*

X

Accede al arte visionario y profético de William Blake en alta resolución en este archivo

Arte

Por: pijamasurf - 09/08/2018

Un archivo en línea que permite disfrutar de la obra visionaria de Blake

William Blake es uno de los artistas más enigmáticos, proféticos y visionarios en la historia del arte occidental. Blake fue poeta e ilustrador y desde joven fue visitado por ángeles. En su obra elevó a la imaginación a un órgano de percepción de realidades suprasensibles, de arquetipos y formas divinas que se hacían transparentes al ojo del alma. Además de ilustrar sus propias visiones -sus propios libros iluminados- Blake ilustró la obra de Milton, de Dante, el Libro de Job y otros pasajes bíblicos.

El aspecto gráfico de la obra de Blake puede ser disfrutado en línea visitando el formidable The William Blake Archive, un archivo que cuenta con escaneos en alta resolución de los grabados e ilustraciones más importantes del artista londinense, algunos de los cuales también reproducen sus poemas.

De los Proverbios del infierno:

En tiempo de siembra, aprende; en tiempo de cosecha, enseña; en invierno, goza.

Guía tu carro y tu arado sobre los huesos de los muertos.

El camino del exceso lleva al palacio del saber.

La Prudencia es una vieja solterona, rica y fea, que la Incapacidad corteja.

Quien desea pero no obra, engendra peste.

El gusano perdona al arado que lo corta.

Sumerge en el río a aquel que ama el agua.

El necio no ve el mismo árbol que ve el sabio.

Aquél cuyo rostro no irradie luz, jamás será una estrella.

La Eternidad está enamorada de los frutos del tiempo.

 

Te podría interesar:

Las pinturas que hizo Picasso entre los 8 y los 13 años de edad

Arte

Por: pijamasurf - 09/08/2018

El genio florece entre la libertad y la práctica constante

En ocasiones, cuando se intenta explicar el “genio” de un artista (o de una persona que destaca en otros campos) se alude a un elemento inexplicable y extraordinario, como si se tratase de seres humanos que exceden esta misma condición y, al menos en un aspecto, se sitúan por encima de la mayoría. ¿Es un don metafísico que reciben? ¿Una combinación genética afortunada? ¿O, en el fondo, la explicación es más sencilla?

Las imágenes que acompañan esta nota son trabajos que Pablo Picasso realizó en su infancia. Picasso, que nació en 1881, es sin duda uno de los artistas más destacados e influyentes del siglo XX y uno de los pocos que se ganó ese lugar por su obra, que siempre realizó sin preocuparse de los laureles que cosecharía o de las opiniones que otros tendrían de su trabajo. 

El picador (1890)

 

A él, además, le sienta la etiqueta de genio porque gracias a esa misma libertad con que trabajó, revolucionó el arte de su época a través de su propia evolución como artista. Los distintos períodos en que se clasifica su obra (el “período azul”, su etapa cubista, su etapa abstracta, etc.) fueron subjetivos pero, al mismo tiempo, como la piedra que se arroja en un estanque, cada uno de esos cambios produjo efectos que tocaron las tendencias pictóricas que hasta entonces se tenían por aceptadas.

Torso masculino en yeso (1893)

 

Pero como vemos por sus pinturas de infancia, nada de esto es casual. Picasso no fue un “genio” espontáneo, sino que su talento puede explicarse también como resultado de las condiciones en que creció y, sobre todo, la práctica constante de las técnicas asociadas al dibujo y la pintura.

Estudio académico (1895)

 

Primera comunión (1896)

 

El padre de Picasso, José Ruiz y Blasco, era profesor de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de San Telmo, en Málaga, profesión que practicó con su hijo desde que éste era muy pequeño, de tal suerte que a los 8 años de edad, el niño Pablo había dominado ya el óleo como técnica de pintura, a lo cual siguió, en los siguientes años, el dominio del dibujo (sobre todo del cuerpo humano) y de la pintura de objetos en movimiento. De ahí que, a los 13 años, Picasso considerara iniciada realmente su carrera artística. Para entonces pintaba con la perfección que otros soñaban con alcanzar.

Retrato de la madre del artista (1896)

 

Curiosamente, en una entrevista, Picasso afirmó que le tomó 4 años pintar como Rafael, pero toda una vida pintar como lo hace un niño. ¿Podría ser esa impresión un eco de la semejanza que Erich Fromm observó entre los artistas y los niños en la espontaneidad creativa que los caracteriza?

Ciencia y caridad (1897)

 

Entre el amor y la libertad, la enseñanza y la práctica, parece que se desarrolla el genio creativo. Al menos esto es lo que sugiere el ejemplo de Picasso. Todas estas, cualidades humanas, decididamente humanas.

 

También en Pijama Surf: 98% de los niños son genios creativos, pero sólo 2% llega así a la edad adulta (ESTUDIO)