*

X

Este rasgo de personalidad asegura una vida larga (y posiblemente feliz)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/22/2018

Esta capacidad está asociada con un estilo de vida saludable, en todos los aspectos de la existencia

¿Cuál es el secreto de la longevidad? ¿Es la dieta o el ejercicio físico? ¿El consumo de determinado tipo de alimentos o las relaciones personales significativas y duraderas? ¿O acaso la genética o habitar en determinados lugares, como han sugerido algunos?

De acuerdo con un estudio realizado por Margaret L. Kern y Howard S. Friedman (de las universidades de Melbourne y California en Riverside, respectivamente), el verdadero secreto de una vida larga y posiblemente feliz es un único rasgo de personalidad, esto es, un componente de la psicología y la conducta del individuo.

Dicho rasgo es la toma de conciencia. Dicho así parece escueto, pero en realidad se trata de una capacidad mucho más amplia de lo que solemos creer, y también muy poco desarrollada. 

Como han observado diversos pensadores e investigadores a lo largo de la historia, lo más común es que el ser humano viva sujeto a su inconsciente, esto es, a ideas sobre la realidad y la vida que nunca ha explorado o cuestionado pero que, aun así, utiliza sin darse cuenta para tomar o evitar decisiones y acciones en su existencia.

¿Por qué, por ejemplo, aunque muchas personas saben que una dieta saludable es fundamental para preservar la salud, parecen incapaces de comer más frutas y verduras, o de beber más agua? ¿Por qué las personas fuman, incluso a sabiendas de los daños que el tabaquismo ocasiona? ¿Por qué se bebe alcohol en exceso? ¿Por qué cuesta tanto abandonar un estilo sedentario de vida?

En buena medida, todas esas dificultades están asociadas con los aprendizajes subjetivos que cada persona acumuló a lo largo de sus primeros años de vida, mismos que se desarrollaron al hilo de al menos dos circunstancias específicas que los vuelven inconscientes: los recursos cognitivos todavía incompletos de la niñez y, por otro lado, la relación de dependencia hacia la figura que cuida del niño.

La toma de conciencia, en ese sentido, es un proceso que por definición va a contracorriente y que, por ello mismo, no todas las personas emprenden. Ir en contra de lo aprendido no es únicamente poner en duda ideas o suposiciones, lo cual es relativamente sencillo, sino también ir en contra de una cultura, un contexto social e histórico y, más difícil aún, en contra de personas a quienes nos unen lazos afectivos (como es el caso de los padres u otras figuras tutelares afines).

Sin embargo, como sugirieron Immanuel Kant y René Descartes (entre varios otros), la “mayoría de edad” se alcanza cuando el ser humano es capaz de usar verdaderamente su capacidad de razonar, esto es, cuando es capaz de distinguir entre las ideas heredadas y aquellas que se formó con su propio juicio (al respecto puede consultarse el ensayo ¿Qué es la Ilustración?, de Kant, y la primera parte del Discurso del método, de Descartes).

En el caso del estudio que reseñamos, los investigadores analizaron estadísticas y otras investigaciones relacionadas con el estilo de vida de 8 mil 900 personas alrededor del mundo, en relación con distintos indicadores de personalidad. 

En sus observaciones encontraron que el rasgo conceptualizado como la toma de conciencia se encuentra vinculado a una mayor certeza en la predicción de la esperanza de vida de una persona, así como hábitos de vida más saludables y, por último, a una inclinación de la persona a encontrarse en contextos personales y sociales positivos (por ejemplo, trabajos satisfactorios, relaciones de pareja estables, etcétera).

Los beneficios, sin duda, son mayúsculos, pero como señala Margaret Kern, uno de los principales desafíos que la toma de conciencia enfrenta, en tanto rasgo de personalidad, es que sus efectos no suelen ocurrir en lo inmediato. 

De ahí también que muchas personas se desalientan cuando emprenden el proceso de tomar sus propias elecciones, cometer sus propios errores y, en general, vivir de acuerdo a los principios elegidos. Ante la falta de resultados favorables, pareciera que es mejor vivir de acuerdo a lo que siempre se ha hecho que intentar cosas nuevas, poner a prueba nuevas premisas y arriesgarse a actuar de otro modo.

Sin embargo, como señala el estudio, a largo plazo los resultados de bienestar parecen encontrarse siempre entre quienes son capaces de encarar dicho proceso, que conduce a vivir como personas responsables de sí mismas.

