*

X

Estas ideas de la física acerca del tiempo te volarán la cabeza

Ciencia

Por: Pijama Surf - 04/30/2019

Todo lo que hemos dicho acerca del tiempo es inexacto, pues es sólo una descripción resultado de nuestra percepción

¿Por qué recordamos el pasado y no el futuro? ¿Qué significa decir que el tiempo pasa? El tiempo se siente real para las personas pero, de acuerdo con la física cuántica, ni siquiera existe. "No hay una variable de tiempo en las ecuaciones fundamentales que describen el mundo", dice el físico teórico, escritor y director del Centro Nacional para la Investigación Científica de Francia, Carlo Rovelli.

"El tiempo es un tema fascinante porque toca nuestras emociones más profundas. El tiempo abre la vida y quita todo. Preguntarnos sobre el tiempo es preguntarnos sobre el sentido de nuestra vida", explica Rovelli.

En su libro The Order of Time, Rovelli habla sobre nuestra experiencia del paso del tiempo como seres humanos y la ausencia de éste a escalas tanto minúsculas como vastas. Además, presenta un argumento bastante convincente de que la cronología y la continuidad son sólo una historia que nos contamos para darle sentido a nuestra existencia.

El tiempo, para Rovelli, es simplemente una perspectiva y no una verdad universal. Es un punto de vista que los seres humanos compartimos como resultado de nuestra biología y evolución, nuestro lugar en la Tierra y el lugar del planeta en el universo.

"Desde nuestra perspectiva, la perspectiva de las criaturas que conforman una pequeña parte del mundo, vemos que el mundo fluye en el tiempo", escribe el físico. Sin embargo, a nivel cuántico, las duraciones son tan cortas que no se pueden dividir y el tiempo no existe.

De hecho, según explica Rovelli, en realidad no hay nada en absoluto. En cambio, el universo se compone de innumerables eventos. Incluso lo que podría parecer una cosa, una piedra, digamos, es realmente un evento que se lleva a cabo a una velocidad que no podemos registrar. La piedra se encuentra en un estado continuo de transformación, y en una línea de tiempo lo suficientemente larga, incluso fugaz, destinada a tomar alguna otra forma.

En la "gramática elemental del mundo, no hay espacio ni tiempo, sólo procesos que transforman cantidades físicas de una a otra, a partir de las cuales es posible calcular posibilidades y relaciones", escribe el científico.

Rovelli argumenta que el tiempo sólo parece pasar de una manera ordenada porque nos encontramos en la Tierra, que tiene una cierta relación entrópica única con el resto del universo. Esencialmente, la forma en que se mueve nuestro planeta crea una sensación de orden para nosotros, que no es necesariamente el de todo el universo.

El mundo parece ordenado, yendo de pasado a presente, vinculando causa y efecto, debido a nuestra perspectiva. Superponemos el orden sobre él, fijando eventos en una serie lineal particular. Relacionamos los eventos con los resultados, y esto nos da un sentido del tiempo.

Sin embargo, de acuerdo con Rovelli, el universo es mucho más complejo y caótico de lo que podemos entender. Los humanos confían en descripciones aproximadas que en realidad ignoran la mayoría de los otros eventos, relaciones y posibilidades. Nuestras limitaciones crean un sentido de orden falso o incompleto que no cuenta toda la historia.

Si todo esto suena terriblemente abstracto, es porque lo es. Pero hay una prueba relativamente simple para apoyar la idea de que el tiempo es un concepto fluido y humano, una experiencia, en lugar de ser inherente al universo.

Imagina, por ejemplo, que estás en la Tierra, viendo un planeta lejano, llamado Próxima b, a través de un telescopio. Rovelli explica que "ahora" no describe el mismo presente en la Tierra y en ese planeta. La luz que ves en la Tierra cuando miras a Próxima b es una vieja noticia, transmitiendo lo que había en ese planeta hace 4 años. "No hay un momento especial de Próxima b que corresponda al presente aquí y ahora", dice Rovelli.

