*

X

El Dragón está escupiendo meteoros: estrellas fugaces Dracónidas en máxima intensidad 8 de octubre

Ecosistemas

Por: Pijamasurf - 10/04/2018

Las Dracónidas nos esperan con un enigma

El Dragón se encuentra en estado de actividad: su fuego está por llegar. Las estrellas fugaces de las Dracónidas han entrado a su fase de mayor intensidad y llegarán a su pico el 8 de octubre (las noches del 7 y 9 son buenos días también). Las Dracónidas se ven con mucha mayor abundancia en el hemisferio norte y en ocasiones pueden producir ráfagas de lluvias de hasta 600 meteoros por hora, según fueron observadas en el 2011. Entre 1933 y 1946, Draco disparó miles de estrellas fugaces cada hora. El tema es que nadie sabe bien qué esperar pues, en ocasiones, estos meteoros pueden ser de los más aburridos. 

Este año existen existen algunos indicios de que quizá sea un gran espectáculo, ya que el cometa (de donde realmente surgen estos meteoros) 21P/Giacobini-Zinner estuvo el 10 de septiembre lo más cerca de la Tierra que ha estado en 72 años. Habrá que ver qué pasa, lo cual le agrega una emoción añadida a este espectáculo que requiere justamente de la serendipia de una noche sin nubes, poca contaminación lumínica, la voluntad de desvelarse y en este caso, un factor X que ni siquiera los científicos saben calcular. Una cosa digna de mencionarse es que las Dracónidas alcanzan su pico entre las 9 y 11 de la noche, por lo cual no es necesario trasnochar.

Las Dracónidas, también llamadas Giacobínidas, son una de las lluvias fugaces más jóvenes y lentas; esperemos que este año sean abundantes en sus racimos de fuegos. Te deseamos buenas vistas.

Te podría interesar:

Uno de los ingredientes activos de la ayahuasca hace que los escorpiones brillen bajo luz ultravioleta

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/04/2018

El brillo cian de los escorpiones bajo luz ultravioleta tiene una fuente psicodélica

Los escorpiones son de los animales más temidos, por su veneno y por sus hábitos nocturnos (si bien, sólo 25 de las más de mil 753 especies resultan venenosos para los seres humanos). En 1954, los zoólogos M. Pavan y R. F. Lawrence descubrieron que los escorpiones emiten una fluorescencia cuando se iluminan con luz ultravioleta. Literalmente, los escorpiones brillan bajo la luz negra, lo cual hace que sean muy fáciles de  avistar si se tiene una lámpara de este tipo (aunque no es muy recomendable, pues abundan en los lugares cálidos, y la ignorancia es más dulce).

La fluorescencia de los escorpiones se debe a dos compuestos químicos que se encuentran en su cutícula: B-carbolina y 6 hidroxi-4-metilcumarina. Las beta-carbolinas son sustancias (alcaloides) que tienen una estructura similar a las triptaminas. De hecho, estas sustancias, presentes en la liana Banisteriopsis caapi, son esenciales para hacer psicoactivo el DMT en el brebaje de la ayahuasca, ya que inhiben la monoaminooxidasa. Más aún, la harmina y la harmalina -betacarbolinas que se encuentran en la Banisteriopsis caapi- son psicoactivas por cuenta propia y tienen numerosos beneficios, incluidos los efectos antidepresivos. Los etnobotánicos han notado que las visiones particulares de la ayahuasca no se deben exclusivamente al DMT sino, también, a la harmina. Seguramente esto explica la extraña práctica en Afganistán y la India, de fumar escorpiones para obtener un high psicodélico.

Aunque es fácil explicar cómo es que los escorpiones brillan bajo luz UV, por qué desarrollaron esta particular cualidad constituye uno de los grandes enigmas de la biología. Las hipótesis abundan, pero ninguna goza de una aceptación generalizada. Se ha propuesto que les sirve para reconocerse y comunicarse, para mejorar su agudeza visual, para atraer presas, para evitar depredadores o para detectar luz ultravioleta. Todo esto es sumamente general y no dice mucho. La teoría que parece ser la más popular es la de Douglas Gaffin, quien mantiene que los escorpiones convierten la luz UV de las estrellas y la Luna en el color que mejor ven, el cian. Lo cual explicaría también por qué los ojos de los escorpiones son tan sensibles, pues pueden observar el brillo de las estrellas en el cielo nocturno: podrían ser que los escorpiones amplifiquen estas señales y conviertan sus propios cuerpos en recolectores de luz -en realidad, todo su cuerpo sería, así, un ojo enorme-. Todo ello por una importante razón: para poder ocultarse más fácilmente, ya que, según Gaffin, cualquier objeto que produce una sombra sobre su piel podría reducir su brillo e indicar un escondite potencial. La pregunta que queda es: ¿para qué convertir la luz UV en otro color, en lugar de detectar directamente la luz UV? 

Este video muestra cómo en realidad los escorpiones están por todas partes, sólo que no los vemos, pues son expertos en ocultarse, pero con luz ultravioleta se vuelven fácilmente visibles.