responde a las incontenibles dudas sobre los hábitos flatulentos del reino animal e utiliza esta curiosidad para explorar la naturaleza biológica de la flatulencia, los procesos digestivos y las bacterias que producen estos gases. Así que los pedos -es imposible no referirse al término vulgarmente usado- son el gancho para explorar cosas más profundas. 

Aprendemos que un tipo de pez (un tipo de carpa con dientes, ciprinodóntido) no sólo produce gases, sino que se infla y llega al punto en el que si no logra liberar el aire muere de un estallido. Sabemos, por los autores, que los chimpancés se echan flatulencias especialmente altisonantes cuando comen higos. Que los tapires los hacen con bastante amplitud. Nadie sabe si las arañas lo hacen -nadie nunca escuchó una ventosidad arácnida- pero sí se sabe que los ostiones, las almejas y los pepinos de mar, no. Las serpientes, las cucarachas, las termitas y las abejas sí se echan gases. Las tortugas se echan gases por el trasero, pero también respiran por allí. Algunos peces lo hacen e incluso su vida depende de ello, pero no los pájaros, animales celestiales que no tienen este hábito (aunque esto no quita que su excremento sea un serio problema en ciudades como Roma).

Evidentemente el tono del libro es ligero, ayuda a liberar el estúpido tabú que existe en torno a este tema y es, además, un excelente regalo para un niño con curiosidad científica.