*

X

5 documentales que podrían modificar tu opinión de la sociedad actual

Arte

Por: Karen de Villa - 04/04/2019

El documental tiene poder no sólo para denunciar las injusticias sociales, sino para mostrar los hechos afortunados que pasan en el mundo

El cine documental es una herramienta de denuncia social por excelencia, pues indaga en esos puntos ciegos de los medios de comunicación y del cine de ficción. Escarba en aquellos temas que la industria cinematográfica omite deliberadamente como parte de su función "validadora" de imaginarios.

Sin embargo, además de denunciar, el documental también tiene el poder de mostrar narrativas positivas que escapan del imaginario dominante justamente porque muestra otras formas de percibir y vivir en el mundo que no son convenientes para el sistema.

Al vislumbrar panoramas de futuros posibles, estamos acostumbrados a pensar en narrativas al estilo "todo está perdido" y "no hay nada que se pueda hacer", pues éstas se repiten una y otra vez tanto en los medios como en la opinión pública. Así, el pesimismo o nihilismo constantemente es valorado como "inteligente" o "acertado". Frente a esto, el documental explora, junto con las sociedades que filma, la posibilidad de transformación a partir de construir y no de derribar, de intuir en lugar de pensar, y así, de cambiar la realidad social -a la escala que sea-, aun cuando parezca improbable o imposible.

No parece casualidad que la mayoría de este tipo de documentales sean dirigidos por mujeres, pues como menciona Hrund Gunnsteinsdottir en InnSæi, para los cerebros femeninos es mucho más fácil unir los puntos y buscar la relación entre las cosas, así como conciliar e intuir para entender. Esta es sólo una pequeña muestra de algunos documentales que le dan la vuelta a la lógica del "todo está mal":

 

1. Bosque de niebla (Mónica Álvarez Franco, México, 2017)

Mucha gente se pregunta para qué traer un hijo a este mundo en colapso, o bien, por qué no traer un hijo al mundo si de cualquier forma siempre han existido las crisis y es deber de cada generación adaptarse a ellas. La forma en que Mónica Álvarez Franco se contestó esta pregunta fue haciendo el documental. En éste muestra la vida en un rancho llamado Las Cañadas, cerca de Huatusco, Veracruz, en donde se vive en coexistencia ecológica y comunitaria. En tan sólo 15 años, una porción de 300 hectáreas de rancho ganadero se ha convertido en un bosque de niebla, uno de los más escasos pero biodiversos del planeta.

En la comunidad se ha creado una escuela comunitaria donde los jóvenes aprenden sobre los principios de la permacultura. Ahí estudia Haya, una joven de unos 15 años que se pregunta si funcionarán los noviazgos a distancia, pero que sabe que la tierra en la que vive no debe tener dueño. El punto nodal de este documental se encuentra en esa escuela donde la ternura del descubrimiento y la lucidez de la sabiduría convergen en jóvenes de secundaria.

 

2. InnSæi (Intuición, Hrund Gunnsteinsdottir y Kristín Ólafsdóttir, Islandia/Reino Unido/Dinamarca/India/Estados Unidos, 2016)

Antes de codirigir este documental, Hrund había alcanzado el "éxito" a los 29 años. Después de mucho esfuerzo estaba a punto de conseguir un trabajo de por vida en la ONU y al mismo tiempo estaba al borde de un colapso nervioso gracias al agotamiento laboral. Para Hrund, la ONU se había convertido en un "sistema administrativo desconectado de la gente", mientras que el dar todo de sí nunca era suficiente.

Después de un aborto espontáneo y ser medicada para contrarrestar su bloqueo emocional, Hrund decidió abandonarlo todo, incluyendo su trabajo soñado, para hacer un documental acerca de la intuición.

Las estructuras sociales no consideran a la intuición como una fuente de sabiduría legítima, privilegiando así una manera de hacer las cosas cuadriculada, fría y seudorracional. Frente a esto, lo femenino (ya sean las mujeres o la parte femenina de cada ser humano) no logra ajustarse a las exigencias del entorno a menos que se bloqueen las necesidades emocionales, las conexiones con otras personas y los ritmos de actividad propios de la naturaleza. InnSaei muestra, desde diferentes perspectivas, el poder de la intuición y señala la necesidad de cambiar nuestros paradigmas acerca de lo "racional" como autoridad suprema de nuestra sociedad.

