*

X

El premio Nobel James Watson afirma que los blancos son más inteligentes que los negros

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/09/2019

El codescubridor de la doble hélice del ADN vuelve a ser noticia por su postura racista en torno a la genética

James Watson es famoso por descubrir, junto con Francis Crick, la estructura helicoidal del ADN, y en tiempos recientes, por sus puntos de vista racistas. El documental Decoding Watson de la televisión pública de Estados Unidos ha vuelto a levantar polémica sobre un tema que cada tanto resurge en los medios y que insidiosamente coloca en la palestra un asunto bastante controversial y ofensivo.

El periódico El País documenta que en 2007 Watson comentó que las políticas de cooperación con África no tenían mucha esperanza, ya que "se basan en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras que todas las pruebas dicen que no". Esto hizo que fuera obligado a abandonar su puesto en el laboratorio Cold Spring Harbor. En el documental se le pregunta a Watson si su opinión sobre el mismo tema ha cambiado, y él responde: "En absoluto. Me gustaría haber cambiado, que hubiese habido nuevos descubrimientos científicos que mostrasen que lo adquirido es mucho más importante que lo innato, pero no los he visto". 

Hay que decir que más o menos de manera unánime la comunidad científica condenó esta visión, considerándola seudocientífica y racista. Existen estudios demográficos de inteligencia (IQ) que suelen indicar que la población caucásica tiene mejores resultados que la población africana o afroamericana, pero esto se debe, según se acepta en la comunidad científica, a cuestiones de educación, economía y acceso a recursos, y no a una razón genética. Un polémico estudio realizado por Gregory Cochran sostiene que los judíos askenazis son la raza más inteligente del mundo, y algunas personas han sugerido que esto se debe a razones endogámicas. De acuerdo con Cochran y su equipo de investigadores de la Universidad de Utah, los judíos asquenazis han ganado el 27% de los Premios Nobel de Ciencias concedidos a estadounidenses y el 50% de los campeonatos de ajedrez, pese a ser el 3% de la población mundial. Esto es algo a lo que Watson se ha referido antes. 

Sobre las posturas de Watson, Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, declaró: "Es decepcionante que alguien que ha hecho contribuciones tan innovadoras a la ciencia esté perpetuando creencias tan dañinas y tan infundadas científicamente".

Steven Pinker, profesor de psicología de Harvard, ha comentado  los resultados de las pruebas de IQ de Gregory Cochran y su equipo, y cuestiona la hipótesis de que se deban una cuestión genética. Pinker explora numerosas hipótesis posibles. Entre ellas, la posibilidad de que por sus trabajos mercantiles los judíos asquenazis se vieron obligados a interactuar con comunidades de distintas culturas, aprendiendo así otros idiomas y desarrollando habilidades del tipo que hoy se conocen como "networking". Pinker concluye, por otro lado, que este tipo de investigación que resalta perfiles étnicos no es positivo para la ciencia, si bien estudiar las mutaciones genéticas de los diferentes grupos étnicos obviamente sí tiene una importante función científica. 

Por su parte, el paleontólogo Stephen Jay Gould teorizó que la inteligencia general como tal no existe y que, en todo caso, no hay evidencia de que se herede. En su libro The Mismeasure of Man, Gould hizo un argumento en contra del determinismo biológico, argumentando que los genes no son definitivos para marcar un destino social. Gould dice que la correlación entre la inteligencia del padre y la madre y sus hijos no significa causalidad, y que además la evidencia presumida entre la correlación puede atribuirse tanto a herencia genética como a factores ambientales. Gould enfatizó que la tendencia a convertir el cociente intelectual en una entidad abstracta era un caso de reificación.

En una entrevista de 2007, Watson dijo:

No me preocupa decir lo que pienso. (...) Di la espalda a la izquierda porque no les gusta la genética. La genética implica que a veces en la vida fracasamos porque tenemos malos genes. [Las personas de izquierda] quieren que todo fracaso en la vida sea culpa del malvado sistema.

