*

X

Se difunde que la teoría de la relatividad de Einstein fue inspirada por David Hume (y Hume por el budismo)

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/21/2019

En una carta de 1915, Einstein reconoce que la filosofía de Hume fue fundamental para que formulara la teoría de la relatividad. De manera fascinante, Hume podría haber sido influido por el budismo en el desarrollo de algunas de sus ideas centrales

Numerosos medios han difundido esta semana -como si fuera algo nuevo- la importante influencia que tuvo en Einstein la lectura del filósofo escocés del siglo XVIII David Hume, particularmente su libro A Treatise of Human Nature, del cual recibió la inspiración para formular su teoría general de la relatividad. Einstein le comentó esto a Moritz Schlick en 1915, y según medios como The Telegraph o Daily Mail dicha información es una novedad, pues la Universidad de Edimburgo acaba de "descubrir" una carta en donde se habla al respecto.

Ahora bien, la influencia de Hume en Einstein ya era conocida, como puede constatarse por diversos trabajos académicos que tratan sobre la influencia de Hume y Ernst Mach en la concepción de la teoría de la relatividad. En realidad, esta carta sólo reemergió a la luz pública.

A grandes rasgos, lo que la filosofía de Hume le permitió a Einstein fue liberarse "del axioma del carácter absoluto del tiempo, o de la simultaneidad", y de aquí a la noción de que el tiempo y el espacio son relativos. La filosofía de Hume es especialmente reconocida por tratar al tiempo y al espacio como conceptos que dependen enteramente de nuestras sensaciones o impresiones, y por lo tanto no alcanzan una verdad metafísica como representaciones de la realidad (su influencia en Kant, quien luego desarrollaría más estas ideas, sería enorme). Hume famosamente llegó a sugerir que la noción del alma -o el yo- es sólo un concepto que emerge de la (ilusoria) concatenación de impresiones sensibles en la memoria. Para hacer esta historia más fascinante aún, es posible que esta idea le haya llegado a Hume del budismo.

El notable trabajo académico de Alison Gopnik ha demostrado que es altamente probable que Hume haya sido influido por ideas budistas, algo que parecería sumamente improbable en 1735, cuando Hume estaba escribiendo su influyente tratado. Pero, de manera sorprendente, sabemos que Hume pasó 2 años en La Flèche, lugar donde también estaba ubicado un colegio jesuita. Notablemente, ese sitio fue visitado años antes por Ippolito Desideri, un monje misionero que viajó al Tíbet en 1716  y vivió 5 años en monasterios budistas. De esta experiencia produjo el primer libro escrito por un europeo sobre el budismo, y algunas personas sugieren que su texto podría haber sido el de mayor autoridad en el tema durante unos 150 años. Desideri escribió sobre el karma, la vacuidad (o relatividad de todos los fenómenos), la ausencia de un yo fijo, etc. Incluso tradujo una obra del fundador del linaje gelug del Dalái Lama, Tsongkhapa, al italiano. Gopnik cree que un manuscrito de este texto podría haber sido parte de la biblioteca de los jesuitas con los que Hume tuvo contacto.

Pero sólo esto no sería suficiente para establecer una hipótesis de peso. Gopnik descubrió que quizá la única otra persona con conocimiento académico del budismo en esa época, el padre Charles Francois Dolu, quien viajo a una expedición a Siam donde tuvo contacto con un reino budista, vivía en La Flèche en el mismo período en el que Hume escribía su texto. Además hay documentos que muestran que Dolu conoció a Desideri, y seguramente discutieron la filosofía budista (la cual Desideri condenó como anatema, pese a que evidentemente le produjo el más delicado interés). 

Asimismo, se tiene conocimiento de que Hume citó como una de sus influencias el Diccionario histórico y crítico de Pierre Bayle, y especialmente su entrada sobre Spinoza, donde se lee que "filósofos orientales" negaron la existencia de Dios y argumentaron a favor de la "vacuidad".

Gopnik concluye que es altamente probable que Hume, viviendo en La Flèche, se haya topado con al menos un resumen de las ideas del budismo, las cuales podrían haber sido centrales, justo el empujón que necesitaba -de la misma manera que sus ideas lo fueron para Einstein- para desarrollar sus argumentos más controversiales. Curiosamente los budistas, al explicar lo que significa la teoría del anatman o ausencia de yo, señalan que se trata de la relatividad de todas las cosas condicionadas, es decir, que el yo no existe de manera independiente, sino en relación a las impresiones sensibles y las designaciones conceptuales. Extrañamente podríamos concluir, aunque esto es sólo especulativo, que el budismo acabó influyendo en la teoría de la relatividad de Einstein.

