*

X

Ve cómo un tipo fuma cannabis de un bong láser de 2 mil 400 dólares

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/09/2018

La parafernalia de la cannabis ha llegado a niveles muy altos

La inventiva de la gente que fuma cannabis se nota en su capacidad ilimitada de encontrar nuevas formas de consumir su querida planta y en la extraña y divertida parafernalia que generan. A fin de cuentas, el efecto psicoactivo de la marihuana no es algo aislado de la manera en la que se consume -el medio es el mensaje-, y pocas cosas más estimulantes para consumir cannabis que un bong láser. Alta tecnología stoner.

Este aparato desarrollado por la empresa Silicon Cali usa un láser de 2 watts y 445 nanómetros para encender la pipa del bong. Es hasta 400 veces más potente que el láser común. Como podemos ver en el video, aunque bajo los efectos de la luz negra, esto al menos agrega un importante estímulo visual al proceso de fumar. Pero una cosa es lo cool y lo divertido y otra es lo prudente e inteligente, pues este bong se vende en 2 mil 400 dólares, y es parte de una edición para coleccionistas que sólo lanzó 420 al mercado. Así que no es para cualquiera.

Además viene con unas gafas para proteger los ojos del láser, que puede irritarlos un poco, si bien según la compañía el bong "es seguro". A la par, el vidrio del bong cuenta con un juego de luces LED para ambientar cada calada. Y todo el aparato es controlado por una app que se instala en el teléfono.

Te podría interesar:

Esta es la la solicitud para fumar y cultivar marihuana legalmente en México

Psiconáutica

Por: pijamasurf - 11/09/2018

Existe ya un formato para obtener permiso para el autocultivo y consumo de cannabis en México

Desde 2017, México legalizó la marihuana con fines médicos, aunque de manera un tanto nebulosa, dejando en manos de la Secretaría de Salud regular quiénes acceden a un permiso para fumar cannabis. Según quedo estipulado:

La siembra, cultivo o cosecha de plantas de marihuana no serán punibles cuando estas actividades se lleven a cabo con fines médicos y científicos en los términos y condiciones de la autorización que para tal efecto emita el Ejecutivo federal.

En realidad, según notó Arturo Zaldívar, ministro de la Suprema Corte, desde hace 3 años existe un campo legal que teóricamente permite que se fume marihuana de manera recreacional:

La Corte determinó que la decisión de una persona mayor de edad de consumir marihuana con fines recreativos —no necesariamente medicinales— pertenece a esa esfera de autonomía personal protegida por la Constitución, ya que a través de dicha actividad se busca experimentar pensamientos, emociones o sensaciones en forma personal e íntima y que, por esa razón, su prohibición absoluta incide o afecta prima facie el derecho al libre desarrollo de la personalidad, por lo que sólo puede ser constitucional si ese grado de intromisión en la esfera de autonomía resulta proporcional a los fines públicos que se buscan tutelar con la medida.

Ahora bien, en la praxis, ni el consumo de marihuana con fines médicos ni su uso con fines recreativos parecen ser legales, en parte porque las personas no conocen los mecanismos legales para ejercer sus derechos, y en parte porque existe una especie de laguna y parálisis (que seguramente no durará demasiado, pues se espera que el gobierno entrante legalice la marihuana).

Las personas que quieren ejercer su derecho de consumir y cultivar su propia cannabis, deben hacer una solicitud ante la COFEPRIS (en el siguiente enlace puedes descargar la solicitud y consultar una guía para llevar a cabo el proceso).

La COFEPRIS ha sido acusada por diversas organizaciones civiles de bloquear las solicitudes y dar largas a las personas que buscan obtener su licencia para consumir cannabis, ya sea médica o recreacionalmente. Ante esto, la dependencia gubernamental ha negado dichas acusaciones y ha declarado:

La COFEPRIS, al día de hoy, ha recibido 534 solicitudes para uso lúdico y personal de la marihuana, de las cuales 9 han sido autorizadas, en atención de mandatos del Poder Judicial, y 180 han sido desechadas; el resto de las solicitudes se encuentran en proceso de resolución. Es importante señalar que de ésas, 290 ya fueron prevenidas aun sin respuesta, con un desistimiento y 57 en proceso de respuesta. Asimismo, se han emitido 305 permisos de importación para diversos medicamentos derivados de la cannabis.

Así que es muy probable que intentar fumar cannabis legalmente en México sea una pesadilla burocrática pero, de todas formas, alguien tiene que empezar a zanjar el camino.