*

X

Las diferencias entre las trufas de psilocibina que se han puesto de moda y los 'hongos mágicos'

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/06/2018

Las diferencias y los peligros de consumir trufas psicodélicas de hongos u "hongos mágicos" tradicionales

Los psicodélicos están viviendo un momento de excitación tanto en la cultura popular como en la ciencia. Particularmente, los hongos que contienen psilocibina han mostrado gran potencial para tratar la depresión y otros padecimientos. Esto ha generado una proliferación de psiconautas y nuevas versiones para el consumo recreativo.

Una nueva ola de "viajes" se ha hecho accesible en las grandes ciudades del mundo con las famosas trufas de chocolate de "hongo mágico", las cuales son vendidas en muchas ciudades de manera ilegal pero en Ámsterdam, de hecho, son legales. Estas trufas proliferaron justamente cuando Ámsterdam prohibió los "hongos mágicos" pero permitió esta versión, que es un poco distinta y ciertamente menos potente.

Mientras que los viajes con trufa de hongo son descritos sobre todo como "divertidos", los hongos clásicos producen viajes introspectivos más profundos, que contienen un mayor riesgo de malviaje, pero también un potencial de mayor espiritualidad.

Los hongos tradicionales de psilocibina han sido consumidos durante miles de años; es posible que su uso sea casi tan viejo como el Homo sapiens. Terence McKenna, por ejemplo, creía que habían propiciado la evolución del lenguaje. Una dosis típica es de 10-40mg o 1-4gr de hongos secos. Existen docenas de hongos psicodélicos. El viaje suele durar entre 4 y 8 horas.

Las trufas empezaron a popularizarse en el 2008 cuando Holanda prohibió el consumo de hongos con psilocibina. Se producen controlando las condiciones climáticas, para evitar que crezca el micelium. Están hechas con la parte subterránea de los hongos, llamada Sclerotia. Normalmente se venden en cajas con diseños psicodélicos. El viaje dura entre 3 y 5 horas y suele ser más suave, se puede interactuar fácilmente con las otras personas e incluso suelen utilizarse en fiestas. Tienen el mismo ingrediente activo que mimetiza la serotonina en el cerebro.

También se encuentran en el mercado versiones gourmet en las que se mezclan estas trufas con chocolates y otros ingredientes, creando una especie de psicodelicatessen.

Debe mencionarse que al igual que los hongos, las trufas son ilegales y, en todo caso, se recomienda supervisión si se van a consumir, ya que aunque no son peligrosas físicamente, psicológicamente pueden producir un estado de desequilibrio que puede provocar un accidente o un evento trágico.

Te podría interesar:
Muchas bodas podrían reemplazar la marihuana por el alcohol en estados como California.

Recientemente California pasó de ser un estado donde era legal la marihuana médica a uno donde es legal la marihuana recreacional. No hay duda de que la cultura cannábica está viviendo una revolución en Estados Unidos y todas las actividades y productos están viviendo su influencia en los lugares donde ha sido legalizada.

The Guardian reporta sobre una boda cuyo tema esencial fue el cannabis.  En el momento en el que Zak Walton y Dani Green fueron declarados como marido y mujer, la pareja celebró con un fuerte jalón de un bong de cannabis. Los asistentes no se inmutaron ante esto, después de todo la mayoría había fumado antes. La pareja, por ejemplo, había comido dosis especiales de ricos pastelitos para estar entonada.  La wedding planner dijo que "el efecto psíquico es muy relajante. Dani y Zak querían entrar a su matrimonio en este espectro". Y todos estaban en el mismo espectro.

Además de mesas con diferente parafernalia para fumar o comer cannabis, habían arreglos flores que mezclaban flores tradicionales con flores de marihuana y se repartían diferentes snacks de marihuana. Uno de los asistentes a la boda tuvo loors para la hierba: "te abre más a las experiencias sensuales. Permite que los hombres, especialmente los jóvenes, pueda empatar el ritmo sexual de una mujer". Así que tal vez la boda desencadenó en una armonía sexual.

Las bodas pueden ser algo estresantes y algunos de los asistentes dijeron que la marihuana les permitió relajarse en la ceremonia. Suponemos que las cepas que se fuman deben de ser previamente seleccionadas con cuidado, ya que existen algunos cepas sumamente poderosas, que podrían producir alguna pifia, como por ejemplo que el novio olvidará sus votos o que alguien tuviera un ataque de paranoia. Pero al menos en este caso todo fue bastante mellow. Y pues siendo que la mayoría de las bodas son eventos llenos de alcohol, y el alcohol es en muchos sentidos más violento que la marihuana, al final no debe de haber tantos problemas. 

Según The Guardian esto es parte de la "weedification" de todo (la marihuanización de productos y experiencias, incluyendo bodas). Incluso existe ya una compañía especializada llamada Cannabis Wedding Expo, así que seguramente esto se convertirá en una importante tendencia en estados como California y la marihuana una alternativa al alcohol como sustancia de comunión y recreo afrodisiaco.