*

X

El único efecto comprobado de fumar marihuana durante 5 años continuos (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2018

¿Qué efectos reales tiene la marihuana en la salud humana?

De todas las sustancias capaces de alterar la conciencia humana, la marihuana es una de las más consumidas en el mundo. Sin duda, la primera es el alcohol, pero en ese caso se trata de una sustancia cuyo consumo es socialmente tolerado (e incluso fomentado) en todo el orbe. No ocurre así con la marihuana, que en general se considera una “droga” y aunque, por esa razón, desde su cultivo hasta su consumo suelen estar prohibidos, ello no impide que millones de personas le den un uso recreativo.

En ese sentido, en torno a la marihuana existen numerosos debates, prejuicios, acusaciones falsas y otras manifestaciones que casi siempre acompañan a los asuntos polémicos de la vida social. En particular, la discusión en torno a la marihuana se centra en dos posiciones antagónicas muy claras: la legalización o la prohibición. Si, por un lado, se toma en cuenta la enorme cantidad de personas que la consumen y, por otro, se miran los efectos nocivos de la prohibición (narcotráfico, formación de mafias, violencia social, etc.), ¿no sería mejor volver legal su cultivo y su consumo e incorporar estas actividades a la vida social regular? 

En algunos casos, quienes se oponen a esta postura invocan el efecto en la salud pública que traería la legalización de la marihuana. Se cree, a veces como una mera suposición, que legalizar el consumo de dicha planta podría llevar a una especie de “degeneración” de los individuos y la sociedad donde esto sucediera, pues el consumo de marihuana podría conducir al uso de otras sustancias de efectos más nocivos, o se piensa que, por sí misma, la marihuana es capaz de provocar consecuencias en una persona de las que al final la sociedad tendría que hacerse cargo. 

¿Pero no pasa así con otras sustancias, como el alcohol o el tabaco? ¿No son sustancias que igualmente “embrutecen” al individuo, como sugirió Tolstói con respecto al alcohol, y que terminan por dañar severamente la salud de quien las consume? ¿Por qué contra esas sustancias no se alza la voz con tanto ímpetu como contra la marihuana?

Sea como fuere, en ese contexto vale la preguntarse por los efectos reales que genera el consumo habitual de marihuana en la salud de un individuo. Al respecto, en una investigación a cargo del doctor Reto Auer de la Universidad de Lausana (Suiza), se analizaron las capacidades cognitivas de personas que fumaron marihuana cotidianamente durante 5 años, tomando en consideración otros factores como la edad, el nivel educativo y el consumo de otras sustancias.

De acuerdo con las observaciones realizadas, el único efecto sobre el cual se encontró evidencia suficiente fue un pobre desempeño en el ámbito de la memoria verbal, particularmente en los individuos de mediana edad: con el tiempo, los consumidores habituales de marihuana desarrollaron una dificultad notable para recordar ciertas palabras.

El estudio fue realizado entre 3 mil 499 personas, de las cuales el 84.3% habían consumido marihuana en su juventud y el 11.6% continuaron haciéndolo en la edad adulta. Asimismo, únicamente 311 participantes dijeron haber fumado marihuana todos los días durante los últimos 5 años, lo cual, según los resultados de la investigación, es el nivel de exposición necesario para que el consumo de esta planta afecte realmente la memoria verbal.

Por otro lado, en el marco de este estudio se encontró que respecto a otras funciones cognitivas -como la capacidad de poner atención o la resolución de problemas- no hubo afectaciones mayores, ni siquiera en el caso del consumo intenso de marihuana.

Por una parte, personas que pierden cierto grado de memoria verbal por la adicción que desarrollan a la marihuana; por la otra, tráfico ilegal de drogas, armas y personas, violencia social, regiones enteras del planeta metidas en un ciclo vicioso de subdesarrollo. No parece ser un trato muy equitativo.

 

En este enlace puedes consultar la publicación original de la investigación

 

También en Pijama Surf: ¿Por qué es ilegal la marihuana? (Historia de la criminalización de una planta)

Te podría interesar:

Aurelia Brouwers, la atormentada joven de 29 años a quien los médicos holandeses le facilitaron la muerte

Salud

Por: pijamasurf - 08/18/2018

Llevaba deprimida y sufriendo diferentes trastornos crónicos desde los 12 años. En Holanda, la eutanasia es legal

En algunos pocos lugares, la eutanasia ya es una realidad. Sin embargo, en la gran mayoría de los casos esto ocurre con pacientes terminales, es decir, pacientes que sólo están esperando la muerte y que debido al enorme sufrimiento y a la inevitabilidad del desenlace, deciden dar un paso adelante. No obstante, Aurelia Brouwers tenía sólo 29 años y no tenía una enfermedad terminal cuando un grupo de médicos holandeses le suministró un veneno para tener una muerte sin dolor.

Según señala la BBC, la joven hizo una grabación antes de morir, en la que declaró:

Tengo 29 años y he elegido someterme voluntariamente a la eutanasia. Lo he elegido porque tengo muchos problemas de salud mental. Sufro de forma insoportable y no tengo esperanza. Cada aliento que tomo es tortura.

La joven llevaba una pizarra en la que tachaba los días que le quedaban con un rotulador negro, ansiosa de que llegara la cita con los médicos. En las últimas semanas había realizado actividades manuales, andado en bicicleta y visitado a sus seres queridos. Y, de acuerdo con la BBC, también visitó el crematorio que había elegido. 

El criterio para la eutanasia es que el médico debe considerar que el sufrimiento de la persona es "insoportable y sin perspectivas de mejora" y además, no tener una alternativa razonable que proponerle al paciente. De las 6 mil 585 muertes por eutanasia practicadas en Holanda, sólo 83 fueron por condiciones psiquiátricas. En el caso de Aurelia, ella empezó a sufrir de depresión desde los 12 años y le diagnosticaron trastorno límite de la personalidad; a lar par, tenía ansiedad, psicosis y escuchaba voces.

Lo controversial del caso es que sus médicos no respaldaron sus pedidos de eutanasia. Aurelia tuvo que ir a una clínica especial llamada Levenseindekliniek, clínica del "fin de vida" en La Haya. En esta clínica es donde se aprueban la mayoría de las eutanasias psiquiátricas, aunque ello ocurre con apenas el 10% de las solicitudes recibidas. 

El caso de Aurelia es realmente triste y aunque genera impotencia y frustración, supera la capacidad de emitir un juicio certero al respecto. Antes de morir, Aurelia se pasaba todo el tiempo autolesionándose; ya había intentado numerosas terapias y medicamentos y se había intentado suicidar varias veces. Según le dijo a la TV holandesa, se sentía atrapada en su cuerpo y en su cabeza y quería ser libre.

El tema más delicado en este caso es que la ley holandesa mantiene que el individuo que pide la eutanasia debe elegirla voluntariamente y estar en un estado competente para tomar la decisión. ¿Pero cómo determinar con completa seguridad si una persona con tales trastornos mentales cumple con este criterio? Es sumamente difícil determinar eso, incluso definir qué es realmente voluntario y qué es una coacción de una condición que podría ser pasajera. Asimismo, algunas enfermedades psiquiátricas tienen como síntoma justamente el deseo de morir, lo cual complica aún más las cosas.

Por otro lado, es verdad que muchos de estos pacientes acaban suicidándose y la eutanasia ofrece una muerte mucho más pacífica y digna. Aurelia tomó una botella de veneno y simplemente se acostó en la cama a morir.