*

X

Tétrico asteroide 'calavera' se acerca a la Tierra, justo a tiempo para el Día de Muertos

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/12/2018

El asteroide con forma de cráneo, un cometa muerto, coquetea con la Tierra como cada 3 años

El cosmos tiene preparado un regalo para este Día de Muertos o Halloween, aunque no podrá apreciarse fácilmente. El asteroide 2015 TB145, que inicialmente fue observado por astrónomos en Hawái en 2015, está en su trayectoria de acercamiento hacia la Tierra, sobrepasará nuestro planeta el 11 de noviembre y su punto de perigeo será el 7 de noviembre.

El asteroide ha cobrado fama por su extraña semejanza a un cráneo. La roca espacial hizo su más reciente vuelo de acercamiento el 31 de octubre de 2015 y estará en su órbita más cercana a nuestro planeta en Halloween de 2088. He ahí una buena fiesta. Sin duda, se perfila como un buen disfraz ir de asteroide.

El asteroide con forma de cráneo o calavera pasará a una distancia de 40 millones de kilómetros y sólo será un punto de luz en el firmamento; sin embargo, considerando las distancias astronómicas, la cercanía es bastante. Su órbita solar es de poco más de 3 años. En 2015 su visita fue mucho más íntima, ya que circuló a apenas 480 mil kilómetros de nuestro planeta. Eso es poco más de la distancia a la que orbita la Luna en promedio.

Contrario a lo que creen los fanáticos de las noticias apocalípticas y su tantálica procrastinación, el asteroide 2015 TB145 no es realmente un asteroide de la muerte y no presenta ninguna amenaza para la Tierra. Al menos, para saciar cierta inclinación mórbida, queda la noción de que el asteroide podría ser un antiguo cometa muerto. Es decir, un zombi que da vueltas -que loopea- por el espacio.

Te podría interesar:

Parásito que controla tu mente y vive en excremento de gatos puede convertirte en un empresario exitoso

Ciencia

Por: pijamasurf - 10/12/2018

El Toxoplasma gondii hace que las personas pierdan el miedo y tomen riesgos

Puede que el título que leíste suene desaforado, pero hay indicios científicos que sugieren que un parásito que se encuentra en el excremento de los gatos altera la conducta de las personas que infecta y genera una actitud más proactiva y empresarial. ¿Quién lo diría? Si realmente estás dispuesto a hacer "todo" por triunfar, ¿quizá deberías comer popó de gato? (Aunque tiene otras consecuencias, además de posiblemente llevarte a la cima).

Los conocedores de gatos seguramente ya adivinaron que se trata del parásito Toxoplasma gondii. Un nuevo estudio muestra que los individuos infectados con este parásito tienden a ser más emprendedores y a fundar sus propias compañías. La investigación fue realizada por científicos de la Universidad de Colorado. Los investigadores examinaron a un grupo de jóvenes emprendedores, pues diversos estudios anteriores habían vinculado al Toxoplasma con la toma de riesgos, los accidentes de coches, el abuso de sustancias, la neurosis e incluso el suicidio. Al parecer, el parásito afecta a hormonas como la testosterona. En general parece que hace que las personas tengan menos miedo, algo que podría parecer bueno, pero puede llegar a ser fatal.

La forma en la que el parásito se esparce es manipulando químicamente a las ratas para que no le tengan miedo a los gatos y el parásito pueda llegar a su hábitat preferido. La toxoplasmosis afecta a las ratas macho de tal manera que perciben el olor de la orina de un gato de la misma forma que una rata en celo. Este increíble parásito es capaz de crear una especie de alucinación sensorial para reproducirse (sólo se puede reproducir en el intestino de un gato).

"No hay muchos organismos que puedan entrar a tu cerebro, quedarse ahí y específicamente perturbar tu comportamiento", escribió el doctor Robert Sapolsky, de la Universidad de Stanford. "En cierto sentido, el Toxoplasma sabe más de la neurobiología del miedo que nosotros".

En Estados Unidos, más de 30 millones de personas podrían estar infectadas de este parásito, la mayoría sin saberlo, ya que cuando se tiene un sistema inmune normal el Toxoplasma gondii no se manifiesta como una enfermedad.

Tal vez la teoría de conspiración geek que sugiere que los gatos son los amos del mundo no sea tan desaforada, si bien ellos mismos quizá sólo sean herramientas de este parásito del control mental.