*

X
Elon Musk con Joe Rogan, fumando cannabis, tomando whisky y filosofando

Elon Musk, CEO de Tesla (aunque probablemente no por mucho tiempo más), ha tenido un año problemático, por decir lo menos. Hace unas semanas se metió en problemas por llamar pedófilo a uno de los buzos que rescataron a los niños atrapados en la cueva tailandesa (el buzo dijo que era absurdo intentar utilizar el submarino que Musk mandó); hace poco se reveló también que Musk está usando Ambien, un somnífero que tiene notorios efectos colaterales, frente a lo cual los miembros directivos de Tesla manifestaron preocupación. Y ayer Musk apareció en el show del comediante Joe Rogan fumando un blonde de marihuana y tomando whisky. El programa de Rogan se graba en California, donde la cannabis es completamente legal, así que ¿cuál es el problema?

Pues quizá no debería haberlo, pero los accionistas de Tesla reaccionaron negativamente a lo que el NY Times llamó un "stunt", una clara provocación; otros medios, como CNN, sugirieron que era una muestra de privilegio blanco -pues cientos de miles de negros y latinos están en la cárcel básicamente por lo mismo-. En Twitter sobrevino el esperado linchamiento público, la procesión de indignación. Al parecer, el error de Musk fue exponerse sin ninguna razón de peso, en una sociedad sobrepolitizada. Musk, quien es idolatrado por muchos como una especie de superhéroe genial de la sociedad emprendedora, parece no estar actuando con mucha inteligencia últimamente.

Por si esto fuera poco, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que tienen contratos con la compañía SpaceX de Musk, están investigando el incidente, pues la marihuana es ilegal a nivel federal y existen ciertas normas que señalan que personas que tienen acceso a información confidencial no pueden consumir sustancias ilegales.

Mientras tanto, las acciones de Tesla cerraron con pérdidas del 6%, luego de que miembros de la directiva anunciaron que renunciarán a la compañía y la presión para que Musk deje su puesto como CEO ha aumentado. 

Por cierto, Musk dijo que no fuma regularmente, pues cree que la cannabis afecta la productividad, algo que parece haber comprobado con su reciente tropiezo. A él le gusta hacer cosas útiles para las personas.

En la entrevista con Rogan, Musk habla sobre su compañía mascota, The Boring Company, que desarrolló un "lanzallamas". Hizo 20 mil artefactos, y en pocas semanas se vendieron todos. En un momento extraño, Musk sugiere que la inteligencia artificial ya existe y que empresas como Google son colectivos cibernéticos formados por humanos y máquinas (15:30). En la hora 02:10:00, fuma marihuana. Rogan le dice: "¿Probablemente no puedes, por los accionistas?"; a lo que Musk responde: "Pues es legal, ¿no?". Además de este momento, la entrevista realmente es bastante buena y extraña. Musk cuenta cosas sumamente íntimas e interesantes.

Te podría interesar:
Un robot que maneja objetos como ningún otro

Según investigadores del MIT y la Universidad de Princeton, este robot, el "pickiest" del mundo, puede identificar cualquier tipo de objeto y organizarlo. El robot toma fotos de los objetos y las pasa por su base de datos para hacer un reconocimiento de la imagen, luego reconoce los objetos por su peso y forma, incluso si están apilados en un montón. Eso lo hace a través de lo que llaman "algoritmo agnóstico de asimiento de objetos", lo cual significa que el robot no asume qué objeto es sino que, antes de tomarlo, averigua. Esto es algo realmente básico, pero que puede tener usos fascinantes.

Una vez reconocido el tipo de objeto, el robot utiliza una grúa especial que maneja de manera personalizada cada objeto y lo deposita de forma ordenada. De acuerdo con los científicos, puede manejar diferentes tipos de medicamentos, lo cual puede servir para que los profesionales médicos ahorren tiempo. Pero quizás más interesante es que este robot podría ordenar tu cuarto sin problemas. No sabemos si ya ha aprendido a doblar camisas, pero seguramente puede coordinarse para hacerlo. Así, en teoría, nunca tendrías que volver a arreglar tu cuarto. Finalmente, la tecnología sirve para algo realmente trascendente.