*

X

Este mapa recrea el viaje de 10 años que Ulises realizó en la ‘Odisea’

Arte

Por: pijamasurf - 11/06/2018

Un excelente recurso para acompañar la lectura de la 'Odisea'

De todas las obras de tiempos remotos que han sobrevivido, la Odisea es probablemente una de las más entrañables. La Ilíada, su hermana, con la que casi siempre se presenta, también es una obra admirable, pero la verdad es que ambas tienen talantes muy distintos. La Ilíada celebra la valentía, canta la tristeza, señala la locura: en general, es mucho más grave. 

La Odisea, por otro lado, es más bien ligera. Recordemos que su protagonista, Ulises (u Odiseo, según la forma más cercana al griego antiguo), recibió los epítetos de “el astuto” y “el de las muchas vías”), y que la inteligencia fue el don que recibía continuamente de Atenea, por quien era protegido. El ingenio, por otro lado, como en el caso de Hermes, se caracteriza por la volatilidad, y de ahí la ligereza: el ingenio sabe siempre encontrar la salida, como Odiseo en la cueva de Polifemo.

La Odisea es así uno de los primeros relatos de aventuras de Occidente, aunque no exento de enseñanzas. Como le gustaba señalar a Borges, Ulises y Simbad son personajes análogos, que van de isla en isla y de aventura en aventura impulsados por una motivación secreta y acaso incomprensible. En el caso de Ulises no es posible dejar de señalar la añoranza por Ítaca, la isla que dejó durante 10 años para participar en la guerra de Troya. El mapa que se encuentra en este enlace es una excelente compilación de los lugares que Ulises visitó en ese recorrido.

Un viaje largo, como escribió Cavafis, “lleno de aventuras, lleno de experiencias”.

Te podría interesar:

Ondalinda x Careyes: el exclusivo festival en un punto paradisíaco del Pacífico mexicano

Arte

Por: pijamasurf - 11/06/2018

Este evento es una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo

El festival Ondalinda x Careyes, apenas en su tercera edición, es sin duda uno de los más exclusivos y atractivos de México. La revista Vogue lo ha llamado el nuevo (y deluxe) Burning Man, pero mientras que la ciudad itinerante de Black Rock ha crecido hasta el punto de albergar unas 70 mil personas en los últimos años, en esta playa del Pacífico mexicano el aforo es limitado y aunque el festival se está expandiendo, se esperan menos de mil personas.

El festival pretende algo mucho más que poner unos DJs en la playa y pasarla bien un rato. Los 4 días del evento, del 8 al 12 de noviembre, son una celebración de la vida y el espíritu, una congregación de personas afines que buscan encontrar la inspiración, la belleza y la fuerza espiritual para transformar el mundo, según las palabras de sus fundadores, Lulu Luchaire y Filippo Brignone. De acuerdo con Luchaire, que trabajó en Apple y luego se retiró a Todos Santos (Baja California), la idea detrás del festival es reconectarse con la cultura ancestral. El festival pone un especial énfasis en el arte indígena y en los conocimientos chamánicos y medicinales de estas culturas. Cada año, se celebra a cierta etnia (el año pasado fueron los purépechas). El festival cuenta con una galería de arte en la que venden pinturas de artistas indígenas. Y las ganancias son donadas a diferentes comunidades indígenas.

Este año el tema del festival son los alebrijes, en el sentido de ser "animales espirituales personales" y de la conexión que tienen diferentes tradiciones con los animales, en los que encuentran sabiduría, guía y una posibilidad simbólica de transformación.

El line up cuenta con artistas como Oceanvs Orientalis, Nick Barbachano, Viken Arman, Goldcap y KMLN, entre otros.

El boleto al festival llega a costar casi mil 400 dólares, los cuales no incluyen el alojamiento. Así que no es barato, pero no hay duda de que los asistentes serán agasajados con música, paisajes, gastronomía, arte, espectáculos de luz y sonido y demás banquetes multisensoriales. El festival está asociado con Mayan Warrior, el famoso carro alegórico fiestero que todos los años acampa en Burning Man. Cuenta además con temazcales, sesiones de yoga y otras bondades.

Para volar alto a este festival de máximo deleite sensorial, las tarjetas American Express te ofrecen la posibilidad de pagarlo de contado o en parcialidades, además de su servicio 24/7, diseñado para resolver imprevistos en viajes. No vivas esta experiencia sin ellas.