En las últimas década, pese a que la genética parecía ser el santo grial del conocimiento humano, la ciencia ha notado que existen muchos factores importantes que determinan las capacidades y la salud de una persona, por lo cual el determinismo genético es un pensamiento un tanto obsoleto y fallido.

Te podría interesar:

Estos 2 'relojes' del cerebro humano nos permiten prever el futuro (ESTUDIO)

Ciencia

Por: pijamasurf - 01/09/2019

Un fascinante descubrimiento sobre la forma en que el cerebro humano es capaz de percibir el paso del tiempo

Probablemente hay pocas “máquinas” tan perfectas como el cerebro humano. Si bien, en épocas recientes, ciertos desarrollos de las ciencias de la computación han alcanzado niveles notables, hasta la fecha no ha sido posible igualar las capacidades del cerebro humano, que además del cálculo o la memoria, nos permite realizar un sinfín de operaciones más, entre las cuales es posible citar la creatividad, la invención y todas aquellas que permiten nuestras actividades cotidianas, ni más ni menos.

Pero si el cerebro es tan admirable es quizá también porque aun ahora es, en parte, un misterio para nosotros. Pese al avance de la investigación científica, muchos de sus procesos son todavía un enigma, a pesar de que sabemos de su existencia y nos servimos de ellos a cada momento en nuestra vida.

Uno de esos procesos ha sido objeto de estudio en una investigación reciente llevada a cabo en la Universidad de California en Berkeley, en la cual se buscó conocer con más detalle cómo es posible que nuestro cerebro nos permita predecir o anticipar eventos que no han sucedido aún pero que tienen una probabilidad elevada de ocurrir.

El estudio, realizado por los especialistas en neurociencias Assaf Breska y Richard Ivry, sugiere que el cerebro humano posee dos formas distintas de percibir el tiempo, las cuales pueden compararse con dos “relojes” internos con funciones diferentes y específicas: uno está basado en los recuerdos de las experiencias vividas, mientras que el otro se enfoca en la percepción del ritmo de los eventos presentes. 

Cada uno funciona por su lado pero, cuando se trata de tomar una decisión en la realidad, de ambos es posible extraer una especie de conclusión dialéctica que nos permite “predecir” un acontecimiento.

Así, por ejemplo, en la práctica de un deporte, en la ejecución musical o en la elaboración de un discurso (hablado o escrito), tareas en las cuales nos basamos consciente o inconscientemente en experiencias ya tenidas pero, por otro lado, atentos a lo que sucede en ese momento, somos capaces de actuar. Atrapar o patear un balón, presionar una tecla o un pedal, elegir una palabra y no otra al hablar con alguien: en todo ello, a decir de los investigadores, es posible encontrar los efectos del trabajo coordinado de ambos relojes.

Para llegar a estas observaciones, los científicos analizaron la capacidad de personas afectadas con la enfermedad de Parkinson para calcular la temporalidad de ciertos procesos. Al analizar la manera de proceder de estos pacientes notaron que, en general, una enfermedad de este tipo afecta sustancialmente la percepción temporal de la realidad. 

Al intentar explicar el fenómeno, establecieron una relación entre el buen estado del cerebelo y los ganglios basales, dos partes del cerebro humano que usualmente se han asociado con el movimiento y la generación del pensamiento pero que, como sugiere esta investigación, podrían tener también una relación íntima con la percepción y el cálculo del tiempo.

En ese sentido, la experiencia con las personas que padecen la enfermedad de Parkinson también condujo a los investigadores a otra observación: cuando uno de los relojes deja de funcionar, es muy posible que el otro también. En el caso de estos pacientes, esto fue notado en el hecho de que la pérdida de su memoria llevó a una deficiencia en la percepción del tiempo presente.

Sorprendente, ¿no es cierto? No dejes de compartirnos tu opinión al respecto en la sección de comentarios de esta nota, o a través de nuestros perfiles en redes sociales.

 

También en Pijama Surf: Nuevo estudio sugiere que la continuidad del tiempo es una ilusión