*

X
El profesor Tim Wu considera que es urgente crear un código de ética para el diseño de las plataformas sociales digitales

Vivimos en un mundo en el que nos hemos convertido en el producto, en la sustancia misma de la economía, que hoy en día es la atención humana. Esto ha generado que, en cierta forma, nuestras herramientas nos empiecen a usar y modificar a nosotros. Las compañías de tecnología constantemente están diseñando nuevas funciones y  algoritmos -que se alimentan de los datos que les regalamos- para poder manipular nuestras conductas, para que pasemos más tiempo "conectados" o para que adquiramos ciertos productos.

Según el profesor Tim Wu, autor del importante libro The Attention Merchants, esto ha llegado al punto de que establecer un código de ética en el diseño de la tecnología es una cuestión vital para el desarrollo de la humanidad. Wu sugiere que las redes sociales están diseñadas para dejarnos con una sensación inconclusa: siempre hay más información que nos puede hacer secretar más dopamina, siempre hay otras cosas interesantes que debemos ver... Wu, un poco como McLuhan, sostiene que en el diseño de las plataformas y los aparatos se establece de entrada una cierta agenda; generalmente, el diseño está orientado a explotar las debilidades humanas: la inseguridad, el deseo, la rabia.

Wu entiende que los sitios sociales crean lo que llama "false loops" (bucles falsos), donde nunca hay un final a lo que se puede hacer en la plataforma. El News Feed de Facebook siempre tiene más. Esto va en contra de la forma en que encontramos sentido en el mundo. El ser humano busca una narrativa con un principio y final, no fragmentos atractivos que no tienen pies ni cabeza. Compara esto con una cena tradicional con la familia con un buffet que mezcla todo tipo de alimentos y en el cual uno al final, acaso dejándose llevar por la abundante oferta, acaba indigesto: "Creo que el diseño actualmente nos está convirtiendo a todos en obsesivo-compulsivos al hacer que los loops nunca cierren. ¿Cómo te sientes después de ver una buena película, a diferencia de zappear la TV durante 3 horas?".

Estos loops falsos son una estrategia de negocios que se basa en recompensas inmediatas que generan una suerte de adicción. Existen alternativas más sanas al diseño. En lugar de la agresividad de Facebook, que constantemente te sugiere que hagas algo, que comentes aquí, que celebres la amistad de este amigo, que le des like a esta página; o de Tinder, donde puedes checar infinitamente perfiles, hay sitios que empiezan a ser más conscientes y no envían a sus usuarios por el "agujero del conejo". Coffee Meets Bagel, por ejemplo, una app de citas, sólo permite dos matches por día. "¿Puede una red social simplemente decirte 'Esto es lo que checas, y con esto has llegado al final'?", se pregunta Wu. ¿Pueden estos sitios dejar de ser tan voraces?

Es necesario adoptar un código de ética, una suerte de estoicismo en el diseño. Una manera muy lógica de empezar es que estos aparatos y plataformas, en vez de tener por default todas las notificaciones prendidas, requieran que el usuario las autorice y las "encienda" voluntariamente.

Te podría interesar:
Elon Musk con Joe Rogan, fumando cannabis, tomando whisky y filosofando

Elon Musk, CEO de Tesla (aunque probablemente no por mucho tiempo más), ha tenido un año problemático, por decir lo menos. Hace unas semanas se metió en problemas por llamar pedófilo a uno de los buzos que rescataron a los niños atrapados en la cueva tailandesa (el buzo dijo que era absurdo intentar utilizar el submarino que Musk mandó); hace poco se reveló también que Musk está usando Ambien, un somnífero que tiene notorios efectos colaterales, frente a lo cual los miembros directivos de Tesla manifestaron preocupación. Y ayer Musk apareció en el show del comediante Joe Rogan fumando un blonde de marihuana y tomando whisky. El programa de Rogan se graba en California, donde la cannabis es completamente legal, así que ¿cuál es el problema?

Pues quizá no debería haberlo, pero los accionistas de Tesla reaccionaron negativamente a lo que el NY Times llamó un "stunt", una clara provocación; otros medios, como CNN, sugirieron que era una muestra de privilegio blanco -pues cientos de miles de negros y latinos están en la cárcel básicamente por lo mismo-. En Twitter sobrevino el esperado linchamiento público, la procesión de indignación. Al parecer, el error de Musk fue exponerse sin ninguna razón de peso, en una sociedad sobrepolitizada. Musk, quien es idolatrado por muchos como una especie de superhéroe genial de la sociedad emprendedora, parece no estar actuando con mucha inteligencia últimamente.

Por si esto fuera poco, las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, que tienen contratos con la compañía SpaceX de Musk, están investigando el incidente, pues la marihuana es ilegal a nivel federal y existen ciertas normas que señalan que personas que tienen acceso a información confidencial no pueden consumir sustancias ilegales.

Mientras tanto, las acciones de Tesla cerraron con pérdidas del 6%, luego de que miembros de la directiva anunciaron que renunciarán a la compañía y la presión para que Musk deje su puesto como CEO ha aumentado. 

Por cierto, Musk dijo que no fuma regularmente, pues cree que la cannabis afecta la productividad, algo que parece haber comprobado con su reciente tropiezo. A él le gusta hacer cosas útiles para las personas.

En la entrevista con Rogan, Musk habla sobre su compañía mascota, The Boring Company, que desarrolló un "lanzallamas". Hizo 20 mil artefactos, y en pocas semanas se vendieron todos. En un momento extraño, Musk sugiere que la inteligencia artificial ya existe y que empresas como Google son colectivos cibernéticos formados por humanos y máquinas (15:30). En la hora 02:10:00, fuma marihuana. Rogan le dice: "¿Probablemente no puedes, por los accionistas?"; a lo que Musk responde: "Pues es legal, ¿no?". Además de este momento, la entrevista realmente es bastante buena y extraña. Musk cuenta cosas sumamente íntimas e interesantes.