*

X

¿Por qué todas las personas antialgo terminan por tener la misma apariencia?

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/10/2019

La trampa de la identidad nos lleva por caminos paradójicos

De todos los mitos que sostienen la realidad humana, quizá ninguno tan poderoso como la identidad personal. El ser humano es un animal que en algún momento de su evolución adquirió conciencia de sí mismo y, a partir de entonces, comenzó a acumular un enorme valor sobre la idea de sí: la conciencia en primer lugar, el yo, la identidad, la personalidad, el narcisismo… Los conceptos cambian, pero aquello hacia lo cual todo eso apunta es más o menos lo mismo: la preciosa idea de que existo y soy, es decir, de que además de tener una existencia, soy alguien.

En ese mismo sentido, de todas las trampas que es necesario saber sortear a lo largo de la vida para mantener cierto nivel de cordura, la identidad es sin duda una de las más engañosas. Se encuentra tan arraigada en la autoconciencia que es difícil distinguir entre ambas: ¿es lo mismo saberse existentes que saberse alguien? Dicho de otro modo: ¿podríamos tener conciencia de sí sin una idea del yo? ¿o una y otra se necesitan?

Estas divagaciones sirven para introducir una manifestación peculiar de dicha necesidad que tiene el ser humano por mostrar una apariencia, que a su vez es manifestación de una idea de la identidad personal. 

Sabemos bien que, en nuestra época y desde hace ya varias décadas, existe una tendencia de normalización con respecto a dicha apariencia. Buena parte de la población viste de cierta forma, se corta el cabello de cierta manera, usa ciertas palabras, compra ciertas marcas, se adscribe a ciertas ideas, etc., porque es eso lo que creen que debe hacerse. A partir por un sistema amplio que involucra el mundo de la moda, los medios de comunicación, la industria en general y otros ámbitos, se crea esa idea general, más o menos precisa, de lo que está “en tendencia”.

A la par, sin embargo, hay quienes deciden “ir en contra”. Esto puede ser una posición intelectual que tiene derivaciones en la forma cotidiana de actuar. Así, por ejemplo, hay quienes en tiempo de guerra se declaran pacifistas; quienes aseguran que el capitalismo no es la mejor manera de vivir; quienes se resisten a seguir un modelo preestablecido de vida en el que uno nace, crece, estudia, trabaja, forma una familia, etcétera.

Ambas posturas, por supuesto, son válidas, pero uno de los rasgos más curiosos (al menos en nuestro tiempo) de esta última postura, es que aun esas personas que podríamos considerar “contestatarias” terminan por adoptar una apariencia similar a la de otros. Es decir: cierta pretensión de originalidad que podría atribuirse a sus argumentos se refleja en una apariencia… poco original. Como ocurre con el otro sector de la población, también aquellos que están en contra del statu quo usan la misma ropa, los mismos cortes de cabello, las mismas palabras, etc. ¿Por qué sucede esto?

Las explicaciones son diversas. La más sencilla pasa por reconocer que el ser humano es un ser social, desde casi cualquier punto de vista que se le considere. Nuestra necesidad de sentirnos parte de un grupo es más poderosa de lo que solemos reconocer y, por ello mismo, nos hace actuar de maneras no siempre conscientes o advertidas.

Otra explicación es matemática y probabilística. Según un estudio llevado a cabo por Jonathan Touboul, de la Universidad de Brandeis (Boston, Massachusetts), las modas siguen el mismo patrón de difusión, sin importar el grupo social en el cual se presenten. Su medio por excelencia es el “boca a boca”; sin embargo, existen al menos dos tendencias generales: una que es mayoritaria desde el origen (o que tiene más alcance poblacional desde que surge) y otra con un margen mucho menor. 

No obstante, una de las características más sorprendentes del modelo de Touboul es que ambas formas de actuar tienen una relación más estrecha de lo que podría pensarse. No es que cada una corra por su cuenta y no se comuniquen entre sí. El punto de encuentro ocurre cuando la tendencia mayoritaria comienza a actuar de manera inesperada. Entonces, la tendencia minoritaria tiende a “copiar” ese gesto. 

Touboul ofrece este ejemplo: si en la tendencia mayoritaria surge el hábito minoritario, entre los hombres, de dejarse la barba, por un tiempo la tendencia minoritaria adoptará este gesto. Con el tiempo, el hábito se volverá tendencia y entonces la tendencia minoritaria lo abandonará. 

En general, puede decirse que se trata de un proceso en el que la pretensión de originalidad es siempre dialéctica: se piensa que se es original, hasta que todo el mundo hace lo mismo.

