*

X

Al contrario de los antidepresivos, la psilocibina trata la depresión haciendo al cerebro más responsivo a las emociones

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/29/2018

Los beneficios de la terapia con "hongos mágicos" ocurren en radical oposición a cómo funcionan los antidepresivos farmacéuticos usados masivamente

Los "hongos mágicos" son, sin duda, el tratamiento para la depresión más interesante que se ha estudiado en los últimos años. Como hemos venido reportando, existen prometedores resultados que sugieren que una o dos dosis de psilocibina (ingrediente activo de los "hongos mágicos") pueden ser suficientes para hacer que una persona salga de la depresión por hasta 6 meses, esto en casos en los que antidepresivos tradicionales -los llamados serotonin system re-uptake inhibitors- no han logrado producir mejoras.

Actualmente, la compañía COMPASS Pathways ya se encuentra en etapa preliminar para realizar pruebas clínicas aprobadas por la FDA, con el fin de poder proveer esta terapia en los próximos años. Se cree que en 3 años se podría obtener una licencia farmacéutica para ofrecer terapia de "hongos mágicos". Por otro lado, el estado de Oregón prepara un proyecto de ley para decidir en la siguiente elección la legalización medicinal de la psilocibina. 

Una nueva investigación averiguó cómo es que opera esta sustancia en el cerebro de las personas deprimidas. En un estudio publicado en la revista Neuropharmacology, un grupo de investigadores notó que las personas deprimidas tuvieron un aumento en su respuesta neural al ser expuestos a rostros atemorizados 1 día después de la terapia asistida con psilocibina. Estas respuestas se correlacionan con actividad en la amígdala, una zona del cerebro vinculada con las emociones y los instintos. La terapia con psilocibina incrementó la respuesta tanto a rostros felices como a rostros atemorizados o aterrados, lo cual apunta a que la psilocibina aumenta la conexión emocional, justamente lo contrario a lo que hacen los antidepresivos (SSRI).

Esta diferencia no es menor, ya que habla de un cambio radical de paradigma de tratamiento, con dirección hacia la vida, hacia sentir más, mientras que los antidepresivos, cuando funcionan, suelen reducir la sensibilidad y la luminosidad del mundo, dejando al paciente en un pálido e indolente confort. La terapia asistida con psilocibina ha sido exitosa en gran medida por su capacidad de suscitar una experiencia de disolución del ego -y de conexión con la naturaleza- o experiencias místicas que tienen el efecto de reencantar y resignificar la vivencia de las personas. 

Te podría interesar:

Gobierno de Estados Unidos autoriza prueba clínica de psilocibina para tratar depresión

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/29/2018

La FDA aprueba un estudio clínico para investigar la efectividad de la psilocibina en personas deprimidas

Como hemos informado repetidas veces aquí, el ingrediente activo de los "hongos mágicos", la psilocibina, ha despuntado como un agente muy prometedor en el tratamiento de diversos trastornos o condiciones, entre ellos la ansiedad, la depresión o las adicciones. Seguramente estamos viviendo un renacimiento de la medicina psicodélica, y recientemente ocurrió una de las noticias más importantes en este sentido. 

La Food and Drug Administration (FDA), el organismo encargado de regular los medicamentos en Estados Unidos, ha aprobado un estudio en el que se investigará el uso de psilocibina como tratamiento para la depresión. La compañía Compass Pathways recibió la aprobación y realizará un estudio con 216 pacientes deprimidos de Estados Unidos y Europa. La prueba iniciará este mes y, de tener éxito, se podría empezar a aplicar para autorización de mercado en 2 o 3 años, lo cual significa que eventualmente tendríamos un medicamento legal hecho a base de psilocibina.

Una vocera de la empresa dijo que existen más de 300 millones de pacientes en el mundo y 100 de éstos no responden al tratamiento que reciben. Diversas investigaciones de la Universidad Johns Hopkins sugieren que una o dos dosis de psilocibina pueden sacar de la depresión a un paciente durante un lapso de por lo menos 6 meses. Asimismo, distintas pruebas muestran que los "hongos mágicos" no son peligrosos fisiológicamente -salvo en dosis difíciles de ingerir en un corto período-. Sí existe cierto peligro por el estado psicológico en el que pueden colocar al individuo -si se consumen sin alguien que supervise la ingesta-, estado que ciertamente no se recomienda para manejar vehículos o realizar actividades peligrosas.

Cada vez queda más claro que, en algún momento, la mayoría de nosotros seguramente podrá vivir en un mundo donde se pueda ir al doctor y recibir psilocibina, ayahuasca, MDMA y otras sustancias como medicina en entornos controlados o con una receta médica. Hace 10 0 15 años, esta revolución psicodélica parecía un sueño remoto.