*

X

La increíble elegancia y sensualidad de la danza bharatanatyam y sus fusiones modernas

Arte

Por: pijamasurf - 01/23/2019

La enorme sofisticación, belleza y sensualidad del bharatanatyam​

Probablemente ninguna civilización ha desarrollado de una manera más exhaustiva y sofisticada el arte de la danza que la India, tierra de alta refinación estética que incluye en su canon 10 u 11 tipos de danza clásica. Sobra decir que en la India la danza tiene una función sagrada y se realiza como parte de un drama que busca crear un rasa, emoción o deleite estético que fusiona la experiencia artística con la devocional. Una de las formas de danza clásica es el bharatanatyam​ (también conocida como sadir), probablemente la más popular.

Este es el género que se practica en la región sureña de Tamil Nadu, exclusivamente por mujeres, generalmente en un solo. El bharatanatyam se caracteriza por su sofisticado vocabulario de gestos o mudras (con las manos, la mirada, la cara, etc.), todos los cuales comunican una cierta emoción, intención o incluso un elemento narrativo. Este tipo de danza tiene 2 mil años de tradición, si bien fue prohibido durante un tiempo por el imperio británico -y sus buenas conciencias victorianas- ya que se veía en él una sensualidad intolerable, que fue vinculada con las devadasi (algo que es cuestionado actualmente por académicos) o sirvientas de los templos, especie de vírgenes vestales que realizaban danzas e invocaciones pero que en tiempos corruptos llegaron a ser prostituidas.

La danza es sincronizada con música clásica, cantos y gestos faciales codificados que narran también episodios de las epopeyas o de los puranas. La danza se convierte en un texto sensual. La bailarina entra en un éxtasis en el que disuelve su cuerpo en el ritmo y en la narrativa sagrada.

A continuación, un pedazo invocatorio:

Un ejemplo menos común, de danza colectiva dedicada a Shiva. Como si las chicas fueran un compuesto de Nataraja, el dios de la danza, conocido por sus múltiples brazos.

Y ahora una versión moderna de tribal-fusion inspirada en el bharatanatyam, ejecutada por la bailarina ucraniana Yana Kramneva, una moderna apsara. Ciertamente no para puristas, pero de un nivel de sensualidad que aunque rompe con los preceptos clásicos alcanza una inusitada altura de belleza y voluptuosidad, bebiendo de las fuentes clásicas pero adaptándolas a un modo más osado. Sin duda un espectáculo que los dioses de la India, que también llegaban a infatuarse por las mujeres de la tierra, estarían espiando desde el cielo.

 

Te podría interesar:

La rutina perfecta de piso de la gimnasta Katelyn Ohashi, un tour de force de ritmo y precisión

Arte

Por: pijamasurf - 01/23/2019

Una poderosa demostración de júbilo, poder, ritmo y libertad en el piso

La rutina de piso de la gimnasta Katelyn Ohashi en un reciente torneo universitario no sólo recibió un 10 perfecto sino que explotó la red, volviéndose uno de los videos virales en lo que va del año. La gimnasta de UCLA introdujo casi una nueva gimnasia, menos delicada quizá pero más poderoso y no pero ello menos precisa. Ohashi llenó el piso de fuego y groove, con una increíble demostración de calma en medio de una tormenta autogenerada.  En el enorme estrés, una ráfaga de alegría. 

Es cierto que algunos puristas podrían tener algunas objeciones con el estilo de Ohashi -el cual no es tan fino como el de algunas gimnastas del este de Europa-, pero es indudable que electrizó el ambiente y casi revitalizó por cuenta propia este deporte, introduciendo una energía salvaje controlada con maestría. Al menos eso es lo que piensa su entrenadora, quien ha dicho que lo de Ohashi no sólo es bueno para su equipo -que parecía parte de esta eléctrica coreografía- sino para la gimnasia en general. 

Más de 100 millones de personas han visto su rutina de piso. Ohashi ha dicho que da la bienvenida a la presión extra, pues esto es lo que le gusta hacer, así que sólo se divierte. De lo que podemos ver, es poco probable que Ohashi se ponga nerviosa y piense mucho las cosas: es una explosión de espontaneidad, ritmo y flow.