*

X

Director de 'El Exorcista' filma exorcismo real conducido por Gabriele Amorth, el exorcista del Vaticano (VIDEO)

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 07/30/2018

William Friedkin nunca había visto un exorcismo real cuando realizó su famosa película; ahora se ha dado a la tarea de documentarlo

William Friedkin, director de la película de culto El exorcista, acaba de estrenar su nueva película, el documental The Devil and Father Amorth, en el cual muestra el primer exorcismo oficial grabado en video. Obviamente hay muchos casos de exorcismos que han sido videograbados, pero no exorcismos realizados por el gran maestro exorcista Gabriele Amorth, quien es el encargado del Vaticano en la materia.

Amorth tiene 91 años y en una de las escenas se le observa operando sobre una mujer llamada Cristina, la cual dice estar poseída por el Diablo y habla haciendo voces extrañas. El padre, que la ha exorcizado ya ocho veces, le pregunta "¿Cuántos son?" y ella contesta "Somos Legión". En la película Friedkin, además de grabar los exorcismos de Amorth, investiga la imposibilidad de la medicina de explicar los síntomas que se presentan en los posesos y, por supuesto, los pormenores y beneficios de los rituales católicos para expulsar a los demonios.

En otra secuencia, Friedkin entrevista a una mujer italiana llamada Nadia, que fue tratada por Amorth y su hermano Paolo. "Me dijeron que reptaba por el suelo y decía palabras incomprensibles", dice Nadia. "Su cuerpo empezó a transformarse en algo que no era humano", añade Paolo; "Había que sujetarla entre cuatro".

Se calcula que en Italia unas 500 mil personas acuden cada año a un exorcista, lo cual obviamente sugiere que las creencias de los italianos los hacen más susceptibles a buscar este tipo de procedimientos. En México, quizás se buscaría hacerse una limpia. En Suiza, terapia.

El documental ya puede verse en Netflix.

Te podría interesar:

Este es el espíritu de la alquimia con el cual se celebra el matrimonio sagrado y se rehace el Todo

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 07/30/2018

Un antiguo papiro mágico egipcio revela el secreto del espíritu con el cual opera la alquimia

En la Inscripción secreta del gran papiro mágico de París se hace la siguiente invocación:

Doy la bienvenida al edificio entero del Espíritu del aire, bienvenido Espíritu que penetras desde el cielo y la tierra, y desde la tierra, que reside en las inmediaciones del universo, hasta el fondo del abismo, bienvenido seas Espíritu que penetra en mí, y me estremeces... Bienvenido principio y fin de la naturaleza indestructible, bienvenido tú que haces girar a los elementos que incansablemente rinden servicio, bienvenido sol que brilla resplandeciente, cuya luminosidad gobierna el mundo, bienvenida luna brillando en la noche con el disco de luminosidad cambiante, bienvenidos espíritus demoníacos del aire... ¡Oh gran insuperable tejido incomprensible del mundo, formado en un círculo!.. ¡Residente del éter, con la forma del agua, de la tierra, del fuego, del viento, de la luz, de la oscuridad, de estrellas refulgentes, Espíritu, húmedo, frío y caliente!

Lo notable de este antiguo y poético pasaje es que postula un espíritu que anima el universo que incluye todos los aspectos de la manifestación, los pares de opuestos, el bien y el mal, el calor y el frío. Jung en su última obra, el culmen de su pensamiento, Mystetrium Coniunctionis, escribe: "este espíritu es el opuesto exacto del pneuma cristiano... este antiguo espíritu es el espíritu de la alquimia". La razón por la cual es el espíritu de la alquimia es porque acrisola los opuestos. La lectura que hace Jung del pensamiento alquímico occidental supone que es necesario no sólo conjuntar los aspectos masculinos y femeninos en la psique sino también el mal y el bien (y en realidad, todas sus equivalencias). La moral cristiana presenta generalmente una imagen en la que el bien y el mal vienen de afuera, pero Jung entiende que existen en el interior del ser humano. El individuo no sólo contiene la semilla de Cristo; también está constituido por el diablo, por Lucifer, quien es una figura ineludible dentro del ego. 

Este espíritu, dice Jung, que ha sido declarado como maligno por el cristianismo, tiene la cualidad incómoda de estar "más allá del bien y el mal y brinda una cierta peligrosidad a quien se identifica con él, como podemos ver en el caso de Nietzsche y la epidemia psíquica que vino después de él". Nietzsche por supuesto se identificó con el espíritu caótico, con la danza de las profundidades, con la intoxicante energía cósmicotelúrica que era capaz de destruir las estructuras anquilosadas del pensamiento. Sin embargo, en cierta forma fue destruido porque no fue capaz de crear una síntesis. El superhombre no sólo es quien es capaz de liberarse de los viejos dogmas, sino quien es capaz de integrar todas las fuerzas, el caos y el cosmos en un matrimonio armónico. 

Jung dice que este espíritu es el "espíritu de las aguas caóticas del principio, antes del segundo día de la Creación, antes de la separación de los opuestos y por lo tanto del advenimiento de la conciencia". Este es el espíritu de la materia prima, la sustancia universal que contiene el todo en estado potencial. Jung señala que los alquimistas entendieron que había que regresar al caos -el estado de nigredo y mortificatio. Había que dejarse morir, había que liberar al dragón de las profundidades, había que someterse al fuego. Para la lectura, a veces excesivamente psicológica, que hace Jung de la alquimia esto significa dejar que irrumpa el inconsciente, aquello que es "tanto bueno como malo y más allá de las dos, la matriz de toda potencialidad". Hay que entender que el inconsciente no sólo es un aspecto, el más grande, de la mente humana, sino que abarca la totalidad del universo, es algo así como la materia oscura que predomina en el cosmos. De la misma manera que el alquimista busca la materia prima de la piedra filosofal en la tierra más oscura, Jung cree que la materia de la individuación, de la integración de la totalidad del ser en uno mismo, se encuentra en la oscuridad del inconsciente. De la misma manera que el caos primordial se ilumina y se convierte en un cosmos en el que se expresa la inteligencia divina que gobierna a la naturaleza, el ser humano vuelve a enactuar la creación cósmica en su propia psique haciendo consciente el caos del inconsciente, salvándose a sí mismo en imagen y semejanza de un proceso universal, porque este espíritu al final es siempre una fuerza redentora: el primero en nacer en la cosmogonía órfica es Fanes, quien no sólo es la luz, sino que es también Eros. Para lograr esto en la psique se necesita integrar este espíritu que incluye, abarca y a la vez trasciende el bien y el mal y todos los pares de opuestos. Es necesario bailar con el Diablo, con el caos, con la muerte, y no darles la espalda. No se trata solamente de separar los opuestos en conflicto, sino de rehacer el Todo en uno.