Te podría interesar:

El premio Nobel James Watson afirma que los blancos son más inteligentes que los negros

Ciencia

Por: pijamasurf - 02/21/2019

El codescubridor de la doble hélice del ADN vuelve a ser noticia por su postura racista en torno a la genética

James Watson es famoso por descubrir, junto con Francis Crick, la estructura helicoidal del ADN, y en tiempos recientes, por sus puntos de vista racistas. El documental Decoding Watson de la televisión pública de Estados Unidos ha vuelto a levantar polémica sobre un tema que cada tanto resurge en los medios y que insidiosamente coloca en la palestra un asunto bastante controversial y ofensivo.

El periódico El País documenta que en 2007 Watson comentó que las políticas de cooperación con África no tenían mucha esperanza, ya que "se basan en el hecho de que su inteligencia es la misma que la nuestra, mientras que todas las pruebas dicen que no". Esto hizo que fuera obligado a abandonar su puesto en el laboratorio Cold Spring Harbor. En el documental se le pregunta a Watson si su opinión sobre el mismo tema ha cambiado, y él responde: "En absoluto. Me gustaría haber cambiado, que hubiese habido nuevos descubrimientos científicos que mostrasen que lo adquirido es mucho más importante que lo innato, pero no los he visto". 

Hay que decir que más o menos de manera unánime la comunidad científica condenó esta visión, considerándola seudocientífica y racista. Existen estudios demográficos de inteligencia (IQ) que suelen indicar que la población caucásica tiene mejores resultados que la población africana o afroamericana, pero esto se debe, según se acepta en la comunidad científica, a cuestiones de educación, economía y acceso a recursos, y no a una razón genética. Un polémico estudio realizado por Gregory Cochran sostiene que los judíos askenazis son la raza más inteligente del mundo, y algunas personas han sugerido que esto se debe a razones endogámicas. De acuerdo con Cochran y su equipo de investigadores de la Universidad de Utah, los judíos asquenazis han ganado el 27% de los Premios Nobel de Ciencias concedidos a estadounidenses y el 50% de los campeonatos de ajedrez, pese a ser el 3% de la población mundial. Esto es algo a lo que Watson se ha referido antes. 

Sobre las posturas de Watson, Francis Collins, director de los Institutos Nacionales de Salud, declaró: "Es decepcionante que alguien que ha hecho contribuciones tan innovadoras a la ciencia esté perpetuando creencias tan dañinas y tan infundadas científicamente".

Steven Pinker, profesor de psicología de Harvard, ha comentado  los resultados de las pruebas de IQ de Gregory Cochran y su equipo, y cuestiona la hipótesis de que se deban una cuestión genética. Pinker explora numerosas hipótesis posibles. Entre ellas, la posibilidad de que por sus trabajos mercantiles los judíos asquenazis se vieron obligados a interactuar con comunidades de distintas culturas, aprendiendo así otros idiomas y desarrollando habilidades del tipo que hoy se conocen como "networking". Pinker concluye, por otro lado, que este tipo de investigación que resalta perfiles étnicos no es positivo para la ciencia, si bien estudiar las mutaciones genéticas de los diferentes grupos étnicos obviamente sí tiene una importante función científica. 

Por su parte, el paleontólogo Stephen Jay Gould teorizó que la inteligencia general como tal no existe y que, en todo caso, no hay evidencia de que se herede. En su libro The Mismeasure of Man, Gould hizo un argumento en contra del determinismo biológico, argumentando que los genes no son definitivos para marcar un destino social. Gould dice que la correlación entre la inteligencia del padre y la madre y sus hijos no significa causalidad, y que además la evidencia presumida entre la correlación puede atribuirse tanto a herencia genética como a factores ambientales. Gould enfatizó que la tendencia a convertir el cociente intelectual en una entidad abstracta era un caso de reificación.

En una entrevista de 2007, Watson dijo:

No me preocupa decir lo que pienso. (...) Di la espalda a la izquierda porque no les gusta la genética. La genética implica que a veces en la vida fracasamos porque tenemos malos genes. [Las personas de izquierda] quieren que todo fracaso en la vida sea culpa del malvado sistema.

En las últimas década, pese a que la genética parecía ser el santo grial del conocimiento humano, la ciencia ha notado que existen muchos factores importantes que determinan las capacidades y la salud de una persona, por lo cual el determinismo genético es un pensamiento un tanto obsoleto y fallido.