*

X

'Sorry to bother you': la nueva gran película anticapitalista

Arte

Por: pijamasurf - 09/12/2018

Una genial película que mezcla la crítica más aguda con el humor más fino

Sin duda, una de las películas más interesantes, divertidas y a la vez pensantes y críticas del año es Sorry to bother you, opera prima del director Boots Riley. La película es una comedia de ciencia ficción que una mirada superficial podría confundir con una de esas típicas comedias vacías hechas para entretenerse un rato. El director describe su cinta como "una oscura comedia absurda con aspectos de realismo mágico y ciencia ficción inspirada por el mundo del telemarketing".

Sorry to bother you tiene como protagonista a Lakeith Stanfield con el sugerente nombre de "Cash Green", y sucede en una realidad alternativa -en una California espejo-. Stanfield es un hombre joven que está buscando ganar dinero y escalar en la sociedad; para hacerlo, encuentra que debe ensayar una "voz blanca": este es el gag genial que conduce toda la película. Un hombre negro hablando como blanco. Pero esto no sólo conlleva una imitación del timbre de voz, sino de toda la idiosincrasia y la personalidad del "privilegio blanco".

En primera instancia, Sorry to bother you podría parecer una película sobre la identidad racial y el racismo en Estados Unidos, pero esto es un subtema -el teaser engaña un poco-. La película trata de manera brillante sobre el capitalismo y la idea de que en busca de ganar dinero, tener éxito, escalar en la sociedad, etc., dentro de este sistema, las personas deben renunciar a la libertad y a su verdadera identidad. No es tanto que las personas que juegan este juego de ambición sean "malas" (aunque ciertamente hay algo de ello); más bien, sin juicios morales, el sistema pide que, como si fuere, las personas vendan su alma, abandonen su esencia. Esa es la tragedia del capitalismo, sólo que aquí es contada como comedia, pues de otra manera tendríamos un film cáustico y posiblemente poco divertido y taquillero. Las verdades se dicen mejor con una sonrisa. 

Te podría interesar:

¿Qué es lo que hace a Borges un escritor tan especial? Roberto Calasso lo explica

Arte

Por: pijamasurf - 09/12/2018

Uno de los grandes sabios de nuestra época, sobre uno de los grandes escritores de la historia

Borges imaginó el paraíso como una biblioteca y dijo que se preciaba no de lo que había escrito, sino de lo que había leído. Pocas personas han vivido de una manera tan total las letras. En uno de sus poemas, cuando ya empezaba a perder la vista, escribió: "Dios, que con magnífica ironía/me dio a la vez los libros y la noche". Una de sus ideas favoritas era aquella de Valéry que sugería que toda la literatura había sido escrita por un único autor -el Espíritu- y todos los escritores eran sólo amanuenses, de un único "caballero omnisciente". 

Roberto Calasso, el gran erudito italiano, sugiere que en Borges tenemos un ejemplo de la literatura absoluta, de aquella literatura que presenta un universo en sí mismo, una "potencia antagonista" a la superstición de la sociedad que se ha convertido en una entidad metafísica. Es decir, una literatura en la que se admite la presencia de lo invisible y se dialoga con el pasado (con su propia mitología llena de dioses y palabras numinosas), en un mundo que se ha cerrado sobre sí mismo, con su propio mito, que es la sociedad secular. Calasso explica en La literatura y los dioses:

Cuando leemos los ensayos de Baudelaire o de Proust, de Hofmannsthal o de Benn, de Valéry o de Auden, de Brodsky o de Mandelstam, de Marina Tsvietáieva o de Karl Krauss, de Yeats o de Montale, de Borges o de Nabokov, de Manganelli o de Calvino, de Canetti o de Kundera, advertimos en seguida -aunque cada uno de estos poetas pudiera detestar al otro, o ignorarlo o incluso combatirlo- 'que todos hablan de lo mismo', aunque no por ello se muestren ansiosos por nombrarlo. Amparados en múltiples máscaras, saben que la literatura a la que se refieren se reconoce, más que por la fidelidad a una teoría, por una cierta vibración o luminosidad de la frase (o del párrafo, la página, el capítulo, el libro entero). Esa especie de literatura es un ser que se basta a sí mismo.

En una entrevista con el diario El País, Calasso ahonda sobre Borges:

Borges es un ejemplo casi perfecto de literatura absoluta. Borges nos permite comprender cómo bajo la palabra literatura puede caber absolutamente todo. Es una de las novedades que aporta, porque comprende cómo todo el universo de lo escrito, que puede ser la historia natural, la teología, la crónica de los periódicos, todo se convierte en material de la literatura, esta es su aportación. No es que sea completamente nuevo, porque es un fenómeno que aparece en los últimos 200 años, pero en Borges se muestra con gran claridad. Él evita, con una astucia enorme, abordar los temas en formas ya predispuestas, por ejemplo la forma de tratado, es decir, de aquello que dice lo que es. Usa la literatura, una forma que no es conducible a una afirmación, eso es típico de Borges. Por casualidad, mi primer escrito traducido se publicó en Sur, en 1962, era un ensayo sobre Adorno y el surrealismo. A Borges lo conocí mucho más tarde cuando vino a Europa. Hoy Adelphi publica sus obras completas.

Calasso, quien es el director de Adelphi, posiblemente la casa editorial más exquisita del mundo, hace énfasis en esta capacidad transfiguradora de Borges de todo hacerlo literatura, de todo llevarlo a la palabra, cada cosa un signo en un universo infinito de signos, donde las líneas en la piel de un tigre pueden ser signos divinos. Como los cabalistas que tanto le interesaban, Borges sabía que el universo era un enorme texto, pero no sólo en un sentido posmoderno, sino en el sentido del Logos y del Aleph: palabra, letra, cifra cuyo significado era el enigma del hombre, imagen del Todo.