*

X

Una playlist de Caetano Veloso para resistir al régimen ultraconservador de Bolsonaro

Política

Por: pijamasurf - 11/01/2018

La elección de Jair Bolsonaro evoca en Caetano Veloso la dictadura militar que gobernó el país durante cerca de 20 años

El pasado domingo 28 de octubre, la sociedad brasileña eligió a un nuevo presidente, Jair Bolsonaro, quien obtuvo el 55% de los casi 105 millones de votos computados.

La elección ha causado cierta inquietud, porque Bolsonaro mismo es un personaje polémico. En distintas ocasiones se ha manifestado a favor de la tortura como práctica a la que una autoridad puede recurrir, ha expresado su admiración a la dictadura militar que gobernó Brasil entre las décadas de 1960 y 1980 y también ha hablado sobre la homosexualidad como una “desviación” que puede corregirse con golpes y reprimendas. 

Por estas y otras opiniones, a Bolsonaro se le considera un hombre de derecha y conservador, pero cabría decir que también intransigente y acaso peligroso; en suma, uno de los ejemplos más acabados de cómo ciertos rasgos de personalidad que rozan la locura y la psicopatía, pueden ser recompensados con el ascenso en la escala social y la obtención del poder.

Ante este panorama, algunas voces se han levantado en Brasil y otras partes del mundo para alertar sobre la radicalización a la que podría llevar el gobierno de Bolsonaro. Si bien no parece probable que se instale una nueva dictadura en el país sudamericano, se teme que ocurran otros efectos igualmente deleznables: desde la limitación de las libertades individuales hasta el franco desarrollo del uso autoritario del poder.

Caetano Veloso ha sido una de esas voces. Antes de la elección, el cantante publicó un artículo de opinión en The New York Times en donde señalaba los peligros que implicaba votar por el candidato del Partido Social Liberal. “Si Bolsonaro gana la elección, los brasileños pueden esperar una oleada de terror y odio”, escribió.

Sin embargo, Bolsonaro ganó, y todo parece indicar que Caetano Veloso será una voz disidente a lo largo de estos años que invitará no sólo a la reflexión sino, sobre todo, a la resistencia. 

Prueba de ello es la playlist que compartimos en esta nota, confeccionada y publicada por el cantante brasileño y que lleva como título simplemente “Política”. Las canciones que la integran pertenecen sobre todo a “Tropicália”, el movimiento musical y artístico encabezado por Veloso mismo, Gilberto Gil, el grupo Os Mutantes, Tom Zé, Gal Costa y otros. En los años de la dictadura, el rock de Tropicália fue una manera creativa de oponerse al régimen, de cuestionarlo y de llevar al gran público la reflexión necesaria para cambiar las cosas, posición que llevó a sus miembros a ser arrestados, encarcelados e incluso exiliados.

No obstante, ese no es el futuro que Caetano Veloso desea repetir. En su artículo del New York Times concluyó:

Muchas personas han dicho que planean irse a vivir al extranjero si gana el militar retirado. Yo nunca he querido vivir en otro país que no sea Brasil, y ahora tampoco quiero hacerlo. Ya me obligaron a vivir en el exilio una vez. No volverá a pasar. Quiero que mi música, mi presencia, sean una resistencia permanente ante cualquier rasgo antidemocrático que pueda surgir del probable gobierno de Bolsonaro.

¿Será esto lo que le espera a Brasil?

 

También en Pijama Surf: La información es el sistema de control (y está en todas partes)

Te podría interesar:

Vladímir Putin cargando adorables cachorros: ¿Hay alguien en el mundo que adore más a los perros que Putin?

Política

Por: pijamasurf - 11/01/2018

Videos muestran el lado dulce de la propaganda rusa

Aunque Vladímir Putin parece ser un tipo bastante rudo, pues fue agente de la KGB, es experto en judo y suele ser fotografiado para su calendario anual con el torso desnudo e interactuando con tigres y osos, en realidad tiene un corazón de oro y es especialmente cariñoso con los perros. Claro que es importante saber que Rusia tiene quizás el sistema de propaganda más sofisticado del planeta, como ha mostrado Adam Curtis en sus documentales. Parece ser que estas operaciones fotográficas son vitales para contrarrestar la imagen que tiene Putin, de ser un frío y desalmado dictador. No hay nada como cargar bebés o cachorros para ganarse el afecto del público. 

En el 2010, Putin recibió un adorable cachorro de su contraparte búlgaro y luego le pidió al público que participara para ponerle nombre.

En un momento incómodo -o posiblemente escenificado- su perro japonés Yume, que le fue regalado por el gobierno de Japón, le ladró a una comitiva de periodistas japoneses. Presumiblemente, Putin llevó al perro para probar que lo seguía teniendo.

En el 2017, su contraparte de Turkmenistán siguió la tradición de regalarle un perro a Putin. En esta ocasión, Putin aprovechó para darle al mandatario de Turkmenistán una lección sobre cómo tratar a los perros.

En este video se muestra a Putin interactuando con unos 10 perros diferentes. Pareciera que son parte de su staff de comunicación.

La biografía oficial de Putin dice que actualmente sólo tiene tres perros, pero eso sí, está involucrado en salvar y cuidar a muchos más. El más famoso de ellos es Koni, un labrador negro que le fue regalado por un general ruso.