*

X

Calendario astronómico 2019: los eventos celestes más importantes del año

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/06/2019

Conoce los eventos astronómicos más destacados de este 2019, sus fechas y los lugares desde donde serán visibles

Con el inicio de un nuevo año, llega también cierta inclinación justificada de comenzar a planear. Nuevos hábitos, nuevos proyectos, nuevas intenciones: en casi todo, requiere de cierta previsión que podamos llevar a buen término cada una de estas resoluciones.

En ese espíritu y pensando en nuestros lectores que, junto con nosotros, disfrutan de la contemplación del firmamento nocturno, compartimos ahora un breve calendario con los eventos astronómicos más importantes de 2019. 

Por lo demás, en casi todos los casos procuraremos contar con alguna forma de transmisión en vivo, para así poder observarlos aun cuando no sean visibles en los lugares donde cada uno de nosotros habita.

Sin más, aquí los fenómenos y sus fechas.

 

ENERO

05-06: Eclipse parcial de sol

Ya en la primera semana del año el firmamento nos tiene reservada esta sorpresa, en la víspera de la Epifanía: un eclipse parcial de sol que recorrerá las zonas boreales de Asia y del Pacífico.

 

20: Eclipse total de luna

El día 20 de enero ocurrirá un eclipse total de luna, que será visible en casi todo el mundo y que tendrá una duración de 1 hora.

 

22: Conjunción de Venus y Júpiter

Entre la astronomía y el simbolismo que ésta posee aún, los últimos días de enero ofrecerán un espectáculo profundamente hermoso, cuando Venus y Júpiter aparezcan claramente visibles y cercanos en el cielo de la mañana. Venus pasará a tan sólo 2.4º por encima de Júpiter, el planeta más voluminoso de nuestro sistema solar, como si con ello el cosmos nos quisiera decir que el amor triunfa sobre el poder. Ambos serán visibles como puntos luminosos y especialmente brillantes a la derecha de Antares, la estrella más notoria de la constelación de Escorpio. Por si esto fuera poco, a esta danza se sumará la Luna, cerca del día 31, en su fase creciente.

 

FEBRERO

18: Conjunción de Venus y Saturno

El tránsito de Venus continuará a mediados de febrero sobre la órbita de Saturno, el planeta de los anillos consagrado también al dios del tiempo. Ambos cuerpos serán visibles igualmente en el firmamento matutino.

 

19: Superluna

El fenómeno de la "superluna", que en años recientes ha ganado una tremenda popularidad, tendrá este 19 de febrero su edición 2019, pues será en este día cuando nuestro satélite natural alcance su punto más cercano con respecto a la Tierra en todo este año (conocido técnicamente como perigeo, una distancia de 356,761 km).

 

JULIO

02: Eclipse total de sol

Este es el segundo eclipse solar de 2019. En este caso, se trata de uno total, que no ocurría desde 2017. La zona de visibilidad es relativamente limitada para la población humana, pues únicamente aquellos habitantes de la región del Pacífico Sur podrán atestiguarlo: Nueva Zelanda en primer lugar y, en el caso de América, Chile, Argentina y Uruguay son algunos países donde será visible. En otras zonas de América del Sur y Central se observará parcialmente. 

 

AGOSTO

12-13: Lluvia de estrellas de las perseidas

La lluvia de las perseidas, uno de los espectáculos celestes más esperados del año (conocido también como las "lágrimas de San Lorenzo"), enfrentará en 2019 cierta adversidad, pues coincide con la luna llena de agosto. Con todo, en la madrugada del día 13, cerca de 1 hora antes del amanecer, será posible contar con la oscuridad necesaria para disfrutarla.

 

NOVIEMBRE

11: Tránsito de Mercurio

Este año el tránsito de Mercurio frente al Sol será visible en su totalidad al este de América del Norte y en los países de Centro y Sudamérica. En otras zonas del orbe, se observará parcialmente. Cabe mencionar que para América del Norte será el último fenómeno de este tipo que se pueda apreciar en la zona hasta el año 2049.

 

24: Conjunción de Venus y Júpiter

A poco de cerrar el año, Venus y Júpiter vuelven a encontrarse, esta vez con aún más cercanía. En esta ocasión, Venus se observará a tan sólo 1.4º por encima de Júpiter.

 

28: Conjunción de Venus, Júpiter y Saturno

Rememorando el inicio del calendario astronómico, en noviembre Venus tendrá a su lado a dos de los planetas más imponentes del Sistema Solar: Júpiter, el planeta del poder, y Saturno, el planeta del tiempo. Por lo demás, Venus estará coronado por la Luna apenas creciente que se asomará por esos días.

