*

X

'Tierras líquidas': el paraíso roto y la búsqueda de la identidad en la Riviera Maya

Libros

Por: pijamasurf - 09/23/2018

Un libro que narra desde el crisol de la antropología líquida el boom de la Riviera Maya; y crónica de la pérdida de la inocencia y la destrucción de un paraíso turístico

La tragedia ecológica más grande de la historia: El descubrimiento de América.
Jacques Cousteau

El fenómeno del Caribe mexicano, la explosión desmedida de destinos turísticos de "clase mundial" en los cuales se oculta a la vez que se revela una identidad en tránsito, fincada en raíces de agua... Un fenómeno que no ha sido realmente estudiado desde dentro, de la única manera que puede hacerse: como una polifonía nómada, hecha de jirones, de impresiones ambulantes, de conversaciones entre viajeros -tomando unas cervezas, fumando porros, tocando música en la calle-, de conexiones inesperadas... postales de un cuerpo líquido. Esto es lo que ha hecho Igor Nieto Joly en Tierras líquidas, una antropología fugitiva de Cancún, Tulum y sobre todo Playa del Carmen, esa ciudad energética y demoníaca que en 20 años ha pasado de tener 5 mil personas a 250 mil. 

Nieto vivió unos años en Playa del Carmen y mientras trabajaba como fotógrafo de bodas (algunas de ellas celebradas en la excasa de Pablo Escobar), llevando a turistas a nadar con tiburones ballenas y otros trabajos ocasionales, recogió las historias de personas que viven en estos lugares. Ningún lugar tiene una historia definitiva, la memoria está siempre agujerada y, por lo demás, bebe de la imaginación, pero si acaso se podría contar la historia de un lugar de manera que podamos siquiera acercarnos a sentir todo lo que es, esta historia, especialmente en un lugar en el que todos están de una u otra manera de paso, donde todos vienen huyendo de algo y buscando otra cosa, debería contarse a través del abanico de la diferencia, a través de los contrastes y de las tensiones. Evidentemente, el ángulo de Nieto es limitado por sus propias características, pero aun así, el libro aspira con suficiencia a proveer esa multiperspectiva. Escuchamos de su propia voz las historias de vida de una partera maya, un pizzero italiano (uno de los fundadores de Playa) un pastor presbiteriano chilango, un fotógrafo francés, una maestra de yoga suiza, un mariachi veracruzano, una mochilera argentina, un director de marketing de hoteles mallorquín, un tarotista new age de Ciudad Juárez y varias personas más que viven en Playa del Carmen (o como le dicen también, Playa del Karma).

Todas las voces son parte de una sociedad amorfa, que se rehúsa a definirse, que quiere escapar de las etiquetas y los órdenes preestablecidos, pero que paradójicamente siempre está al borde de irse a otro lado, de regresar, en su deriva ansiando un centro, una estabilidad, un tiempo que ya no es. Aquellas fiestas en los orígenes en esas playas límpidas, cuando aún no llegaban los cruceros, cuando no se habían construido los hoteles all inclusive, donde cuerpos hermosos con inquietudes espirituales y sonrisas luminosas celebraban la energía virginal y la belleza impoluta de la naturaleza; aquellos días cuando el idilio era posible, el sueño mágico y místico de México, cuando se podía creer en que se vivía fuera de la sociedad y sus estructuras estultificadas. Como dice uno de los italianos que llegó a Playa en los años 80 del siglo pasado, "en ese entonces había una inocencia". Pero como dice un hombre español que ha visto el modelo de Mallorca de turismo de masas ir y venir, cada playa "paradisíaca" tiene también su ciclo: nace, crece, se desarrolla y muere. Una tierra que vende cierta pureza, cierta virginidad, cierta inocencia de la naturaleza, de la arena blanca de las playas, de la selva, del México profundo, adquiere también su muerte en el mismo impulso de su deseo. Y la gente que persigue el sueño después de un rato también pierde la inocencia, persiguiendo los dólares que vienen y van, o los cuerpos extranjeros que también aparecen fulgurantes por un momento y se pierden; buscando sacar provecho de ese flujo constante, de ese concurso de fuerzas sin centro. 

Paralelamente corre el correlato del boom particular, de esta extraña idea de progreso que es la Riviera Maya, la joya de la marca MÉXICO, ciudades sin razón de ser más que albergar turistas, sin historia. Lugares que inventan su identidad en función a los deseos del turismo. Tierras que eran antes de una civilización que misteriosamente se desvaneció, donde posteriormente se resguardaban piratas y donde se hacinaba a prisioneros; donde ahora imperan los narcos, los DJs, las modelos y los emprendedores; ahora paraíso momentáneo del jet set internacional y desastre ecológico en ciernes. Paraíso que, en todo su relumbre, muestra siempre ya su carcasa macilenta; en medio de la gente bonita y rica, no se logra evitar que se cuele el olor de la putrefacción. El aroma de las "muchachas en flor" y el copal se mezcla con el miasma y la podredumbre del manglar violado por "alguien de fuera". Hay tráfico a las 4:30am, personas que regresan de la fiesta o que van a un rave en un cenote se mezclan con los trabajadores que se dirigen al trabajo (a veces, teniendo que viajar 60km) y procesiones de "turistas robots telecomandados por guías" que van a una pirámide o a bucear.  

