*

X
La astrología expande enormemente el significado de los procesos a nivel individual y colectivo a través de sus símbolos y arquetipos

La consulta astrológica y la psicoterapia como práctica metafísica, tienen el propósito de reunir la psique individual con el alma del mundo, encarnando conscientemente la psique y la experiencia personal con el mundo de las fuerzas, imágenes y mitos que organizan la personalidad y que, al mismo tiempo, son el acceso al mundo invisible del alma. Mundo a través del cual la persona, eventualmente, colmará la intrínseca necesidad humana de sentirse relacionado a algo más grande que sí mismo.
La astrología expande enormemente el significado de los procesos a nivel individual y colectivo a través de sus símbolos y arquetipos, los cuales tienen ritmos, cualidades. La carta natal, en su dimensión psicológica, describe posibles patrones de personalidad, dialécticas míticas que habitan y toman fuerza en diferentes períodos de la vida. Por lo tanto, la carta natal puede, a través de un proceso terapéutico, conectarlo a uno mismo con su ser profundo, sintonizarse y refinar las propias cualidades en orden de descubrir la manera distintiva de ser en el mundo. Así, al permitir que nuestro ser profundo emerja conscientemente, estamos asistiendo a que nuestro destino se cumpla, y, por ende, estaremos asistiendo, como participantes activos, al plan cósmico.
La astrología, además, puede aportar a la actual psicología, o, mas bien diría, puede devolver al estudio de la psique sus bases metafísicas.
Desde esta perspectiva, tanto estudiar astrología como iniciar un proceso terapéutico a través de la consulta astrológica, es un viaje por las profundidades de las imágenes planetarias y fuerzas universales que dan vida y se manifiestan a través del cuerpo y los hechos momento a momento. Conocer las fuerzas e imágenes que gobiernan nuestra postura, carácter y destino, nos reúne con el cosmos en su sentido griego original: el de orden inteligente. La experiencia cumbre de la astrología es la de sentir cómo este orden inteligente nos incluye, y opera en nuestra psicología integral y hechos cotidianos, manifestándose a través de todas las formas de existencia cíclicamente.
Por lo tanto, nuestra experiencia y modalidad de ser en el mundo, y cómo respondemos a las vicisitudes cotidianas, no puede sino revolucionarse al estudiar astrología.
Sin embargo, astrología no es sólo la carta natal, la cual, además, puede ser interpretada de maneras diferentes según la cultura que la mire, como también afinidades y cartas natales personales. La astrología, además de contar con esta herramienta altamente eficaz de medición de los complejos arquetípicos principales de una persona y el mapa evolutivo de su desarrollo, el mayor aporte que en la actualidad, desde mi punto de vista, la astrología puede aportar a la psicología como disciplina moderna que es, es el de otorgarle un marco cosmológico que devuelva al estudio de la psique humana sus bases metafísicas.
Nuestra visión del mundo da forma a nuestras ideas, sensaciones y creencias desde las cuales interpretamos nuestras experiencias y accionamos en el mundo. Nuestra cosmovisión funciona a manera de un marco conceptual que organiza y da sentido a nuestra experiencia de ser en el mundo, y condiciona cómo respondemos a los hechos cotidianos y cómo nos relacionamos con los demás seres humanos y especies de nuestro entorno. Usualmente estos supuestos, creencias e ideas que dan forma y entendimiento de nosotros mismos, y la vida en general, permanecen inconscientes. A nivel colectivo, este conjunto de supuestos e ideas implícitas que conforman nuestra cosmología se apoya en ideas todavía más profundas e inconscientes acerca del lugar y el propósito del ser humano en el cosmos.
La exploración de un nuevo marco de referencia desde el cual damos sentido a la realidad nos puede orientar en esta transición. Esta exploración nos guiará necesariamente a cuestionar las creencias de base desde las cuales interpretamos y damos sentido a las experiencias, al mundo, las relaciones y a nosotros mismos.
La real aceptación de la correlación entre los ciclos planetarios y los ciclos psicológicos, implica el derrumbe de ideas muy profundas e invisibles que dan forma tanto a nuestra experiencia psicológica como a la percepción del ser humano y su función en el mundo.  Aceptar que somos habitados por un entramado de fuerzas representadas en los mitos y las relaciones entre los dioses, confronta directamente el paradigma monoteísta y piramidal en cual actualmente vivimos, en cual un dios trascendente ha creado el mundo pero se encuentra por fuera de él. Por tanto, la materia y la fuerza que la anima se encuentran fragmentadas, y esta fragmentación se expresa en nuestro modo de vida y es el reflejo de la relación con nuestros aspectos sutiles e imaginales. A partir de esto, se puede deducir que, de la idea de dios y, por la ende, la relación con el misterio, fundamentalmente monoteísta, deviene una psicología centrada en el yo. Aceptar que nuestra experiencia interna es plural, compleja y politeísta, que somos habitados por voces ancestrales y fuerzas universales implica el derrumbe de nuestra vieja experiencia de lo divino, una que pareciera ya no satisfacer la necesidad numínica de las personas.
A través de la consulta astrológica y la psicoterapia, los dioses vuelven a entrar al mundo y las fuerzas encarnan en el cuerpo, ya que la práctica metafísica de la astrología y la psicoterapia tienen como propósito reunir la psique y el cosmos, la materia y la energía, la conciencia y el cuerpo, a través del contacto con las fuerzas-dioses planetarios. Y así, de esta manera, vivir en concordancia con el orden inteligente a través de nuestro cuerpo y acciones cotidianas.

