*

X

Niño se entretiene 5 minutos con juguete de plástico que tardará mil años en biodegradarse

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/31/2019

Niño pasa 5 minutos jugando con un camión de plástico y lo desecha... acabará en el vórtice de plástico

El sitio de humor The Onion, que se caracteriza por publicar noticias falsas que sirven como comentario social, con toques irónicos y satíricos, ha publicado una pequeña nota que merece destacarse.

La nota hace referencia a un niño al que llaman Alex Strickland, quien, dice el texto, recibió hace unos días un juguete nuevo, un camión de plástico con el cual jugó no más de 5 minutos, pidiendo luego sus Transformers, visiblemente aburrido. Ahora bien, The Onion señala que "según sus fuentes" el juguete tardará mil años en biodegradarse (algo que no está lejos de la verdad). 5 minutos de la atención de este pequeño tirano y mil años de persistencia en la Tierra de un material que contamina y produce efectos tóxicos.

Lo que llama la atención de esto, como suele ocurrir con las notas The Onion, es el hecho de que no es noticia. Esto es lo que pasa todos los días, y no sólo con los niños; todos contribuimos a este absurdo, a este hábito enormemente desproporcionado. Se trata de la tiranía de la economía basada en el crecimiento infinito y, por lo tanto, en la necesidad de consumir cada vez más. Algo que, a la larga, obviamente resulta insostenible, y más aún, resulta suicida. Es paradójico que la economía sea la ciencia o el conocimiento del hogar.

Te podría interesar:

Narcos mexicanos se hacen tumbas con aire acondicionado y vidrios blindados

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/31/2019

El colmo del absurdo de la opulencia

Una de las muestras más llamativas del poder y lo absurdamente ostensible del narcotráfico, una cultura de la no cultura, es la reciente tendencia entre capos de la droga de hacerse tumbas con aire acondicionado, vidrios blindados y hasta TV con cable. Ni en la muerte se vale sufrir vejaciones. Tumbas de dos pisos con columnas, escaleras, vitrales y salas para dolientes han aparecido en los últimos años en cementerios como el de Jardines del Humaya, en Culiacán. Otras tumbas cuentan con sistemas de alarma e iluminación nocturna.

Aparentemente, los narcos buscan dejar así sus testimonios de poder y supuesta respetabilidad. Incluso algunos, quizá queriendo ser algo así como nuevos faraones, podrían estar buscando confort y lujo aun después de la muerte. Otros tal vez han sido elevados a cuasi santos de una religión confusa, como el famoso Jesús Malverde. Lo que queda claro es que se llevan su estilo de vida hasta la tumba. Vana esperanza, sin duda, creer que sus posesiones materiales pueden hacer algo por ellos.