*

X

Philip K. Dick relata su experiencia infernal tomando LSD en este video

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 08/04/2018

Dick dice haber experimentado un severo juicio final cuando tomó LSD

Aunque la prodigiosa e inquietante imaginación de Philip K. Dick -el más grande novelista de ciencia ficción de los últimos 50 años- suele hacer que sus lectores lo relacionen con el ácido lisérgico y otras drogas psioactivas, a Dick no le gustaba el ácido. Aunque vivió en la California psicodélica sólo lo probó una vez y, según sus propias palabras, fue una experiencia terrorífica e infernal. En una excelente entrevista rescatada recientemente, Dick cuenta sobre su experiencia con el LSD:

Sólo tome ácido una vez que yo sepa. Fue ácido de Sandoz, una cápsula gigante de caballo que obtuve de la Universidad de California. Una amiga y yo nos la dividimos. Y no sé, pero debe de haber sido todo un miligramo. Estaba enorme, ¿sabes?, la compramos por 5 dólares y la llevamos a casa y por un rato sólo la miramos... y la tomamos, y fue algo muy fuerte, deja te digo. 

Me fui directamente al infierno, eso fue lo que pasó. Me encontré en un paisaje congelado y había enormes peñas, y había un profundo estruendo y era el Día del Juicio y Dios me estaba juzgando como pecador y esto duró por miles de años y no mejoró. Sólo se volvía peor y peor y sufría un dolor terrible, dolor físico terrible, y lo único que podía hacer era hablar en latín. De manera vergonzosa, pues la chica con la que estaba pensaba que lo hacía para molestarla, y continuamente decía: Libera me domine in die illa. Ya sabes, y: Agnus dei qui tollis peccata mundi [...] y sobre todo: Tremens factus sum ego et timeotimeo, que significa "Temo", y dije Libera me, domine!, mascullando como un pobre perro que ha sido dejado en la lluvia toda la noche. Y finalmente, la chica dijo "Oh, bah", y se salió de la habitación disgustada.

El lector de Dick reconocerá en esto algunas de las pesadillas gnósticas de sus novelas, particularmente la idea de que el tiempo se detiene y se vive en una especie de tiempo espurio de tortura y engaño; en este caso, literalmente una penitencia infernal. Lo único bueno de la experiencia fue, dice Dick, que al abrir el refrigerador vio una caverna gigantesca con estalactitas y estalagmitas sumamente hermosa. De cualquier manera, cuenta que después de tomar ácido en 1964 le decía, le rogaba incluso, a las personas que no lo tomaran. Más tarde aludiría a su experiencia en algunos textos y compararía las experiencias psicodélicas con las enfermedades mentales.

Te podría interesar:
Muchas bodas podrían reemplazar la marihuana por el alcohol en estados como California.

Recientemente California pasó de ser un estado donde era legal la marihuana médica a uno donde es legal la marihuana recreacional. No hay duda de que la cultura cannábica está viviendo una revolución en Estados Unidos y todas las actividades y productos están viviendo su influencia en los lugares donde ha sido legalizada.

The Guardian reporta sobre una boda cuyo tema esencial fue el cannabis.  En el momento en el que Zak Walton y Dani Green fueron declarados como marido y mujer, la pareja celebró con un fuerte jalón de un bong de cannabis. Los asistentes no se inmutaron ante esto, después de todo la mayoría había fumado antes. La pareja, por ejemplo, había comido dosis especiales de ricos pastelitos para estar entonada.  La wedding planner dijo que "el efecto psíquico es muy relajante. Dani y Zak querían entrar a su matrimonio en este espectro". Y todos estaban en el mismo espectro.

Además de mesas con diferente parafernalia para fumar o comer cannabis, habían arreglos flores que mezclaban flores tradicionales con flores de marihuana y se repartían diferentes snacks de marihuana. Uno de los asistentes a la boda tuvo loors para la hierba: "te abre más a las experiencias sensuales. Permite que los hombres, especialmente los jóvenes, pueda empatar el ritmo sexual de una mujer". Así que tal vez la boda desencadenó en una armonía sexual.

Las bodas pueden ser algo estresantes y algunos de los asistentes dijeron que la marihuana les permitió relajarse en la ceremonia. Suponemos que las cepas que se fuman deben de ser previamente seleccionadas con cuidado, ya que existen algunos cepas sumamente poderosas, que podrían producir alguna pifia, como por ejemplo que el novio olvidará sus votos o que alguien tuviera un ataque de paranoia. Pero al menos en este caso todo fue bastante mellow. Y pues siendo que la mayoría de las bodas son eventos llenos de alcohol, y el alcohol es en muchos sentidos más violento que la marihuana, al final no debe de haber tantos problemas. 

Según The Guardian esto es parte de la "weedification" de todo (la marihuanización de productos y experiencias, incluyendo bodas). Incluso existe ya una compañía especializada llamada Cannabis Wedding Expo, así que seguramente esto se convertirá en una importante tendencia en estados como California y la marihuana una alternativa al alcohol como sustancia de comunión y recreo afrodisiaco.