*

X

Choupette, la multimillonaria gata de Karl Lagerfeld destinada a heredar parte de su fortuna

Sociedad

Por: pijamasurf - 02/19/2019

La fortuna de Choupette es realmente asombrosa, especialmente si se mide en términos humanos

El amor a los gatos, e incluso la adoración a su señoría, tuvo en Karl Lagerfeld, el "káiser de la moda", a un noble e hiperbólico exponente. Lagerfeld, quien acaba de morir de cáncer, hizo de Choupette una especie de deidad, haciendo que protagonizara campañas de publicidad que le valieron ingresos de más de 3 millones de dólares, además de tener dos sirvientes personales, alimentarse de enseres de plata y vivir en los más extremos mimos. Además la gata tiene una cuenta de Instagram con cientos de miles de seguidores, número que está creciendo exponencialmente en este instante.

Lagerfeld se desvivió en elogios hacia Choupette, a quien consideraba, por su gracia y sofisticación, una de sus principales inspiraciones (incluso la comparó con Greta Garbo). En una entrevista el año pasado Lagerfeld mencionó que parte de su fortuna sería para ella y otra para su ahijado Hudson Kroenig, quien es apenas un niño.  Choupette era la gata del padre de Hudson, un modelo que fue musa de Lagerfeld, y cuando el diseñador lo vio en el año 2011, se enamoró a primera vista. Esto ha llevado a numerosos medios, incluyendo el Times de Londres, a especular que la herencia de Lagerfeld podría incluir un fondo para que Choupette siga viviendo en el más alto lujo, siendo seguramente el más fastuoso y aristocrático pequeño felino, probando las mieles del placer (aunque, paradójicamente, quizá ese placer no haga realmente diferencia para Choupette).

Según el diario francés Le Monde, tal extravagancia sería posible si la gata fuera nominada heredera, a través de una asociación o fundación. Hasta el momento, se da por sentado que Lagerfeld debió de incluir a su gata en su herencia, y posiblemente de manera prominente. Habrá que confirmar esto, pero de cualquier manera es indudable que Choupette seguirá siendo enormemente consentida, pese a que ahora es "huérfana".

Te podría interesar:
El fascinante hallazgo de la dentadura de lapislázuli de una monja medieval

La iluminación de manuscritos en la época medieval y en el Renacimiento fue algo hermoso y fascinante, de donde se desprenden cosas como los manuales alquímicos o una monja con dientes de lapislázuli. 

Un grupo de científicas examinó el sarro acumulado en los dientes de una monja que vivía en un pequeño convento en el siglo XI y halló una notable cantidad de lapislázuli, la piedra preciosa usada también como pigmento. El lapislázuli fue el pigmento más valioso de esa época, pues generaba el azul de ultramar con el que se hermoseaban tablas, frescos y manuscritos. Hasta que se descubrió América, la única fuente de este pigmento era Afganistán, lo cual lo hacía sumamente caro.

Los hallazgos muestran que las mujeres también fueron parte de ese oficio preciosista que era iluminar manuscritos. Las investigadoras del Instituto Max Planck creen que el caro azul del lapislázuli llegó a los dientes de la monja debido a que ésta tenía que afinar sus pinceles metiéndoselos a la boca. Se encontraron hasta 100 partículas de lazurita en el sarro en tan sólo un diente, con un tamaño medio de 10 micras, según informa El País

Otra teoría sugiere que el lapislázuli en los dientes podría tener como causa la llamada "osculación devocional", la costumbre de besar los textos sagrados, algo que llegó a estar de moda en la Edad Media y que quizá debería de volverse a poner de moda.

Sólo queda imaginar la sonrisa de lapislázuli de aquella monja ilustradora, o ¿acaso un beso azul sagrado?