*

X

La verdad detrás de la escena de supuesta 'violación' en 'El último tango en París', de Bertolucci

Arte

Por: pijamasurf - 11/27/2018

La polémica escena de la mantequilla en "El último tango en París" vuelve a dar de qué hablar a la muerte de Bernardo Bertolucci

Bernardo Bertolucci, uno de los grandes directores en la historia del cine, acaba de morir. Bertolucci dejó clásicos inolvidables como 1900 (probablemente su obra maestra), El ultimo emperador o más recientemente Dreamers, entre varias más. El nombre del genial director italiano, sin embargo, ha sido mancillado un poco en los últimos años por un llamativo caso de una supuesta "escena de violación no consensual" en la película El último tango en París. Aunque el tema en cuestión es delicado, es lamentable que la noticia que más ha llamado la atención hoy sobre el maestro italiano es otra vez esta acusación. Por ello la siguiente aclaración.

En 2007, la actriz Maria Schneider le contó al tabloide británico The Daily Mail que una famosa escena en la que Marlon Brando y ella tienen sexo -escena donde Brando, primero, inserta mantequilla como lubricante- no estaba en el guión. Schneider le dijo al Daily Mail que había sido idea de Brando, quien tenía 45 años (ella sólo 19), y que se sintió violada por Brando y Bertolucci. Se le avisó justo antes de la escena y Marlon le dijo "Maria, no te preocupes, es sólo una película". Maria luego se arrepintió de haberla filmado, según le dijo al Mail, y de no haber llamado en ese momento a su agente o abogado.

Ahora bien, existe un mito de que las escenas de sexo de esta película fueron reales, pero no fue así. En la misma entrevista, Maria dijo que las escenas no fueron reales: "Para nada. No había atracción entre nosotros. Para mí, él era más una figura paternal". Y agregó que ella se sentía muy cómoda desnuda, pues le parecía "hermoso". Más cómoda incluso que Brando, que denotaba cierto nerviosismo con su propia desnudez.

En la misma entrevista Maria manifestó su resentimiento porque Marlon y Bertolucci ganaron mucho dinero y ella, quien en ese entonces era una actriz poco conocida, sólo ganó unos 3 mil dólares. Y además, porque "Bertolucci era comunista".

Justo al tiempo de que surgía la ola de escándalos por abusos sexuales de hombres en posiciones de poder, esta noticia fue recogida por El Mundo de Alycia, lo cual hizo eco en numerosos sitios, incluyendo la revista Elle, con títulos hiperbólicos como "Bertolucci admite conspirar para filmar una escena de violación no consensual en El último tango en París". Luego siguieron innumerables celebridades feministas mostrando su indignación, "horror", "repugnancia", furia, etcétera.

Cuando este tema resurgió en el 2016, Bertolucci respondió explicando:

Las personas piensan que Maria no fue informada de la violencia que iba a sufrir (en la escena). ¡Falso! Maria sabía todo esto porque ella había leído el guión, en el que estaba descrito. (...) Lo que no sabía era la idea de la mantequilla. Fue esto, supe años después, lo que enojó a Maria, no la violencia de la escena, que ya estaba retratada en el guión.

Bertolucci agregó que es a la vez "consolador y perturbador que las personas puedan pensar que  lo que se ve en el cine realmente ocurre". Y señaló sentirse apenado por lo sucedido. La idea de la mantequilla se le ocurrió a él y a Brando ese mismo día y prefirieron no decirle a Maria hasta antes de la escena, para generar una reacción más fuerte.

Ahora bien, aunque sin duda es reprobable el hecho de que no le avisaran que usarían la mantequilla, es importante matizar -como no lo han hecho muchos sitios- que no fue violada, no hubo sexo en la escena ni penetración de ningún tipo, y la escena fue realizada bajo consentimiento (pues se le informó antes de que se realizara), si bien se puede argumentar, bajo el discurso actual, que hubo una posición de poder de por medio. Se trata de algo posiblemente manipulativo e insensible, pero resulta evidente que la intención de Bertolucci y de Brando era hacer que la escena fuera mejor y con esto, la misma película. Por supuesto, la barrera entre el arte y la vida (y los efectos negativos que lo primero puede tener en lo segundo) se vuelve muy tenue.

El caso es complejo, además, pues Maria tuvo algunos años en los que sufrió por problemas con las drogas, lo cual algunos medios quieren relacionar con el incidente, aunque ella misma lo asoció con la fama.

 

Aquí puedes ver la famosa (o quizás más bien infame) escena de la mantequilla

Te podría interesar:

Este mapa recrea el viaje de 10 años que Ulises realizó en la ‘Odisea’

Arte

Por: pijamasurf - 11/27/2018

Un excelente recurso para acompañar la lectura de la 'Odisea'

De todas las obras de tiempos remotos que han sobrevivido, la Odisea es probablemente una de las más entrañables. La Ilíada, su hermana, con la que casi siempre se presenta, también es una obra admirable, pero la verdad es que ambas tienen talantes muy distintos. La Ilíada celebra la valentía, canta la tristeza, señala la locura: en general, es mucho más grave. 

La Odisea, por otro lado, es más bien ligera. Recordemos que su protagonista, Ulises (u Odiseo, según la forma más cercana al griego antiguo), recibió los epítetos de “el astuto” y “el de las muchas vías”), y que la inteligencia fue el don que recibía continuamente de Atenea, por quien era protegido. El ingenio, por otro lado, como en el caso de Hermes, se caracteriza por la volatilidad, y de ahí la ligereza: el ingenio sabe siempre encontrar la salida, como Odiseo en la cueva de Polifemo.

La Odisea es así uno de los primeros relatos de aventuras de Occidente, aunque no exento de enseñanzas. Como le gustaba señalar a Borges, Ulises y Simbad son personajes análogos, que van de isla en isla y de aventura en aventura impulsados por una motivación secreta y acaso incomprensible. En el caso de Ulises no es posible dejar de señalar la añoranza por Ítaca, la isla que dejó durante 10 años para participar en la guerra de Troya. El mapa que se encuentra en este enlace es una excelente compilación de los lugares que Ulises visitó en ese recorrido.

Un viaje largo, como escribió Cavafis, “lleno de aventuras, lleno de experiencias”.