*

X

Un paraíso psicodélico: Las ilustraciones de Moebius de 'La Divina Comedia' de Dante

Arte

Por: pijamasurf - 10/27/2018

El tratamiento de Moebius

Las ilustraciones de La Divina Comedia son innumerables, y particularmente del Paraíso -entre ellas, las de Botticelli, Blake y Dalí-, pero seguramente al lector moderno le agradará saber que el ilustrador francés Jean Giraud, mejor conocido como Moebius, dejó también su versión de las escenas beatíficas, cuando Dante asciende guiado por la luz del amor que encarna en Beatriz y alcanza la visión de la deidad y la famosa rosa celeste.

La estética psicodélica, steampunk, híbrida y extraña de Moebius se encuentra con la pureza espiritual de las descripciones paradisíacas de Dante y le imprime una especie de carácter revulsivo, si bien no es para todos los gustos. Una Divina Comedia moderna, donde los ángeles visten trajes que parecen de ciencia ficción -Moebius iba a ilustrar Dune de Jodorowsky- y parecen ser entidades extraterrestres. El nuevo mito se mezcla con la eterna historia del cielo.

 

Lee también: Las ilustraciones que hizo Moebius sobre un viaje de Jimi Hendrix

Te podría interesar:

Este libro puede leerse de 6 maneras diferentes… y fue editado en la Edad Media

Arte

Por: pijamasurf - 10/27/2018

Una prueba de ingenio de una época que suele considerarse oscura e ignorante

La Edad Media suele considerarse una época de profunda ignorancia. Frente al apogeo de culturas como la griega o la romana, el Medioevo se suele presentar como una época menos luminosa, llena de represiones para el pensamiento y la expresión creativa, y en general limitada en recursos de distinta índole.

Como todo, esta idea es cierta, pero sólo parcialmente, pues si bien la Edad Media vivió momentos verdaderamente oscuros –la mayor parte propiciados por la guerra, la enfermedad y la codicia del poder económico y político–, ello no impidió el florecimiento de ciertas artes, del pensamiento filosófico y de otras actividades del espíritu humano. 

Una prueba de ello es este libro, verdadero ejemplo de ingenio, tanto de un punto de vista material y técnico como creativo, pues por su formato singular permite la lectura de seis obras distintas en un mismo volumen.

Como objeto, el libro es expresión de un formato de edición no del todo extraño a la publicación medieval, conocido con el término en francés “dos à dos” (“espalda con espalda”). De acuerdo con Erik Kwakkel, historiador especializado en la Edad Media, este tipo de libros se conoció sobre todo en los territorios germánicos, hacia mediados del siglo XVI, donde sirvieron para difundir textos devocionales.

Con todo, llama la atención que haya sido ideado en una época que justamente tiene fama de haber censurado toda expresión creativa. Por sus alcances, pareciera más bien el resultado de un atrevimiento vanguardista del siglo XX, acaso uno de esos libros imposibles que imaginó Mallarmé, para quien todo en el mundo no existe más que para acabar entre las páginas de un libro.

Quizá este libro nos demuestra que después de todo el ingenio triunfa y brilla, incluso ahí donde la noche más oscura se cierra sobre sus posibilidades.