Estudiar astrología
Estudiar y aprender astrología también opera como práctica metafísica, incluyendo todo lo descrito anteriormente.
Hay preguntas fundamentales que aparecen cuando nos disponemos a estudiar e investigar astrología: ¿existen relaciones intrínsecas entre las estrellas, el ser humano y los hechos cotidianos? ¿existe una conexión entre todas las cosas?
Esto nos lleva a una de las premisas en cuales se basa la cosmovisión de la astrología: el cosmos como una totalidad interdependiente. El cosmos como una entidad viviente, animada e inteligente. En la cultura de la Grecia clásica, kosmos refería a un orden inteligente, en la cultura moderna cosmos es entendido mayormente como “todo lo que esta allá afuera, lejos, en la inmensidad”.
La percepción de interconectividad entre todas las formas de existencia, del cosmos como organismo inteligente que refleja un entramado de patrones coherentes y dinámicos, se refleja también en la experiencia personal, al percibirnos como seres complejos y plurales, percibiendo la posible reunión y colaboración entre las diferentes dinámicas psicológicas internas y la respuesta que damos a nuestro entorno.
Otra pregunta fundamental e inevitable es aquella relativa a la naturaleza del tiempo. ¿Qué es el tiempo? ¿es algo abstracto, cuantitativo, lineal? ¿o contiene cualidades, dinámicas que se manifiestan a través de los hechos externos y la psicología interna? ¿Qué expresa acerca del tiempo la evidente correlación entre los movimientos del cielo y los eventos en la tierra?
Esto nos lleva a otra premisa: “el tiempo como orden universal”.
La astrología evidencia que el tiempo está organizado, que contiene una coherencia rítmica que es posible mapear a través de la carta natal, los tránsitos, y las distintas técnicas interpretativas que se han desarrollado a través de las diferentes épocas y culturas.
(Relativo a esto, y en los tiempos actuales de gran popularización de los símbolos de las astrología, cabe hacer una aclaración. Mucho de lo que hoy en día se entiende como astrología se refiere, en realidad, a la astrología occidental).
Estudiar e investigar astrología y, por sobre todo, ir descubriendo su evidencia en nosotros mismos y en nuestra vida cotidiana, nos llevará, tarde o temprano, a una revolución perceptiva, psicológica y ontológica, ya que la percepción de la realidad en cual se funda la astrología, la de un cosmos interconectado, vivo, inteligente, animado, ordenado y coherente, es esencialmente diferente a nuestra actual modalidad de ser en la vida. A partir de ese momento, en el cual se habrá revelado el amor que surge en la unión de la psique y el cosmos, el principal aprendizaje será aprender a sentirnos participantes del cosmos, re-aprendiendo y cocreando un nuevo modo de vivir.
Siendo que la astrología se apoya en la percepción de que el universo es una unidad interrelacionada, a menor escala, el Sistema Solar y, por lo tanto, la carta natal como representación simbólica del ser humano, es también una unidad relacionada, un sistema energético dinámico.
La carta natal representa la naturaleza multidimensional del ser humano.
La percepción del ser humano, el planeta y el cosmos como un sistema unitario, integrado e interdependiente es la base de la cosmovisión holística que la astrología evidencia.
Sin embargo, desde que nacemos y en tanto nos vamos desarrollando dentro de un contexto particular, vamos construyendo una idea de nosotros mismos que tiende a fragmentar la totalidad que somos.
Para ello, cabe mencionar la naturaleza del arquetipo.

COSMOLOGÍA ARQUETIPAL
Los arquetipos representan, en los diferentes niveles de manifestación, un patrón de organización a través del cual las fuerzas naturales se vehiculizan y toman forma en la experiencia material y humana.

Dimensiones del arquetipo
✴Arquetipos metafísicos: las Ideas de Platón, La geometría y matemáticas de Pitágoras // Dimensión vibracional
✴Arquetipos mitológicos: los arquetipos son comparados con dioses y diosas // Dimensión colectiva
✴Arquetipos psicológicos: Jung, planetas // Dimensión individual

Para ello, utilizamos otra herramienta que es la INVESTIGACIÓN TRANSPERSONAL.
La investigación transpersonal implica abrir un espacio de cuestionamiento y observación de nuestros patrones de respuesta, relación, conducta, sensación y pensamiento. Y cómo estos patrones se anclan en patrones culturales y universales. Despertar la percepción de patrones, el ojo arquetipal, aprender a captar relaciones, asociaciones donde antes no las veíamos, porque se encuentran en una dimensión de la realidad que no es visible a los ojos físicos, sino que para ello es necesario despertar y desarrollar nuevos órganos de percepción, lo cual requiere una radical revolución perceptiva, ya que esto implicaría aceptar que el mundo percibido por los cinco sentidos es el aspecto visible de configuraciones invisibles.

