*

X

La radical rutina diaria del actor Mark Wahlberg que se ha viralizado

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/13/2018

¿Te levantarías a las 2:30am y dedicarías toda tu vida a construir tu cuerpo a través de la proteína y el ejercicio?

Mark Wahlberg, de 47 años, es uno de los actores mejor pagados de Hollywood. Una de las razones principales por las cuales obtiene papeles es, indudablemente, su poderoso físico. (Es interesante notar que el actor que supera a Wahlberg como el mejor pagado es The Rock, lo cual habla claramente del tipo de películas que se están filmando en Hollywood).  

Hace unos días Wahlberg publicó en su cuenta de Instagram su rutina diaria, misma que se ha viralizado y ha generado todo tipo de "challenges" para repetirla, pese a que muy pocos realmente podrían reproducirla, y no sólo porque requiere de una enorme voluntad y disciplina, sino porque también implica una enorme solvencia económica, por ejemplo, para poder jugar golf todos los días y aplicarse terapia criogénica. Esta es la rutina:

2:30 Despertarse
2:45 Rezar
3:15 Desayuno
3:40–5:15 Entrenamiento
5:30 Almuerzo posentrenamiento
6:00 Bañarse
7:30 Golf
8:00 Snack
9:30 Recuperación en la sauna criogénica
10:30 Snack
11:00 Tiempo con la familia; reuniones; llamadas de trabajo
13:00 Comida
14:00 Reuniones; llamadas de trabajo
15:00 Recoger a los niños del colegio
15:30 Snack
16:00 Segundo entrenamiento
17:00 Bañarse
17:30 Cena; tiempo con la familia
19:30 Dormir

Evidentemente, se trata de una vida dedicada religiosamente a tener un cuerpo fit. Casi ninguna otra cosa figura de manera importante en esta rutina. Wahlberg hace tres comidas y tres snacks bastante significativos. A las 3:15am, el actor desayuna "avena, arándanos y mantequilla de maní"; 95 minutos después come "un batido de proteínas, tres hamburguesas de pavo y cinco trozos de camote". A las 10:30, vuelve a comer: ensalada de pollo a la parrilla con dos huevos duros, aceitunas, aguacate, pepino, tomate y lechuga. "A la 1 en punto, almuerzo un bistec con pimientos verdes. A las 15:30 como pollo a la parrilla con bok choy (repollo chino). A las 17:30, un hermoso trozo de rodaballo o bacalao o lubina, con algunas verduras, tal vez algunas papas doradas y bok choy. Y tomo mucho Aquahydrate (marca de agua purificada con electrolitos) durante el día".

Es importante mencionar que aunque muchas personas pueden obtener beneficios de repetir una rutina similar, éstos serán sobre todo por implementar una disciplina, por probar su fuerza de voluntad. El régimen de Wahlberg está orientado a construir un cuerpo musculoso, y no necesariamente a tener una salud integral. Claro que en comparación con los hábitos alimenticios de la mayoría de la gente y los hábitos de ejercicio de la población en general, esta rutina puede hacer una diferencia muy positiva. 

Te podría interesar:

Profesor de Oxford argumenta que beber alcohol es clave para la supervivencia de la humanidad

Buena Vida

Por: pijamasurf - 09/13/2018

Robin Dunbar tiene algunos argumentos muy persuasivos sobre los beneficios del alcohol

Robin Dunbar es un reputado académico que ha escrito recientemente un interesante artículo sobre la relación entre el alcohol y la evolución de la sociedad humana, sus vínculos y su supervivencia. Una versión de este muy bien investigado artículo fue publicada en el Financial Times (bajo paywall) y otra versión en el Daily Mail. Dunbar basa su argumento fundamentalmente en dos cosas: por una parte, en el rol del alcohol en la producción de endorfinas, y por otra, en su rol como aglutinante social. Dunbar sostiene que, en una gran cantidad de culturas, la socialización humana está vinculada al alcohol y esta socialización es vital para la salud. Pero desglosemos su argumento. 

Dunbar explica que para todos los primates, y más aún en los seres humanos, los lazos de unión permiten mantener coherencia social y dan seguridad a la misma sociedad. Las relaciones nos protegen de amenazas externas, pero también de tensiones internas. La sociedad es un sistema de defensa frente a las inclemencias de la naturaleza y las posibles amenazas externas y a la vez la socialización, el sentido de pertenencia, la amistad y la intimidad ayudan a mantener nuestra salud. Como muchos estudios sugieren, las personas con buenas relaciones viven más y se enferman menos.

Pero este no es sólo un argumento sociológico, sino que tiene un aspecto científico (neuroquímico). Dunbar señala que los beneficios del alcohol tienen que ver con que detona la producción de endorfinas (morfinas endógenas) asociadas con la reducción del dolor, pero también con los mecanismos que estrechan los lazos. Esto hace sentido cuando uno reflexiona sobre cómo el alcohol suele protagonizar grandes festejos en los que se realizan diferentes tipos de uniones (o, literalmente, reuniones). Aparentemente, al reducir el dolor las endorfinas también promueven la confianza, un abrirse al otro, y de aquí también la frase "in vino veritas". Asimismo, parece que el sistema de endorfinas promueve actividades como la risa, el baile y el canto, asociadas también con el alcohol.

Dunbar comenta que en las clínicas de desintoxicación una forma de tratamiento es un medicamento que bloquea las endorfinas, lo que hace que las personas no sientan el efecto placentero o analgésico del alcohol, sólo una especie de mareo.

El profesor de Oxford cita un estudio realizado por Julianne Holt-Lunstad en el cual se estudió a 148 pacientes que sufrieron ataques al corazón, con el fin de determinar cuál era el mejor indicador para predecir la probabilidad de sobrevivir durante más de 1 año después de un primer ataque. El primer factor fue el número de amigos íntimos que se tienen. El consumo de alcohol no figuró como un riesgo. Esta investigación sugiere que puedes comer y beber con cierta licencia y ello no afectará tus posibilidades de vivir demasiado, siempre y cuando tengas buenos amigos.

Finalmente, Dunbar advierte que beber demasiado va en sentido contrario a los efectos positivos que puede tener el alcohol, y lo mismo es cierto respecto de consumir proteínas, azúcar, grasas y demás en exceso. Notablemente, otro estudio mostró que las personas que no consumieron nada de alcohol en las décadas de sus 40 y 50 años tenían más riesgo de demencial senil, al igual que los que bebían más de lo recomendado a la semana. Aquellos que bebían moderadamente, tenían un 50% menos de probabilidad de desarrollar dicha enfermedad que los que no bebían nada. Como siempre, la moderación es la clave, e incluso la moderación de la moderación, lo cual significa participar en las fiestas de la vida. Esto refuerza la tesis sobre los beneficios de ser un bebedor social, aunque es de notarse el riesgo que eso puede conllevar, si se pasa a ser un bebedor dependiente.