*

X

Usar corbata hace que llegue menos sangre a tu cerebro (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 12/30/2018

Uno de los símbolos por excelencia de la masculinidad podría afectar seriamente la salud

Desde su adopción como parte de la vestimenta masculina hasta nuestros días, la corbata es uno de los símbolos más extendidos de formalidad, seriedad e incluso de cierto estatus social que puede portar el hombre. La corbata se ha asociado históricamente con profesiones liberales como la abogacía, con actividades como la política o el trabajo burocrático. A lo largo de casi 3 siglos (desde la Francia de Luis XIV, en el siglo XVII, hasta finales del siglo XIX, cuando procesos asociados con la Revolución Industrial hicieron posible su popularización), la corbata se consolidó como una prenda masculina por excelencia, fálica en un sentido simbólico, pues es indisociable de la apariencia de poder que busca transmitir.

Sin embargo… todo parece indicar que la corbata también obstruye la circulación sanguínea hacia el cerebro, con consecuencias que hasta el momento están por verificarse.

Este descubrimiento fue realizado por médicos del Hospital Universitario de Schleswig-Holstein, en Alemania, quienes analizaron la calidad de circulación de 30 personas, estudiando especialmente la cantidad de sangre que fluía hacia el cerebro. De dicho grupo, la mitad de los voluntarios portaban una corbata.

De acuerdo con las observaciones realizadas, la circulación sanguínea en las personas que usaban una corbata al momento del estudio fue menor en un 7.5%, en comparación con quienes no. La corbata presiona las venas que conducen sangre a la cabeza con fuerza suficiente como para afectar el flujo sanguíneo. 

Con todo, según aseguran los médicos, este efecto no es por sí mismo tan significativo como para tener consecuencias graves en la salud, excepto en quienes padezcan hipertensión, para los cuales sí puede ser un problema (incluso fatal, por lo que usualmente a estos pacientes se les recomienda no usar corbatas).

Cabe mencionar que en un estudio previo, publicado en el British Journal of Ophthalmology en 2003, se encontró que la corbata también añade presión innecesaria a los globos oculares, lo cual puede ser un factor para desarrollar glaucoma.

El estudio de los médicos de Schleswig-Holstein fue publicado en la revista especializada Neuroradiology, y puede consultarse en este enlace.

¿Qué te parece? Si bien a muchos les agrada portar una corbata (quizá por todo lo que ésta representa en su imaginario), esta investigación ofrece ciertas razones para cuestionar su utilidad en la vestimenta cotidiana de millones de personas.

 

También en Pijama Surf: Esta es la mejor zona del cuerpo para colocar una fragancia y oler bien todo el día

Te podría interesar:

Hacer ejercicio a lo largo de tu vida te ahorrará hasta 40 años de envejecimiento

Salud

Por: pijamasurf - 12/30/2018

El ejercicio físico parece ser la fuente de la eterna juventud, según esta investigación

Sobre los beneficios del ejercicio físico nunca se dirá lo suficiente. Si bien la información al respecto es más o menos conocida (en términos generales, todos sabemos que el ejercicio le hace bien al cuerpo), cada tanto se realizan nuevos descubrimientos que precisan esas ventajas.

Tal es el caso de una investigación dada a conocer recientemente, en la que se observó que los músculos del cuerpo de una persona que ronda los 70 años de edad pero que a lo largo de su vida mantuvo una rutina constante de actividad física, se encuentran en un estado semejante al de un joven con buena salud de 25 años de edad. 

Esto es, al menos a nivel muscular, el ejercicio físico es capaz de mantener el bienestar con una diferencia de entre 30 y 40 años con respecto al paso real del tiempo.

El estudio en cuestión estuvo dirigido por Scott Trappe, director del Laboratorio de Desempeño Humano de la Universidad Estatal de Ball, en Estados Unidos. Trappe se interesó por un hecho histórico conocido de la cultura estadounidense que ocurrió en la década de 1970, cuando se presentó un entusiasmo generalizado por el ejercicio físico, particularmente por la actividad de correr. En esos años se publicó, por ejemplo, un libro que se volvió un best seller y clásico instantáneo al respecto: The Complete Book of Running, de Jim Fixx (1977).

Trappe encontró que dicho “boom” echó raíces en muchas personas, quienes a partir de eso adoptaron la actividad física como un elemento usual de su vida. Algunos continuaron corriendo, otros comenzaron a nadar o a hacer ciclismo, algunos más se inclinaron por el ejercicio de su musculatura, etcétera. 

Siguiendo esos rastros, el investigador encontró a 28 personas (siete mujeres y 21 hombres) que durante los últimos 50 años continuaron ejercitándose, prácticamente sin interrupción. 

Para comparar el estado de salud de dicho grupo, Trappe reunió a continuación a un número similar de ancianos que realizaron poca o ninguna actividad física durante su vida adulta y, finalmente, a un grupo de jóvenes cercanos a los 20 años de edad.

En todos los casos, el investigador condujo pruebas de capacidad aeróbica muscular, esto es, la capacidad de los músculos para funcionar eficientemente y realizar actividades sostenidas con poco esfuerzo, poca fatiga y con una recuperación rápida. 

Esta prueba se complementó con estudios sobre ciertos niveles de enzimas en los tejidos musculares, para así tener un panorama completo al respecto.

Para sorpresa de los propios científicos involucrados, el tejido muscular de las personas que se ejercitaron constantemente a lo largo de la vida no difiere mucho en estado al de los jóvenes, lo cual pone en duda una de las ideas más aceptadas hasta ahora sobre los músculos y el sistema cardiovascular: que el bienestar de ambos declina con el tiempo. 

En cierta forma esta conclusión podría parecer evidente pues, después de todo, la vida necesita de la actividad para mantener su vigor. 

 

También en Pijama Surf: Esto es lo que le sucede a tu cerebro cuando dejas de hacer ejercicio (VIDEO)