 

soledaddavies.com

psicocymatica.com

Te podría interesar:
¿Hay algo de cierto en la leyenda de que la luna excita sexualmente a las personas?

Si uno busca en Internet palabras clave relacionadas al sexo o al incremento del deseo sexual durante la luna llena se encontrará con innumerables páginas, donde no sólo se habla de esta "leyenda urbana" (¿o leyenda pagana?), sino que numerosas personas en foros (por ejemplo, estos testigos de Jehova, que aseguran sentir "calentura" cuando llega esta fase lunar) y blogs afirman sentirse más excitados cuando se acerca la luna llena o durante el plenilunio. Claro que no se encuentra información científica al respecto, ni debería de esperarse encontrarla, ya que por una parte la ciencia considera que esto sería astrología -y la astrología es el emblema de la llamada seudociencia- y, por otro lado, no sería algo fácil de medir objetivamente, aunque se podrían idear algunos experimentos.

Dicho eso, existe una serie de evidencias científicas que sugieren que la luna llena sí tiene ciertos efectos en el ser humano. Históricamente se ha notado una relación entre los ciclos lunares y la menstruación (como la palabra indica, menstruación y "moon" tienen la misma raíz). Esto es algo que muchas mujeres piensan que es completamente intuitivo y natural. Por otro lado, existen reportes de más accidentes en luna llena e incremento de crímenes (aunque los científicos argumentan que ello se debe a que la gente se distrae viendo la Luna). El efecto "lunático" se observa también en que aparentemente las cirugías en noches de luna llena tienen mejores resultados, presumiblemente porque existe más energía en estos días. 

En el Canon interno del emperador amarillo (Huangdi Neijing), para algunos la biblia de la acupuntura, se dice:

Al principio de la luna creciente, el qi y la sangre se originan como esencia, y el qi de defensa se empieza a mover. Cuando el disco de la Luna está lleno, la sangre y el qi están repletos, los músculos y el tejido firmes. Cuando el disco de la Luna se vacía los músculos y el tejido menguan, los conductos y los vasos se agotan y el qi de defensa se pierde.

Este texto sugiere que en la luna creciente se presenta un incremento de energía (qi) que culmina en la luna llena. Teóricamente, en la luna llena es cuando hay más energía -pues se refleja más de la luz del Sol en la noche-, algo que coincide con las leyendas populares que cuentan que en las noches de luna llena suceden fenómenos "lunáticos", locura, pasión, violencia. 

La astrología antigua consideraba el ciclo lunar de 29 días como de la misma importancia que el ciclo solar anual. Es por ello que, hasta la fecha, se siguen celebrando importantes fiestas religiosas en noches de luna llena. En la astrología árabe se seguían las llamadas mansiones lunares que mapeaban, por así decirlo, las cualidades particulares de 28 lunas en relación al zodiaco. Basado en este sistema, el poeta W. B. Yeats, miembro de la Orden Hermética de la Aurora Dorada (Golden Dawn), creó su propia versión, la cual publicó en su texto A Vision. Ahí Yeats sugiere que es en la fase 13 -más o menos equivalente a 1 o 2 días antes de la luna llena- cuando "la sensualidad completa es posible, esto es, sensualidad sin la intermezcla de cualquier otro elemento". El in crescendo lunar llega a su plenitud erótico-energética. 

La fase 14 será la de "máxima belleza posible", quizás como resultado también de la concretización del máximo amor sensual. Las mujeres más bellas, como llenándose de la plenitud lunar, nacen en esta fase, dice Yeats, incluyendo a Elena de Troya, cuya belleza hizo arder aquella ciudad y la mente de los poetas desde entonces. 

La fase 15 es cuando "la contemplación y el deseo, vueltos una misma cosa, habitan en un mundo donde cada imagen amada tiene una forma corpórea y cada forma corpórea es amada. Este amor no sabe ya nada de deseo, porque el deseo implica esfuerzo". Aquí, de alguna manera, se cumple la obra de sexualidad alquímica.

Todo esto puede ser mera especulación o una especie de imaginación poética. Sin embargo, queda la posibilidad de poner a prueba la leyenda urbana o la sugestión fantasiosa, simplemente observando el cuerpo. La próxima luna llena ocurrirá el 27 de julio así que, de ser cierto, por estas fechas debe sentirse un incremento -aunque sutil- del deseo sexual o una sensibilidad al magnetismo lunar, que tradicionalmente se asocia con el crecimiento, el agua y las emociones. Queda en el lector detectar si se trata de mera sugestión seudocientífica o si realmente la energía de la Luna excita el cuerpo. Lo que sí es indudable es que para aquellos sensibles a la poesía y a la belleza astronómica, la Luna será siempre un gran afrodisíaco, la fuente de la fantasía. Como escribió Octavio Paz:

Anoche

en tu cama

éramos tres:

tú      yo     la  luna.

Ve aquí la transmisión del eclipse lunar del 27 de julio

Todo lo que necesitas saber para ver el eclipse