 

También en Pijama Surf: Qué es un yo fuerte y por qué es tan difícil desarrollarlo, según Sigmund Freud

 

Imagen de portada: Un monje, de Abram Arkhipov (1891; detalle)

Te podría interesar:

Estas son las 4 claves para reemplazar malos hábitos y cambiar tu mente

Buena Vida

Por: pijamasurf - 10/22/2018

Una estrategia muy básica para reprogramar tu cerebro

Somos animales de hábitos. El hábito es una segunda naturaleza, una segunda naturaleza que puede ser odiosa y parecer casi un destino inescapable. Sólo que en realidad no lo es. Por más arraigados que estén los hábitos, pueden cambiarse, especialmente a través de otros hábitos, observando nuestras reacciones atentamente y reprogramando nuevos patrones poco a poco.

Según han notado diversos investigadores, el cerebro tiende a formar hábitos como una forma de ahorrar esfuerzo; por ejemplo, si cada vez que fuéramos a manejar tuviéramos que estar conscientes de todo lo que estamos haciendo, sería desgastante. El piloto automático hace sentido para gran parte de la existencia, aunque no para todo. 

Cuando el cerebro identifica que ciertos comportamientos producen una recompensa, entonces se crea un hábito. Pero el cerebro no nota realmente la diferencia entre una buena recompensa y una mala -o lo que a nosotros, como el yo que supuestamente controla el organismo, nos parece mala-. Hacer ejercicio o meditar, al igual que ver videos de YouTube durante horas y comer donas, produce ciertas recompensas y genera hábitos.

Según el trabajo del terapeuta Ben Atkinson, existe una estrategia que funciona muy bien y está basada en tres principios básicos para reemplazar malos hábitos con hábitos positivos. A ello, hemos añadido un cuarto principio.

 

1. Motivación

Lo primero es encontrar una motivación adecuada, es decir, algo que realmente nos mueve: ya sea la zanahoria que hará correr al conejo, o el látigo que nos amenaza -pues nos hemos dado cuenta de que, si seguimos así, las cosas realmente se pondrán insoportables-. Algunas personas funcionan mejor "por las buenas", otras "por las malas", pero de cualquier manera es necesario poner una meta y determinar lo que queremos. ¿Estar sanos y vivir más años, mejorar el desempeñó en el trabajo, ser más atractivos...?

 

2. Práctica

El cerebro es plástico, esto es, moldeable y dúctil, pero se necesita aplicar una fuerza constante durante cierto tiempo para que no regrese a su forma anterior. La práctica hace al maestro, o al profesional. Una vez encontrada la motivación correcta, es cuestión de ejecutar un plan de manera organizada y poner a prueba nuestro propio deseo -aquello que "mueve montañas"-. 

Parte de la práctica consiste en no sólo enfrentar la situación que estamos buscando cambiar, sino en ensayarla previamente, prepararnos para tener más herramientas cuando suceda. Por ejemplo, si una persona tiene miedo a hablar en público -aunque, obviamente, la forma más efectiva de superar el miedo es enfrentando la situación-, es apropiado practicar antes en casa, posiblemente con una pareja o alguien de confianza o incluso, aprendiendo a meditar y demás técnicas que pueden ser útiles.

 

3. Aplicación

El momento de trascendencia en el cual se forma un nuevo hábito que reemplaza al viejo es cuando se consigue realizar la conducta deseada, aquello que practicaste antes. Este es el momento de la prueba de alta competencia, cuando estás en la cancha y logras hacer lo que visualizaste. Cuando dejas de pensar tanto en lo que practicaste como en las otras veces que fallaste; es decir, cuando surge el estado de flujo y espontaneidad. Y para que esto ocurra, no hay de otra sino seguirte enfrentando al momento crucial, lanzarte incluso si tienes miedo. 

 

4. Ritmo

O ritmización. Es una práctica común de la educación facilitar el aprendizaje a través del ritmo: música, canciones, rima. Esto puede extrapolarse a todo ámbito. De hecho, el hábito es también una forma de ritmo, aunque a veces caótico y discordante. La manera en la que uno puede invocar el ritmo es, además de con la música, siguiendo series y repeticiones para cualquier proceso. Si se está aprendiendo algo, hay que buscar transformar aquello que se aprende en algo que se pueda cantar o que se pueda bailar. Según el psicólogo Carl Jung, la libido o el deseo se transmite hacia un "nuevo modo de actuación" a través de la ritmización. Aquí uno puede ser creativo, pero lo esencial es encontrar un ritmo -sentirse en ritmo- cuando se lleva a cabo algo que uno quiere convertir en un hábito.