Tierras líquidas nos ofrece un retrato borroso y fragmentario de una "modernidad líquida", afectada de nomadismo, huyendo de las ciudades y del pasado para buscar una vida holística y cósmica o sólo más simple, que ya no existe o que brota por un instante para ser devorada por el deseo de expansión, por una voluntad de poder que nunca alcanzará la paz. Es también una crónica vagabunda del avasallamiento de las tradiciones -avasallamiento sobre avasallamiento, de lo poco que quedaba-, de la premura inconsciente del capital. Hoteles que se erigen sobre patrimonios de la humanidad, reservas de una diversidad iridiscente que son ofrecidas no al mejor postor sino al primero. Una radiografía no sistemática también de la identidad del mexicano, de sus complejos de inferioridad, de su desidia, de su paciencia, de su simpatía, de su bonachonería, de sus compensaciones psicológicas (sentirse conquistados y ahora querer conquistar a las mujeres extranjeras, fracasando generalmente justo por estar atados a su malinchismo y a su machismo, acaso poco preparados para el surgimiento del nuevo Shakti). E incluso, en menor medida, de la identidad de los argentinos (distinguibles por su egoísmo, según una guía de turistas argentina) y de los italianos, quienes han sido los pioneros siempre, los grandes conquistadores de tierras desconocidas, amantes de la vida fácil, astutos y carismáticos pero fáciles de corromper y duchos para la estafa. 

Las vacaciones, esa invención moderna, infinito recurso del mercado, deber oficinista, único aprisco de la realidad asfixiante, mezcla de candor onírico y artificialidad empalagante. Cabañas ecochic. Espiritualidad de fin de semana. Nuevas colonias. ¿Futuros infiernos? ¿Nuevas Ibizas o nuevos Acapulcos? Dice Nieto:

Nadie nació aquí, nadie creció aquí, nadie fue a la escuela aquí, nadie tiene amigos de la infancia o familia aquí... escenarios adaptados a las exigencias extranjeras de las que depende, donde artificialmente se genera una identidad local que puede ser reinterpretada para satisfacer las demandas de un mercado mundial en búsqueda de experiencias "exóticas". 

Y sin embargo... el sol y el mar... la belleza y el sueño y la magia...

 

Fotos: Igor Nieto Joly

 

Puedes adquirir 'Tierras líquidas' aquí

Y ver más imágenes del proyecto aquí

Te podría interesar:

Este ingenioso mapa muestra cómo recorrer el mundo a través de los libros

Libros

Por: pijamasurf - 09/23/2018

¿Leer es como viajar? Este mapa pone a prueba esa conocida comparación

Una idea generalizada en torno a los viajes dice que éstos “ilustran”. Mark Twain llegó a escribir que viajar es el mejor remedio contra los prejuicios y la estrechez de mente y sin duda, con otras palabras que transmitan un mensaje parecido, muchos de nosotros hemos escuchado elogios a los viajes y sus virtudes.

¿Pero qué pasa cuando, por distintas razones, no podemos viajar? ¿Qué pasa cuando por más que dichas palabra nos seduzcan, no podemos salir del sitio donde habitamos? 

En otro sentido: ¿qué pasa cuando viajamos pero llevamos con nosotros las mismas ideas, la misma forma de comprender la realidad, los mismos hábitos y, aunque nos desplacemos al otro lado del mundo, en nuestro fuero interno no estamos dispuestos a movernos ni un ápice? Un viaje hecho en esas condiciones, ¿puede ampliar nuestros horizontes y derribar algunos prejuicios? No parece probable…

Una de las alternativa a dicha estrechez –de recursos o de mente– son los libros. No por nada la lectura se ha comparado con viajar, pues al menos en un primer nivel, efectivamente nos acerca a través de la transmisión del conocimiento a lugares, formas de vida, tradiciones e historias que de otro modo sería difícil conocer.

Pero quizá podríamos ir todavía más allá y proponer otra razón por la cual leer es como viajar y acaso aún mejor, pues en la medida en que la lectura tiene efectos en nuestra mente y es capaz de provocar un cambio en nosotros pero desde nuestro interior, paulatino y a partir de preguntas que nosotros mismos nos formamos al hilo de los libros que leemos, todos esos prejuicios y prenociones que podemos albergar en nuestra mente, poco a poco cambian o al menos conviven junto con la duda, la curiosidad, el cuestionamiento y la reflexión. De ese modo, la lectura puede verse más bien como una preparación para viajar, pues en la medida en que adoptamos otra postura frente a la vida gracias a aquello que obtenemos de los libros, cuando viajemos miraremos con otros ojos los lugares, las personas, los comportamientos y, en suma, todo aquello que el viaje nos ofrezca.

Si estás de acuerdo con esto, es posible que el mapa que compartimos a continuación sea de utilidad y además de tu agrado. Se trata de un recurso desarrollado por la plataforma Musement, en el cual se combinan la cartografía y la literatura, pues se asocian ciertos países con alguna obra altamente representativa del lugar. Su objetivo es mostrar que también es posible recorrer el mundo a través de los libros.

Más allá de las preferencias literarias de cada lector, sin duda la idea es inspiradora, pues nos anima no sólo a seguir la ruta propuesta, sino también a proponer una propia o, mejor aún, a explorar otras desconocidas, guiados por el azar y la curiosidad. Después de todo, los libros y el mundo tienen en común que ambos, aunque finitos, son interminables.

 

También en Pijama Surf: Cuando regreses a Ítaca, pide que tu viaje sea largo: un cómic para el poema de Cavafis sobre la riqueza de la vida