 

3. Demain (Mañana, Cyril Dion y Mélanie Laurent, Francia, 2015)

Este documental francés hace un recorrido por diversas iniciativas civiles alrededor del mundo que se basan en los principios de la permacultura.

Se trata de una herramienta de diseño basada en principios éticos que ofrece soluciones concretas a problemas ecológicos concretos. Así, se muestran diversos proyectos que resuelven diferentes aspectos de la vida del ser humano como la alimentación, la producción de energía, la economía, la educación y la democracia (acaso un eufemismo para enunciar lo político).

Ya sea a través de proyectos de agroecología urbana en poblaciones fantasma en Detroit, de comunidades de economía circular en Inglaterra o del sistema educativo de Finlandia, la permacultura es un fenómeno global y una iniciativa civil que comienza a tener un impacto significativo alrededor del mundo.

 

4. Where to Invade Next (¿Dónde invadimos ahora?, Michael Moore, Estados Unidos, 2015)

Esta vez, Michael Moore sale de Estados Unidos y se centra en las políticas públicas que funcionan alrededor del mundo: comedores infantiles en Francia, educación en Finlandia, prestaciones laborales en Italia, sistema penitenciario en Noruega, equidad de género en Islandia, entre otras. ¿Qué hace que un país apueste por políticas públicas que beneficien a la población y no a las industrias? ¿Por qué para algunos países la educación pública es lo más natural y razonable del mundo, mientras que para otros es un disparate? El contraste entre ideologías nacionales es quizás lo más interesante de este documental.

 

5. My Beautiful Broken Brain (Mi bello cerebro roto, Sophie Robinson y Lotje Sodderland, Reino Unido, 2014)

¿Qué harías si las cualidades intelectuales que te hacen ser quien eres desaparecieran de un día para el otro? A esto se enfrenta Lotje a los 34 años, cuando sufre de un severo derrame intracerebral.

Después de una riesgosa y larga operación, las lesiones cerebrales dejan secuelas en las capacidades motrices y de comunicación tanto verbal como escrita de Lotje. Además, sufre de pérdida de memoria, confusión, sensibilidad al ruido y sensaciones de agobio constantes. Sin embargo, todas las carencias físicas e intelectuales la obligan a comenzar desde cero para atreverse a mirar y experimentar el mundo desde otra perspectiva y con otras herramientas de percepción. El documental muestra el esfuerzo de Lotje por rehacerse a sí misma a lo largo de 1 año, tiempo durante el cual se escribe cartas con David Lynch, quien ha practicado la meditación trascendental por años.

Ella muestra que, quizás, si perdieras todo lo que te hace ser quien eres de un día para otro, podrías reinventarte de nuevo.

Te podría interesar:

Construyendo con luz: la gloriosa visión de Suger, la mente detrás de la arquitectura gótica

Arte

Por: pijamasurf - 04/04/2019

Sobre Suger de Saint-Denis, el abad visionario que infundió a la arquitectura una cualidad anagógica

 Lux est pulcherrimum et delectabilissimum et optimum inter corporalia 

(La luz es la más bella, la más deliciosa y la mejor entre las cosas físicas).

Buenaventura 

 

Sin duda, la arquitectura gótica es uno de los más espléndidos picos en la historia del arte y la religión. La creación de la estructura para acomodar los vitrales o "ventanas anagógicas" a través de las cuales la luz inunda el recinto como si se tratara de los rayos de la jerarquía celestial, marca uno de los grandes momentos en la historia del espíritu. Y esta "luz gótica" fue obra en gran medida del abad Suger de Saint-Denis, quien plasmó su visión teológica primero en la reconstrucción de la basílica de Saint-Denis entre 1140 y 1144. Este fue el nacimiento del estilo gótico, pues a partir de su obra maestra se construyeron 80 catedrales góticas de 1180 a 1270. Sobre Suger, Umberto Eco dijo: "Era el prototipo de un hombre de buen gusto". Un hombre refinado, "devoto del arte del siglo XII" pero devoto sobre todo de la teología de la luz de Dionisio Aeropagita, el padre de la teología mística cristiana. 

