*

X

En la euforia de la legalización, dispensarios en Canadá se quedan sin marihuana

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 10/23/2018

El gobierno no sabía que a sus ciudadanos les gustaba tanto la cannabis

Canadá es el primer país industrializado que ha legalizado la cannabis recreacionalmente. La planta ya era legal medicinalmente desde hace varios años, pero lo que ha llevado a Canadá ha dar el salto tiene que ver seguramente con las promesas de bonanza económica, ese otro high. De cualquier manera, lo que está haciendo el país de la hoja (de maple) es, como lo ha calificado el New York Times, un experimento.

La naturaleza experimental de este hecho se empieza a demostrar luego de que a 1 semana de haberse legalizado, muchas tiendas se han quedado sin producto. Los canadienses han tomado la legalización con singular alegría y los porros han ardido profusamente, hasta el punto de que Bill Blair, quien lideró el programa de legalización del gobierno, ha dicho que actualmente no se dan abasto y no pueden satisfacer las demandas de cannabis que se están haciendo. 

Las tiendas de Calgary y Edmonton notificaron completa escasez del producto. Algunas de ellas tendrán que esperar a capitalizar la euforia, que se espera que deje una derrama multimillonaria y estimule todo tipo de industrias, desde la gastronomía hasta el turismo. En general, los comerciantes han manifestado sus quejas antes el gobierno. Las autoridades dicen que esto es algo nuevo y habrá que adaptarse poco a poco. 

Según estadísticas oficiales, el 12.3% de los canadienses mayores de 15 años fuma cannabis, mientras que en 1985 sólo el 5.6% fumaba. En 2015, el 20% de los canadienses dijeron haber fumado al menos una vez y el 30% dijeron que lo harían si fuera legal. Es muy probable que esta cifra crezca en los siguientes años -pero esto es lo que averiguará el experimento nacional-.

En una nota postiva, la legalización de la cannabis ha movido fast track una ley que se planea que perdone a todas las personas que están en la cárcel por posesión de hasta 30g de esta sustancia. Los prisioneros, la mayoría de ellos fumadores recreacionales, saldrán a un país nuevo y seguramente celebrarán fumando porros al sol.

 

Foto: Carlos Osario

Te podría interesar:
Una supertienda de cannabis con espectáculos para psiconautas abrirá en Las Vegas

La cannabis está revolucionando la economía de los estados que la han legalizado en Estados Unidos y pronto lo hará de manera nunca antes vista en todo Canadá.En los últimos años hemos visto cómo el marketing, la tecnología y el emprendedurismo han generado todo tipo de productos y experiencias ligadas al consumo de cannabis, pero probablemente la más llamativa es la que está por estrenarse en Las Vegas: Planet 13

Actualmente, Planet 13 es un dispensario de marihuana en Nevada, pero el 30 octubre abrirá "el primer complejo de entretenimiento de cannabis", una supertienda para "tripear". La idea es llevar al mundo de la cannabis todo el know-how de la industria del entretenimiento de Las Vegas, y algunos de los espectáculos que se planea ofrecer recuerdan a Disneylandia. Se trata de un parque de atracciones para turistas de la cannabis. 

El lugar tendrá unos 3 mil 700 metros cuadrados y contará con diferentes espacios de entretenimiento interactivo, además de unos mil 500 metros cuadrados donde habrá 50 cajas registradoras para adquirir productos de cannabis. El lugar ofrecerá espacios para rentarle a corporaciones que quieran explorar los aspectos lúdico-terapéuticos de la cannabis, o algo así.

El director de marketing, David Farris, describe así la experiencia de Planet 13:

Cuando los clientes entran a las instalaciones, primero entran en contacto con esta esfera, este planeta. Y tendrá agua en movimiento, vapor y luces que replican llamas. En el techo habrá lo que llamamos flores de loto, que serán multidimensionales con múltiples luces. Los clientes podrán tocarlas; hay botones en el piso con los que pueden programar las luces para que se muevan al ritmo de la música -o lo que quieran hacer-.

En otra área hay una pared de grafiti láser en la que los clientes pueden hacer dibujos o escribir con la luz, así como interactuar con visuales en 3D. Cuando se entra al área central, los clientes presencian un "show de orbs", que son una especie de pequeñas bolas de luz descritas por los ufólogos. Estos orbs siguen a los clientes por la sala durante unos minutos y luego se van volando a recargarse para el siguiente show. Según los ejecutivos de Planet 13, la idea es maravillar a los clientes con una poderosa experiencia estética.