*

X

Hacer ejercicio a lo largo de tu vida te ahorrará hasta 40 años de envejecimiento

Salud

Por: pijamasurf - 11/27/2018

El ejercicio físico parece ser la fuente de la eterna juventud, según esta investigación

Sobre los beneficios del ejercicio físico nunca se dirá lo suficiente. Si bien la información al respecto es más o menos conocida (en términos generales, todos sabemos que el ejercicio le hace bien al cuerpo), cada tanto se realizan nuevos descubrimientos que precisan esas ventajas.

Tal es el caso de una investigación dada a conocer recientemente, en la que se observó que los músculos del cuerpo de una persona que ronda los 70 años de edad pero que a lo largo de su vida mantuvo una rutina constante de actividad física, se encuentran en un estado semejante al de un joven con buena salud de 25 años de edad. 

Esto es, al menos a nivel muscular, el ejercicio físico es capaz de mantener el bienestar con una diferencia de entre 30 y 40 años con respecto al paso real del tiempo.

El estudio en cuestión estuvo dirigido por Scott Trappe, director del Laboratorio de Desempeño Humano de la Universidad Estatal de Ball, en Estados Unidos. Trappe se interesó por un hecho histórico conocido de la cultura estadounidense que ocurrió en la década de 1970, cuando se presentó un entusiasmo generalizado por el ejercicio físico, particularmente por la actividad de correr. En esos años se publicó, por ejemplo, un libro que se volvió un best seller y clásico instantáneo al respecto: The Complete Book of Running, de Jim Fixx (1977).

Trappe encontró que dicho “boom” echó raíces en muchas personas, quienes a partir de eso adoptaron la actividad física como un elemento usual de su vida. Algunos continuaron corriendo, otros comenzaron a nadar o a hacer ciclismo, algunos más se inclinaron por el ejercicio de su musculatura, etcétera. 

Siguiendo esos rastros, el investigador encontró a 28 personas (siete mujeres y 21 hombres) que durante los últimos 50 años continuaron ejercitándose, prácticamente sin interrupción. 

Para comparar el estado de salud de dicho grupo, Trappe reunió a continuación a un número similar de ancianos que realizaron poca o ninguna actividad física durante su vida adulta y, finalmente, a un grupo de jóvenes cercanos a los 20 años de edad.

En todos los casos, el investigador condujo pruebas de capacidad aeróbica muscular, esto es, la capacidad de los músculos para funcionar eficientemente y realizar actividades sostenidas con poco esfuerzo, poca fatiga y con una recuperación rápida. 

Esta prueba se complementó con estudios sobre ciertos niveles de enzimas en los tejidos musculares, para así tener un panorama completo al respecto.

Para sorpresa de los propios científicos involucrados, el tejido muscular de las personas que se ejercitaron constantemente a lo largo de la vida no difiere mucho en estado al de los jóvenes, lo cual pone en duda una de las ideas más aceptadas hasta ahora sobre los músculos y el sistema cardiovascular: que el bienestar de ambos declina con el tiempo. 

En cierta forma esta conclusión podría parecer evidente pues, después de todo, la vida necesita de la actividad para mantener su vigor. 

 

También en Pijama Surf: Esto es lo que le sucede a tu cerebro cuando dejas de hacer ejercicio (VIDEO)

Te podría interesar:

¿Quieres aprender a comer sano? Es muy fácil, todo se reduce a esta cuestión

Salud

Por: - 11/27/2018

Médicos y científicos coinciden en que para comer bien, es necesario alejarse de las fábricas e internarse en la floresta

Todos sabemos que las frases "Somos lo que comemos" y "Que tu comida sea tu medicina" tienen gran verdad. Y sin embargo, para muchos no es fácil incorporar esta sabiduría a su vida. Ciertamente tiene que ver con hábitos y disciplina, pero para empezar es necesario tener una mínima conciencia de qué comer, qué es sano. Evidentemente, la respuesta a esto varía un poco en tanto que "cada cuerpo es universo" (por citar otra frase popular); no obstante, existen algunos lineamientos básicos, y ninguno como el siguiente.

Según el doctor Mark Hyman:

La herramienta más poderosa que tienes para transformar tu salud es tu tendero. Si te sientes confundido de lo que comes, hazte esta pregunta: ¿Lo hizo un ser humano o lo hizo la naturaleza? La naturaleza hizo un aguacate, pero no un Twinkie. Comer sano es realmente fácil.

Casi exactamente la misma idea es planteada por Michael Pollan, uno de los periodistas más reconocidos que escriben sobre alimentos y plantas en general (su último libro es sobre plantas psicodélicas). Según Pollan: "Si viene de una planta cómelo, si fue hecho en una planta no lo comas".

La frases es perfecta, pero Pollan agrega: "No comas nada que tu abuela no reconocería como comida", y es que la mayoría de los alimentos procesados que vemos en el supermercado oscilan en una tenue linea entre ser comida y ser otra cosa, una especie "frankenfood", híbridos de la naturaleza cuyos efectos secundarios son difíciles de medir. Para los despistados, advierte: "debes evitar productos que hagan afirmaciones sobre salud. ¿Por qué? Porque una afirmación sobre sus beneficios saludables en un alimento es un fuerte indicador de que no es realmente comida". Claro que esto último no debe seguirse dogmáticamente siempre.

Consciente del importante factor de nuestra microbiota (el ecosistema de bacterias que viven mayormente en nuestro intestino), Pollan enfatiza la importancia de las fibras vegetales que alimentan a estos microorganismos. Reconoce también la gran cadena o madeja de interconexión biológica y dice: "Eres lo que come lo que comes". Y con gran ironía critica a nuestra civilización, que "ha conseguido un increíble logro: desarrollar la dieta que nos enferma a todos".