*

X
Las mujeres creen más en cosas como la astrología, la reencarnación o los poderes psíquicos, según encuesta

En una reciente encuesta del Pew Research Center se investigó la demografía de creencias que este reconocido centro asocia con el new age. Estas son: la creencia en que la energía espiritual puede existir en cosas físicas, la creencia en los psíquicos o en el poder psíquico, la creencia en la reencarnación y la creencia en la astrología. Hay que decir que algunas de estas ideas, aunque ciertamente son parte de la espiritualidad de la "nueva era", han sido parte de las creencias y de la inquietud intelectual de la humanidad durante milenios, y es sólo hasta tiempos recientes que han comenzado a ser vistas con desdén. 

El estudió arrojó que siete de cada 10 mujeres creen en alguna de estas cosas, mientras que sólo el 55% de los hombres tienen creencias que el Pew determina como "new age".

Otros sondeos del mismo Pew muestran que las mujeres tienden también a ser más religiosas. Y en esta encuesta se descubrió que las personas que tienen creencias religiosas se inclinan mucho más que los ateos a tener fe en estas fuerzas e ideas espirituales, aunque no mucho más que los agnósticos. Particularmente, las personas que se conciben como "espirituales pero no religiosas" tienen el más alto índice de creencias "new age".

Ahora bien, es un tanto complejo entender las razones por las cuales las mujeres tienden en general más a lo espiritual y a lo que el Pew llama "new age". Aunque uno puede imaginar una veta machista que rápidamente encuentre una razón misógina -sugiriendo una inferioridad femenina, o apelando a la correlación entre educación y creencias "new age"- resulta interesante considerar algo que va en contra del paradigma materialista dominante. Sin querer caer en el estereotipo de que las mujeres son más sensibles y los hombres tienden más a lo racional, es posible que, justamente como parte del mentado patriarcado que ha inculcado el rechazo masculino a la vulnerabilidad y a los sentimientos, los hombres hayan hecho opaca su percepción y poco ha poco se hayan vuelto insensibles a ciertas realidades sutiles que se oponen a sus creencias (así que esto podría ser una anestesia cultural a lo parapsicológico). Pues hay un hecho que debemos considerar: cosas como la telepatía y la precognición han sido demostradas en amplios estudios científicos, como los de Daryl Bem y Rupert Sheldrake, entre muchos otros. Y aunque suene a una creencia new age más, la ciencia está allí para analizarse (algo que a los científicos no les gusta mucho hacer, pues pone en duda su visión del mundo). Así que aunque para cierta mentalidad masculina creer menos en este tipo de cosas es visto con orgullo intelectual, en realidad podría reflejar una cierta arrogancia que impide percibir, incluso una cierta afectación intelectualoide que en realidad oculta una cierta estupidez, un embotamiento, un narcisismo, una excesiva dependencia a lo cerebral y una falta de uso del corazón -ese órgano "new age"- que impide inteligir el mundo como es. Evidentemente, esto es especulativo, pero vale la pensarlo y considerarlo. Otro tema es determinar si los servicios de psíquicos, las lecturas de tarot y los astrólogos que se consultan son auténticos o, más bien, charlatanes. Es posible que una auténtica intuición espiritual luego sea engañada y se convierta en víctima de los oportunistas.

Te podría interesar:

El ABC de la astrología: en dónde está mejor colocado cada planeta (domicilios, exaltaciones, detrimentos, etcétera)

Magia y Metafísica

Por: pijamasurf - 10/15/2018

¿En qué signos están bien colocados los planetas?

Aunque es una disciplina vilipendiada y considerada la imagen viva de la seudociencia, la astrología goza de una enorme popularidad en la actualidad, acaso por que estamos viviendo una transición a una sociedad que se concibe cada vez más como "espiritual pero no religiosa". Aunque la astrología se asocia con el new age y, ciertamente, la mayoría de los sitios en línea y de los horóscopos en revistas tienden a una filosofía new age, la astrología es una tradición cuyo lugar en la tradición intelectual occidental no puede desestimarse de un brochazo, especialmente si tomamos en cuenta que personas como Kepler y Newton practicaron la astrología con ahínco. De cualquier manera, cuando se consideran sus complejidades y relaciones y no se piensa sólo en términos de un signo solar (con la idea enteramente superficial de "ser Libra" o "ser Géminis"), es decir, de manera unívoca, la astrología puede ser una gran herramienta de autoconocimiento, si bien es importante notar que la excesiva dependencia a las posiciones de los planetas puede llegar a producir una parálisis autocondenatoria. 

La pequeña gráfica que hemos compilado aquí es la base de las diferentes interacciones entre signos y planetas de la astrología, que es una ciencia -o una mitopoética si se quiere- de las relaciones geométricas, elementales, y de la dinámica del cosmos. La astrología occidental tradicionalmente ha asignado una "dignidad esencial" a un planeta según su lugar en el zodiaco. Esta dignidad tiene diversas dimensiones. Por una parte, cada signo está regido por un planeta, en el cual tiene su domicilio; por la otra, cada planeta tiene una exaltación fuera de su domicilio, esto es, un lugar en cielo en el que sus cualidades positivas se ven exaltadas o favorecidas. A su vez, cada planeta tiene un lugar donde se ve disminuido, generalmente en un lugar opuesto a su dignidad; por ejemplo, la Luna, que tiene su dignidad en Cáncer, un signo de agua, encuentra su detrimento en Capricornio, un signo seco que representa lo opuesto de lo que se asocia con la Luna y, en este caso, incluso está en oposición directa a Cáncer. Además existe un signo donde el planeta se encuentra en su caída, justamente el signo opuesto a su exaltación. 

En términos generales se considera que el mejor posicionamiento de un planeta es en su domicilio, e incluso se tiene una dimensión extra que es la del decanato (cada signo es dividido en tres decanos de 10 grados), el cual también es regido por un planeta. Aunque existen numerosos otros factores a considerar, como los aspectos, las estrellas fijas y demás, el segundo punto a tener en cuenta es la exaltación. Siguiendo a William Lilly, el detrimento es el lugar donde un planeta tiene menor dignidad; en su detrimento, el planeta se encuentra en serio conflicto. Menor en grado, pero también negativa es la caída, donde un planeta pierde su poder, pero no necesariamente se encuentra corrompido y afligido. 

Por último, hay que mencionar que los planetas descubiertos en la modernidad (Urano, Neptuno y Plutón) han sido acomodados por los astrólogos modernos, y algunos astrólogos que tienden al esquema clásico no los toman en cuenta dentro de su cosmovisión. Esto explica por qué algunos signos se repiten.

Planeta Domicilio Exaltación Detrimento Caída
Sol Leo Aries Acuario Libra
Luna Cáncer Tauro Capricornio Escorpio
Mercurio Géminis/Virgo Acuario Sagitario/Piscis Leo
Venus Tauro/Libra Piscis Escorpio/Aries Virgo
Júpiter Piscis/Sagitario Cáncer Geminis/Virgo Capricornio
Saturno Capricornio/Acuario Libra Cáncer/Leo Aries
Urano Acuario Escorpio Leo Tauro
Neptuno Piscis Leo Virgo Acuario
Plutón Escorpio Aries Tauro Libra