Esto puede sonar extraño, hasta que consideras algo tan mundano como hacer una llamada internacional. Estás en México, hablando con amigos en Francia. Cuando sus palabras llegan a tus oídos, han pasado milisegundos, y "ahora" ya no es el mismo "ahora" que cuando la persona en la línea respondió: "Te escucho bien".

Considera también que no compartimos el mismo tiempo en diferentes lugares. Alguien en Francia siempre está experimentando un punto diferente en su día que alguien en México. Tu tarde es su medianoche. Sólo compartes el mismo tiempo con personas en un lugar limitado.

Rovelli señala que el tiempo pasa a diferentes ritmos de un lugar a otro. En la cima de una montaña, el tiempo pasa más rápido que al nivel del mar. De manera similar, las manecillas de un reloj en el piso se moverán ligeramente más lento que las manecillas de un reloj sobre una mesa.

Lo que experimentamos como el paso del tiempo es un proceso mental que ocurre en el espacio entre la memoria y la anticipación. "El tiempo es la forma en que los seres cuyos cerebros están compuestos esencialmente de memoria y previsión, interactuamos con nuestro mundo: es la fuente de nuestra identidad", señala Rovelli.

Básicamente, Rovelli cree que el tiempo es una historia que siempre nos contamos en tiempo presente, individualmente y juntos. Es un acto colectivo de introspección y narrativa, registro y expectativa, que se basa en nuestra relación con eventos anteriores y en el sentido de que los acontecimientos son inminentes. Es este relato el que también nos da nuestro sentido del yo, un sentimiento que muchos neurocientíficos, místicos y físicos sostienen que es un engaño masivo.

Sin memoria y expectativas de continuación, no experimentaríamos el paso del tiempo ni sabríamos quiénes somos. El tiempo, entonces, es una experiencia emocional y psicológica. "Está vagamente conectado con la realidad externa", dice Rovelli, "pero es sobre todo algo que sucede ahora mismo en nuestra cabeza".

Te podría interesar:

Según un estudio de Harvard, la marihuana reduce a la mitad el crecimiento de un tumor cancerígeno

Ciencia

Por: pijamasurf - 04/30/2019

De acuerdo con un estudio, el THC tiene un fuerte potencial para acabar con los tumores

Un estudio realizado por investigadores de Harvard mostró que el crecimiento de un tumor en un cáncer de pulmón puede ser reducido a la mitad utilizando un medicamento derivado de la cannabis.

Aparentemente, puede que el conocido ingrediente activo THC sea responsable del decrecimiento de un tumor, según fue probado en ratones. La investigación sugiere que tanto el THC como otras posibles sustancias que actúan sobre los receptores CB1 y CB2, y que funcionan como endocannabinoides, podrían ser efectivos.

Según el doctor Anju Preet, esta sustancia podría tener una aplicación en el tratamiento de cáncer, afirmando al mismo tiempo una paradoja, pues fumar marihuana puede tener un efecto negativo en los pulmones. En la investigación se utilizó un derivado del THC conocido como Marinol, pero actualmente ya existen también numerosos productos que permiten ingerir cannabis medicinal sin tener que fumar directamente la planta. La sustancia mencionada fue inyectada a los ratones por 3 semanas y se observó una disminución del 50% en sus tumores y del 60% en las lesiones de los pulmones relacionadas al cáncer.

Existe mucha controversia sobre si el THC o el CBD (otro importante ingrediente de la cannabis, que no tiene efectos psicoactivos) realmente tienen una posible y fructuosa aplicación en el tratamiento contra el cáncer. Hasta el momento no existe evidencia aceptada por el mainstream de la comunidad científica; sin embargo, hay numerosas personas que aseguran que han visto efectos positivos sustanciales y es fácil encontrar en línea numerosos testimonios de gente que ha recibido notables beneficios al combinar la cannabis con la quimioterapia. Para algunos, el hecho de que esta alternativa o muchas otras no logren establecerse entre las terapias aceptadas genera ciertas sospechas. Se habla de una posible resistencia encabezada subrepticiamente por las farmacéuticas que buscan proteger su negocio, ya que las medicinas y los tratamientos estandarizados para el cáncer son de los más rentables.