 

También en Pijama Surf: 3 formas de cultivar el desapego a la identidad personal

Te podría interesar:

Hombre demandará a sus padres porque lo hicieron nacer sin su consentimiento

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/10/2019

¿Un argumento antinatalista o una rabieta infantil?

En alguna página Borges escribió que salvo el ser humano, todos los animales son inmortales, pues ninguno tiene conciencia de la muerte, una idea que muy probablemente le vino de su estudio de las filosofías orientales y occidentales que de uno u otro modo siempre se han ocupado de la muerte, ese fin misterioso de la vida.

Dicho interés, sin embargo, no ha sido mórbido, sino más bien paradójicamente vital. Si la filosofía, la religión o la ciencia han investigado la muerte es porque en el fondo es la vida la que es misteriosa. Aun cuando signifique el final, la muerte tiene sentido únicamente en el marco de la vida. Dicho así podríamos mirar de otro modo el interés borgesiano y, junto a otros, más bien maravillarnos frente la vida, preguntarnos qué es, por qué surgió, cuál es su sentido.

En esa línea de pensamiento, otro motivo relativamente común en la historia de la literatura y la filosofía ha sido la idea de fatalidad que acompaña a la vida, misma que se expresa sí en la muerte pero también en el nacimiento. De cierta forma, ambos son igualmente fatales, pero curiosamente estamos menos habituados a pensar la llegada a este mundo bajo esa óptica. 

Dadas las condiciones en que nace la cría del ser humano –frágil, indefensa, todavía no completamente desarrollada–, la mayoría de nosotros guardamos escasos recuerdos conscientes de nuestra llegada al mundo, y quizá por eso tendemos a subestimar su importancia, pero lo cierto es que nacer es casi tan fatal como morir: nadie de los aquí presentes supo en ningún momento que nacería. Sin embargo, aquí estamos.

Dicha fatalidad, decíamos, ha sido objeto de reflexión artística y filosófica. Un motivo que ha sido retomado por Teognis de Megara (Elegías), Sófocles (Edipo en Colono) y Nietzsche (El nacimiento de la tragedia) afirma que de todos los bienes que el ser humano podría disfrutar, el mejor sería no haber nacido; el segundo mejor: dejar este mundo tan pronto como sea posible. Alegóricos, los griegos. 

Esa postura frente a la vida va y viene a lo largo de la historia y de tanto en tanto se le ha conceptualizado bajo la idea del “antinatalismo”, una corriente con ciertas raíces filosóficas y extensiones hacia otras disciplinas que, como su nombre sugiere, ofrece argumentos para evitar que el ser humano se reproduzca o, dicho de otro modo, para evitar que más seres humanos nazcan. 

En años recientes el antinatalismo ha cobrado fuerza o presencia particularmente debido a la crisis en la que algunos consideran que se encuentra la vida en la Tierra y aun el destino de la especie humana, actualmente y como efecto de nuestra propia actividad de las últimas décadas. Hay quienes sugieren que controlar el crecimiento poblacional o, directamente, evitar tener hijos, es la única opción para evitar el colapso ambiental que se avecina y de algún modo asegurar nuestra supervivencia.

Si esto es cierto o no es difícil de saber, pero la coyuntura ha sido aprovechada para difundir argumentos antinatalistas. Así, por ejemplo, Raphael Samuel, un hombre de 27 años nacido en Bombay, la India, que hace unos días aseguró que pretende demandar a sus padres porque en ningún momento le pidieron su consentimiento para nacer y, más tarde en la vida, para criarlo, formarlo y hacerle enfrentar las situaciones propias de la existencia.

Samuel hizo pública su posición a través de Facebook, de donde fue retomada por medios locales y globales. Según parece, el hombre es un antinatalista convencido, lo cual parece sostener tanto su postura como la supuesta acción legal que emprenderá contra sus padres.

“La única razón por la que sus niños enfrentan problemas es porque ustedes los tuvieron. ¿No es acaso secuestro y esclavitud obligar a un niño a llegar a este mundo y obligarlo después a tener una carrera?”, dice Samuel en una parte de su alegato.

Quizá a este hombre valga la pena repetirle lo que le dice Séneca a Lucilio en una de sus Cartas morales: “La cosa mejor que ha hecho la ley eterna es que, habiéndonos dado una sola entrada a la vida, nos ha procurado miles de salidas”.

 

También en Pijama Surf: La vida nos parecerá breve si no hacemos lo que realmente deseamos (sobre un fragmento de Séneca)