*

X

"Kidding", la nueva serie de Jim Carrey dirigida por Michel Gondry (VIDEO)

Arte

Por: pijamasurf - 09/10/2018

El anticipado regreso de Carrey

El dúo extravagante que nos dio Eternal Sunshine of the Spotless Mind está de regreso en una extraña y honesta serie sobre un titiritero y showman. En el transcurso entre dicha película y ahora, Jim Carrey ha vivido una especie de descenso al inframundo y despertar espiritual, una maduración como artista -que lo ha llevado a convertirse también en pintor- y como ser humano (aunque algunos creen que es, más bien, un delirio narcisista disfrazado de despertar espiritual). Después de un considerable hiatus, Carrey reapareció en el 2016 en un oscuro papel  como policía en un thriller polaco, y ahora regresa en un papel más natural, como Mr. Pickles, en una pieza biográfica basada en el programa de PBS: Mr. Pickles' Puppet Time.

Jeff Pickles era el personaje que durante 30 años personificó Jeff Piccirillo, una personalidad de la TV pública de Estados Unidos y quien conducía un popular show para niños, mientras su vida personal se desmoronaba. Después de la muerte de uno de sus hijos, y ya divorciado, Mr. Pickles empieza a tener problemas para adaptarse a la vida; mientras tanto, debe seguir poniendo cara risueña y alegre e interactuando con los niños. Mr. Pickles es una imagen del bien, la honestidad y la sabiduría en un mundo cruel. 

La serie ha recibido reseñas mixtas, aunque en general Jim Carrey ha recibido muchos elogios por su interpretación de Jeff Pickles. Sin duda, se trata de una excelente opción en un mundo en donde cada vez más las series son lo que domina el entretenimiento. La fabulosa imaginación de Michel Gondry, aunada a la maniática versatilidad de Carrey (y especialmente, su talento para encarnar lo mórbido), hacen que esta serie sea uno de los estrenos más atractivos del año.

Te podría interesar:

Maestros del ambient: Terry Riley, la repetición y la posibilidad de habitar el sonido

Arte

Por: pijamasurf - 09/10/2018

Uno de los primeros compositores en usar el recurso del 'loop', el californiano Terry Riley, ha mostrado con sus obras el potencial de la repetición en la música

Si algo complace al cerebro humano, es la repetición. Cuando nuestro cerebro se encuentra con un patrón que se repite, suele seguirlo instintivamente, porque así es como descubrimos intuitivamente la lógica que explica la realidad y también porque así es como encontramos seguridad en un mundo que de inicio nos pareció caótico y peligroso. No por nada las canciones de cuna, por ejemplo, suelen ser sonidos calmos que se repiten para tranquilizar al bebé que llora o que necesita dormir.

En este sentido, no parece casual que cierto elemento común en las composiciones de ambient sea la repetición. Comentando el preludio de El oro del Rin, de Richard Wagner, Theodor Adorno elogia la escala cromática de las primeras notas, cuya cadencia semeja una onda que va creciendo cada vez más, que se va ensanchando y que, a decir de Adorno, no es sino un acto creador mediante el cual Wagner hace aparecer de la nada la caverna donde las Hijas del Rin custodian el tesoro del río, esto es, construye un un mundo con nada más que música.

¿Era Wagner un compositor de ambient? No es eso lo que queremos decir. Más bien, queremos usar el comentario de Adorno respecto de Wagner para mostrar que la repetición, sumada a otras cualidades musicales, es capaz de generar verdaderos espacios para ser habitados.

El compositor que presentamos en esta ocasión se alinea a esa concepción de la música. Terry Riley, nacido en California en 1935, es un artista del sonido cuyas exploraciones lo han llevado a ser reconocido en el mundo del ambient, aunque varios de sus proyectos se han encaminado también hacia la música clásica o académica en su vertiente contemporánea. 

Con influencias que van de John Cage a Miles Davis y Bill Evans, pasando por la música tradicional de la India y de otras culturas de Oriente, Riley se decantó poco a poco al minimalismo cercano al estilo de Steve Reich e incluso Philip Glass. Los sintetizadores son un instrumento habitual en sus composiciones, pero igualmente ha destacado en la creación de piezas para cuartetos de cuerdas, varios de los cuales fueron estrenados por el Kronos Quartet, agrupación con la que un tiempo trabajó muy de cerca.

Una de sus composiciones más célebres, “A Rainbow in Curved Air”, fue inspiración para la también conocida introducción de “Baba O’Riley” del grupo de rock The Who, cuyo título justamente es un homenaje al compositor californiano. Asimismo, en otro momento colaboró con John Cale y Angus MacLise, dos de los miembros fundadores de The Velvet Underground; de esos años resultó el fragmento para teclado que Lou Reed interpreta en "All Tomorrow's Parties”, en el álbum debut de la banda. En general, Riley ha sido un compositor con una influencia notable en el desarrollo de la música electrónica de Estados Unidos, particularmente de los años 80 y 90 del siglo pasado.

Riley fue uno de los pioneros del uso del “loop” en la música clásica. Usando grabaciones que repetía una y otra otra vez, el compositor encontró una suerte de motivo original que fue visto como un golpe de creatividad. En su caso, este fue además un recurso en el que los sonidos que vuelven una y otra vez se convierten eventualmente en el camino que permite pasar a otra cosa, en el que sin saber bien a bien cómo, se crea una nueva senda por la cual transitar hacia nuevos espacios y habitarlos de otra manera.

 

También en Pijama Surf: Maestros del ambient: Susumu Yokota y la posibilidad de una revolución íntima del sonido