*

X

¿Quién es Jair Bolsonaro, el nuevo presidente de Brasil de extrema derecha que tanto preocupa a la comunidad internacional?

Política

Por: pijamasurf - 10/28/2018

Bolsonaro será el próximo presidente de un país que se encuentra en un punto crítico en su historia

Brasil se encuentra en una de las peores crisis económicas y sociales en su historia, y hoy ha elegido a Jair Bolsonaro para sacar al país adelante, una decisión que genera alarma en la comunidad internacional, particularmente entre los medios y organizaciones que tienden a la izquierda.

Bolsonaro es un exmilitar que ha servido como legislador del estado de Río de Janeiro por varias décadas. Como legislador se ha opuesto a políticas de izquierda, al matrimonio gay, al aborto, a la legalización de las drogas y otras medidas. Se ha pronunciado a favor de acercarse más a la política de Estados Unidos e Israel. Según sus críticos, Bolsonaro obtuvo más del 55% de los votos y el triunfo para el Partido Social Liberal utilizando promesas populistas y reduccionismos simplistas.

Durante la campaña se ha registrado violencia y enorme polarización. No hace mucho, un activista antirracismo fue asesinado por un fanático seguidor de Bolsonaro. Mujeres, indígenas y miembros de la comunidad LGBT han sufrido violencia física o verbal de manera incremental, en un país multicutural que se ha polarizado. Pese a que Bolsonaro ha criticado a los afrodescendientes y ha dicho que sería incapaz de amar a un hijo homosexual e intentaría corregirlo con golpes, estas minorías votaron más por Bolsonaro que por su rival. De acuerdo con esta nota de Clarín, esto podría deberse a que están cansados de la violencia que sufren y ven en Bolsonaro a un persona decidida capaz de ejercer la fuerza necesaria para crear una sociedad más segura. (The Guardian ha compilado una serie de declaraciones polémicas que Bolsonaro ha hecho).

Bolsonaro ha alabado la dictadura militar del pasado y ha pedido una política de "mano dura", que incluye propuestas como reintroducir la pena de muerte, implementar la castración para violadores e inmunidad para policías que maten criminales. Por otro lado, pese a sus medidas populistas, Bolsonaro le ha dado confianza a la economía global al anunciar que Paulo Guedes -otro Chicago boy- será su principal asesor financiero, una señal de que la política económica neoliberal predominará y de que Brasil estaría abriéndose la inversión extranjera. Se espera que se desregule la economía y se privaticen los bienes estatales. Los mercados han reaccionado bien a Bolsonaro, no así la gente que se preocupa por los derechos civiles. Muchas personas hablan de Bolsonaro como el Trump brasileño y se habla, quizá precipitadamente, de "fascismo". Habrá que esperar.

Según algunos analistas, la elección de Bolsonaro tiene otra coincidencia con Trump: las fake news, pero vía WhatsApp, el servicio de mensajería que es inmensamente popular en Brasil, donde se han formado grupos patrullados por seguidores de Bolsonaro e influencers. Se le compara también con Trump por ser relativamente un "outsider" o alguien no ligado al poder político dominante, si bien él mismo es, obviamente, un político experimentado. Al igual que Trump, se ha encumbrado postulando ideas nacionalistas.

En todo caso, hay que tomar esto con un grano de sal, con alarma pero también considerando que esta es la información que produce la prensa internacional y la realidad sólo la sabrán los brasileños, y quizás ni ellos -pues, al parecer, hay una enorme circulación de noticias falsas y exageraciones en todos los sentidos-, al menos no hasta que Bolsonaro tome el poder. De cualquier manera, el triunfo de Bolsonaro ocurre a la par de una importante tendencia global a favor del nacionalismo y los gobiernos de derecha, y una pérdida de la ética política que valora la decencia y respeta la diferencia.

Te podría interesar:

China está tratando la religión como una enfermedad mental y colocando a musulmanes en campos de rehabilitación

Política

Por: pijamasurf - 10/28/2018

Según la ONU, 1 millón de musulmanes uigures podrían estar detenidos en campos de "reeducación"

Oficiales de las Naciones Unidas informaron hace unos días que 1 millón de musulmanes están siendo detenidos en campos de "reeducación" en China actualmente. La mayoría de los detenidos son de la minoría uigur, que profesa la religión musulmana. Personas que han sido liberadas de estos campos han denunciado que se les somete a un proceso de adoctrinamiento que puede durar varios meses, en el cual se les obliga a renunciar al islam y a recitar propaganda del Partido Comunista. Los internos son obligados a comer puerco, beber alcohol y criticar las creencias islámicas; de no hacerlo, son torturados, e incluso existen reportes de muertes.

Según una comisión del gobierno estadounidense, el sistema de adoctrinamiento en campos en la región de Sinkiang debe considerarse "la mayor encarcelación de una minoría en el mundo actualmente". Las autoridades chinas niegan la existencia de dichos campos, y señalan que se trata de "escuelas de vocación para criminales". Sin embargo, The Atlantic y otros medios han dado a conocer audios del Partido Comunista que describen los procesos de adoctrinamiento y se refieren a la ideología islámica como una enfermedad o un virus que puede ser contagioso.

Los miembros del público que han sido elegidos para la reeducación han sido infectados por una enfermedad ideológica. Han sido infectados con extremismo religioso e ideología de violencia terrorista, por ello deben ser tratados en hospitales como pacientes.     

Según James Milward, profesor de historia china en la Universidad de Georgetown, "la creencia religiosa es vista como una patología". Se le compara, incluso, con un tumor maligno que debe cercenarse. China ha estado combatiendo brotes terroristas realizados por uigures radicales desde el año 2009; al parecer, al principio el gobierno empezó a investigar a aquellos que tenían rasgos que se consideraban sospechosos -como tener una barba- y actualmente parece que se está atacando al grueso de esta etnia sin diferenciar demasiado entre sus miembros.

Como si tomara del lenguaje de Richard Dawkins, el líder de los nuevos ateos, quien ha dicho que la "religión es un virus", el Partido Comunista habla de un riesgo de contagio "que podría causar serios daños al público. Es por ello que deben ser admitidos de inmediato a un hospital de reeducación para tratarlos y eliminar el virus de su cerebro y restaurar su salud mental".

Existen reportes de serios daños psicológicos por haber sido internado en estos campos. Una comisión estadounidense ha redactado un documento en donde exige que haya sanciones a China por estas violaciones a los derechos humanos.

No hay duda de que el caso es alarmante, pues ya hemos visto a dónde puede llevar esta veta de intolerancia fundamentalista secular, justamente también en China, donde ocurrió el mayor exterminio jamás documentado (mucho mayor que el de la Alemania nazi).