Se ha especulado que Suger equivocadamente creía que Dionisio, también conocido como Denis, era el santo patrono de Saint-Denis. De cualquier manera, el académico Erwin Panofksy ha demostrado que la influencia de la teología de Dionisio, quien veía al cosmos como un gran evento litúrgico y para quien toda la creación era una teofanía sagrada, fue fundamental en la visión ornamental de Suger. (Es cierto que algunos académicos disputan la afirmación de Panofsky y también es cierto que el estilo de toda una época no es creado por un solo hombre -y fue importante también la influencia de los arabescos islámicos-, pero es indudable que Suger fue instrumental, que conocía la obra de Dionisio y que él mismo da pistas de esta influencia). Suger, probablemente tomando de la visión platónica de Dionisio, entendió que la belleza, particularmente la cualidad de esplendor (claritas) en lo bello, era una mediación entre el mundo divino y el mundo terrestre, incluso una especie de escalera entre lo finito y lo infinito. La materia, en su visión, debía ser ordenada para reflejar la luz prístina de la divinidad y al hacerlo, elevar el alma de los contemplativos que oran o celebran los sacramentos. Para hacer esto, Suger combinó elementos estructurales como los arcos de la arquitectura burgundia y las bóvedas de crucería normandas con sus propias innovaciones, como los contrafuertes volados que servían de soporte de la bóveda de hemiciclo. Suger también introdujo arcos de ojiva para redirigir las líneas de estrés hacia los pisos. Como dice un académico: "la luz se convierte en el principal 'material de construcción', se trata de hacer transparente el recinto para que 'lo espiritual sea incorporado en la luz' y el Dios inmaterial, puro espíritu, se haga visible".

En las "ventanas anagógicas" Suger plasmó una visión de la Jerusalén celestial adornada de piedras preciosas -que pueden ser vistas también como rayos cristalizados-. Para hacer esto utilizó los famosos vidrios azules, "saphirorum materia", material que quería imitar el zafiro (que era material seráfico). Se usaron nueve piedras preciosas, incluyendo jaspe, topacio, ónix, berilio, carbunclo, zafiro y esmeralda, imitando a la jerarquía celestial de Dionisio Aeropagita.

Para la teología cristiana medieval, como para la filosofía neoplatónica de la cual obtuvo muchas de sus herramientas filosóficas, la belleza (pulchrum) era uno de los tres trascendentales, y como tal era una fuerza que transportaba, a través de la percepción, hacia una dimensión trascendente, la fuente de la vida. Se trataba de efectuar un reditus, o una epistrophe, un regreso beatifico hacia el Uno o hacia el estado de armonía e integración en el cual era posible contemplar para siempre la belleza eterna de la deidad. En De consecratione, el abad Suger escribió: "El poder admirable de una única y suprema razón iguala a través de la composición justa la disparidad entre las cosas humanas y las divinas; y lo que parece entrar en conflicto por inferioridad de origen y contrariedad es conjuntado por la deliciosa y unitaria concordancia de una superior armonía bien temperada".

Las catedrales góticas son, sin duda, algunas de las obras arquitectónicas más sublimes jamás creadas por el hombre. Y lo son porque Suger logró materializar su visión espiritual. Luego algunos autores esotéricos como Fulcanelli incluso llegarían a hablar de una especie de alquimia plasmada en las catedrales, especialmente en sus vidrios anagógicos. Lo que este abad hizo fue crear un espacio cuidadosamente ordenado y ornamentado -gozando de la opulencia de los reyes de Francia- para operar una transformación espiritual, usando la belleza como un agente de purificación, iluminación y unión para el ascenso místico. Gloria a Suger y gloria a luz, que es, según Dionisio, un nombre divino. 

 

Con información de The Metaphysics of Light, de Felipe de Azevedo Ramos