*

X

Ve a Raquel Welch cantando y bailando "La era de Acuario" en las pirámides de Teotihuacán

Arte

Por: pijamasurf - 02/06/2019

La llegada de la nueva era, con Raquel Welch como princesa solar

Recuperamos un clásico perdido del kitsch de la nueva era. La famosa actriz, uno de los grandes "sex symbols" de los 60 y 70 en las pirámides de Teotihuacán cantando "La era de Acuario" con una funambulesca y grotesca coreografía, que no deja de ser sexy, pero sin duda es más extraña que sexy. Al parecer, este video de la famosa canción astrológica fue filmado en 1970.

"El amanecer de la era de acuario", ese famoso estribillo del new age, con caracoles, aztecas, bailarines, numerosos extras y la princesa del Sol, Raquel Welch, en technicolor. ¿Qué puede salir mal? ¿Todo? No cabe duda de que la producción de este video contaba con recursos y el apoyo de las autoridades mexicanas, pues prácticamente colonizaron las pirámides para poder filmar esta pieza, extendiéndose por estas milenarias construcciones y refocilándose en tomas aéreas.

Te podría interesar:

La genial respuesta de J. R. R. Tolkien a editores nazis que querían saber si tenía sangre judía

Arte

Por: pijamasurf - 02/06/2019

En 1938, Tolkien contestó con gran elegancia a una carta de una editorial alemana que estaba considerando publicar "El hobbit"

En 1938 una editorial alemana se acercó a J. R. R. Tolkien y su editor inglés Stanley Unwin, con la intención de publicar en alemán El hobbit. La editorial Rütten & Loening envió una carta en la que pedía que Tolkien comprobara su ascendencia aria. Tolkien, quien antes ya había manifestado su repugnancia al régimen nazi, contestó con gran clase lo siguiente:

[...] No soy de extracción aria: eso es indo-iraní; según recuerdo, ninguno de mis ancestros hablaba hindustaní, persa, gitano u otro dialecto relacionado. Pero si debo entender que están indagando sobre si soy de origen judío, sólo puedo responder que lamento que al parecer no tengo ancestros de ese pueblo lleno de dones. Mi tatarabuelo llegó a Inglaterra en el siglo XVIII desde Alemania... He tenido la costumbre, sin embargo, de estar orgulloso de mi nombre alemán y así me mantuve durante la lamentable guerra, en la que serví dentro del ejército inglés. No puedo evitar, de cualquier forma, comentar que si impertinentes e irrelevantes indagaciones como ésta persisten en cuestiones de literatura, entonces no falta mucho tiempo para que un nombre alemán deje de ser motivo de orgullo.

Una respuesta elegante con una corrección puntual sobre lo que es la raza aria, la cual debemos tomar, por otro lado, como hija de su tiempo, de 1938, antes de que iniciara la guerra pero cuando ya se perfilaban los proyectos raciales de la Alemania de Hitler. A continuación, la carta completa en inglés: