*

X

Plantar un jardín podría ser el secreto de la longevidad

Salud

Por: pijamasurf - 02/13/2019

Existen múltiples beneficios de la jardinería para la salud física y mental

Existen cinco lugares en el mundo que son famosos por la longevidad de su población: Okinawa en Japón, Nicoya en Costa Rica, Icaria en Grecia, Loma Linda en California y Cerdeña en Italia. Por ello, el autor bestseller del New York Times, Dan Buettner, se ha dado a la tarea de identificar los factores que tienen en común estas poblaciones y estos lugares, a los que se ha llamado "zonas azules".

Las redes de apoyo social, el ejercicio físico diario y una dieta basada en plantas son algunos de los factores que tienen en común estas zonas. Sin embargo, hay otro factor que ha llamado la atención de los científicos: en cada una de estas comunidades la gente está practicando la jardinería a los 80, 90 o 100 años de edad.

Buettner dice que hay evidencia de que los jardineros viven más tiempo y están menos estresados, mientras que una variedad de estudios señala los beneficios de la jardinería para la salud física y mental. Por ejemplo, en Okinawa, donde vive la proporción más alta de centenarios en el mundo, los residentes suelen cuidar pequeños jardines durante su vejez.

Además, estudios preliminares entre personas mayores con problemas cognitivos (como la demencia y el Alzheimer) demuestran que la luz del Sol y el aire fresco ayudan a los ancianos a sentirse más tranquilos, mientras que los colores y texturas de diversas plantas y vegetales pueden mejorar la capacidad visual y táctil. Por otro lado, un estudio de la Universidad de Harvard mostró que las personas que estaban rodeadas de vegetación exuberante vivían más tiempo y tenían una menor probabilidad de desarrollar cáncer o enfermedades respiratorias.

En los últimos años, ha crecido la tendencia de considerar como terapéuticas las actividades que nos acercan a la naturaleza, como dar un paseo en el bosque, respirar aire fresco o estar en contacto con los animales. Esto ha favorecido que se multipliquen las ofertas de actividades al aire libre, los cursos de meditación en la naturaleza o las excursiones a los santuarios de animales. Este fenómeno habla de lo nociva que se ha vuelto nuestra rutina cotidiana, pues la visión del mundo que mantenemos no considera el bienestar y la armonía entre los seres vivos y el entorno natural (ni siquiera el aire o el agua) como lo más fundamental e imprescindible para una comunidad, sino sólo como una posible salida para el estrés o la depresión a la que podemos tener acceso previa receta médica o en caso de emergencia mental.

Actualmente, los médicos en Escocia prescriben un paseo por la naturaleza para tratar una variedad de enfermedades, incluida la reducción de la presión arterial y la ansiedad, o para mejorar el estado de ánimo general, esto quizás sin tomar en cuenta que justamente la causa de esas dolencias es la separación casi permanente entre las personas y el medioambiente, y por lo tanto, se requiere de un cambio más profundo en el estilo de vida y en la dinámica socioambiental, más allá de un día de campo de vez en cuando. La jardinería, incluso si se trata de una pequeña parcela en un área urbana, podría ser una forma sencilla de incorporar un poco más la naturaleza a la vida diaria.

Tomando en cuenta lo anterior, vale la pena considerar también que la agricultura industrial es altamente contaminante mientras que los agricultores trabajan bajo condiciones difíciles o peligrosas, y además, parece estar aumentando el nivel de alergias de la población mundial mientras baja la calidad nutrimental de los alimentos debido a la alta automatización de los procesos agrícolas. Bajo estas condiciones, el cultivo en casa o en comunidad puede ser una maravillosa opción para vivir mejor.

Thomas Forester, consultor de políticas alimentarias para organizaciones de investigación y agencias de la ONU, menciona lo siguiente:

La realidad de lo que es la agricultura, al menos en Estados Unidos, es mirar a una computadora durante todo el día y ejecutar sistemas para pollos de engorda o instalaciones de contención de cerdos, o sentarse en la cosechadora con aire acondicionado viendo videos mientras cruzas campos monótonos guiados por precisión de GPS.

"Cuando comes verduras que has cultivado tú mismo, cambia todo: tienen un sabor más delicioso y realmente hace una diferencia en las cualidades de salud (vitaminas, minerales, compuestos fitoactivos, etc.)", dice el doctor Willcox de la Universidad de Hawái.

Según Willcox, los cuatro pilares fundamentales para la longevidad son la dieta, la actividad física, el compromiso mental y la conexión social. Hacer crecer perejil o una zanahoria no industrial ofrece la posibilidad de involucrar esos cuatro aspectos. Después de todo, si no disfrutas lo que comes, lo que haces con tu cuerpo, lo que piensas y lo que compartes, ¿para qué quieres estar vivo?

 

Imagen: @karen_de_villa

 

Te podría interesar:

Usar corbata hace que llegue menos sangre a tu cerebro (ESTUDIO)

Salud

Por: pijamasurf - 02/13/2019

Uno de los símbolos por excelencia de la masculinidad podría afectar seriamente la salud

Desde su adopción como parte de la vestimenta masculina hasta nuestros días, la corbata es uno de los símbolos más extendidos de formalidad, seriedad e incluso de cierto estatus social que puede portar el hombre. La corbata se ha asociado históricamente con profesiones liberales como la abogacía, con actividades como la política o el trabajo burocrático. A lo largo de casi 3 siglos (desde la Francia de Luis XIV, en el siglo XVII, hasta finales del siglo XIX, cuando procesos asociados con la Revolución Industrial hicieron posible su popularización), la corbata se consolidó como una prenda masculina por excelencia, fálica en un sentido simbólico, pues es indisociable de la apariencia de poder que busca transmitir.

Sin embargo… todo parece indicar que la corbata también obstruye la circulación sanguínea hacia el cerebro, con consecuencias que hasta el momento están por verificarse.

Este descubrimiento fue realizado por médicos del Hospital Universitario de Schleswig-Holstein, en Alemania, quienes analizaron la calidad de circulación de 30 personas, estudiando especialmente la cantidad de sangre que fluía hacia el cerebro. De dicho grupo, la mitad de los voluntarios portaban una corbata.

De acuerdo con las observaciones realizadas, la circulación sanguínea en las personas que usaban una corbata al momento del estudio fue menor en un 7.5%, en comparación con quienes no. La corbata presiona las venas que conducen sangre a la cabeza con fuerza suficiente como para afectar el flujo sanguíneo. 

Con todo, según aseguran los médicos, este efecto no es por sí mismo tan significativo como para tener consecuencias graves en la salud, excepto en quienes padezcan hipertensión, para los cuales sí puede ser un problema (incluso fatal, por lo que usualmente a estos pacientes se les recomienda no usar corbatas).

Cabe mencionar que en un estudio previo, publicado en el British Journal of Ophthalmology en 2003, se encontró que la corbata también añade presión innecesaria a los globos oculares, lo cual puede ser un factor para desarrollar glaucoma.

El estudio de los médicos de Schleswig-Holstein fue publicado en la revista especializada Neuroradiology, y puede consultarse en este enlace.

¿Qué te parece? Si bien a muchos les agrada portar una corbata (quizá por todo lo que ésta representa en su imaginario), esta investigación ofrece ciertas razones para cuestionar su utilidad en la vestimenta cotidiana de millones de personas.

 

También en Pijama Surf: Esta es la mejor zona del cuerpo para colocar una fragancia y oler bien todo el día