 

DICIEMBRE

26: Eclipse anular de sol

El último eclipse solar de 2019 ocurrirá 1 día después de Navidad y también cerca del final de año. En esta ocasión, el también llamado "anillo de fuego" será visible únicamente en el hemisferio oriental de la Tierra, que va de los países del Medio Oriente a aquellos situados en el oeste del océano Pacífico. Pulau Gin Besar, una de las islas de Indonesia, será el punto ideal para observar este espectáculo, pues será ahí donde se presentará el tiempo máximo de exposición: 3 minutos y 39 segundos.

 

¿Qué te parece? ¿Ya tomaste nota? No dudes en seguirnos en nuestros perfiles de redes sociales para contar con la información pertinente para cada uno de estos eventos.

Te podría interesar:

Estos 2 'relojes' del cerebro humano nos permiten prever el futuro (ESTUDIO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/06/2019

Un fascinante descubrimiento sobre la forma en que el cerebro humano es capaz de percibir el paso del tiempo

Probablemente hay pocas “máquinas” tan perfectas como el cerebro humano. Si bien, en épocas recientes, ciertos desarrollos de las ciencias de la computación han alcanzado niveles notables, hasta la fecha no ha sido posible igualar las capacidades del cerebro humano, que además del cálculo o la memoria, nos permite realizar un sinfín de operaciones más, entre las cuales es posible citar la creatividad, la invención y todas aquellas que permiten nuestras actividades cotidianas, ni más ni menos.

Pero si el cerebro es tan admirable es quizá también porque aun ahora es, en parte, un misterio para nosotros. Pese al avance de la investigación científica, muchos de sus procesos son todavía un enigma, a pesar de que sabemos de su existencia y nos servimos de ellos a cada momento en nuestra vida.

Uno de esos procesos ha sido objeto de estudio en una investigación reciente llevada a cabo en la Universidad de California en Berkeley, en la cual se buscó conocer con más detalle cómo es posible que nuestro cerebro nos permita predecir o anticipar eventos que no han sucedido aún pero que tienen una probabilidad elevada de ocurrir.

El estudio, realizado por los especialistas en neurociencias Assaf Breska y Richard Ivry, sugiere que el cerebro humano posee dos formas distintas de percibir el tiempo, las cuales pueden compararse con dos “relojes” internos con funciones diferentes y específicas: uno está basado en los recuerdos de las experiencias vividas, mientras que el otro se enfoca en la percepción del ritmo de los eventos presentes. 

Cada uno funciona por su lado pero, cuando se trata de tomar una decisión en la realidad, de ambos es posible extraer una especie de conclusión dialéctica que nos permite “predecir” un acontecimiento.

Así, por ejemplo, en la práctica de un deporte, en la ejecución musical o en la elaboración de un discurso (hablado o escrito), tareas en las cuales nos basamos consciente o inconscientemente en experiencias ya tenidas pero, por otro lado, atentos a lo que sucede en ese momento, somos capaces de actuar. Atrapar o patear un balón, presionar una tecla o un pedal, elegir una palabra y no otra al hablar con alguien: en todo ello, a decir de los investigadores, es posible encontrar los efectos del trabajo coordinado de ambos relojes.

Para llegar a estas observaciones, los científicos analizaron la capacidad de personas afectadas con la enfermedad de Parkinson para calcular la temporalidad de ciertos procesos. Al analizar la manera de proceder de estos pacientes notaron que, en general, una enfermedad de este tipo afecta sustancialmente la percepción temporal de la realidad. 

Al intentar explicar el fenómeno, establecieron una relación entre el buen estado del cerebelo y los ganglios basales, dos partes del cerebro humano que usualmente se han asociado con el movimiento y la generación del pensamiento pero que, como sugiere esta investigación, podrían tener también una relación íntima con la percepción y el cálculo del tiempo.

En ese sentido, la experiencia con las personas que padecen la enfermedad de Parkinson también condujo a los investigadores a otra observación: cuando uno de los relojes deja de funcionar, es muy posible que el otro también. En el caso de estos pacientes, esto fue notado en el hecho de que la pérdida de su memoria llevó a una deficiencia en la percepción del tiempo presente.

Sorprendente, ¿no es cierto? No dejes de compartirnos tu opinión al respecto en la sección de comentarios de esta nota, o a través de nuestros perfiles en redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Nuevo estudio sugiere que la continuidad del tiempo es una ilusión