*

X

Filósofo, el hombre arrestado en Nueva York por intentar quemar una iglesia

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/20/2019

Un par de días después del incendio de la catedral de Notre-Dame, en París, este hombre fue sorprendido llevando gasolina al interior de la iglesia de San Patricio, en Nueva York

El pasado miércoles 17 de abril, un hombre fue arrestado en la iglesia de San Patricio en Manhattan, Nueva York, luego de que algunos feligreses que se encontraban en el lugar lo vieron entrar con un par de recipientes con gasolina que, según algunos testimonios, comenzó a verter al suelo. La alarma que provocó esta conducta derivó en la intervención policial y la detención del hombre cerca de las 8 de la noche.

Una vez que fue detenido se supo que el protagonista del incidente se llama Marc Lamparello, tiene 37 años de edad y es candidato a doctor en filosofía por la Universidad de la Ciudad de Nueva York. 

Cuando las autoridades le preguntaron por qué había entrado a la iglesia llevando gasolina consigo, Lamparello dijo que de esa manera quiso acortar el camino hacia el lugar donde estaba estacionada su camioneta, la cual se había quedado sin combustible. Fue cuando le impidieron pasar por ahí y retirarse que la gasolina cayó por descuido al suelo, aseguró.

Su coartada, sin embargo, fue poco convincente, pues a decir de los investigadores encargados del caso, cruzar por la iglesia no podría considerarse un atajo, y más aún, a la camioneta de Lamparello no le faltaba gasolina.

El incidente ocurrió un par de días después del incendió que arrasó una buena parte del techo de Notre-Dame, la catedral más emblemática de París, que a su vez desató una enorme atención pública y mediática. En medio de esa vorágine, potenciada como siempre en estos casos por el furor de las redes sociales, varias personas se complacieron en decirse contentas por el incendio de la iglesia, bajo el argumento de que ésta simbolizaba la opresión y la ignorancia que algunos identifican con el catolicismo y, en general, con toda forma de religión. "La única iglesia que ilumina es la que arde", una frase del filósofo anarquista Piotr Kropotkin, fue repetida ad nauseam estos días, en casi todos los casos sin entender el sentido metafórico que la sostiene.


Ilustración: Enrique Cedillo

Además de candidato a doctor, Lamparello también ha sido profesor de filosofía y ha publicado un par de obras. De acuerdo con el diario The New York Times, entre sus intereses académicos e intelectuales se encuentran la religión, los poderes superiores y la influencia del pensamiento religioso en la existencia humana; asimismo, recientemente había estado preparando un libro sobre la existencia de Dios.

En cuanto a su destino judicial, por el momento no es claro. El jueves por la tarde fue trasladado al Centro Hospitalario de Bellevue para una evaluación psiquiátrica, pero aún no se sabe si después será procesado penalmente.

"La mente no es un recipiente para ser llenado, sino un fuego para ser encendido", dijo alguna vez Plutarco. Quizá Lamparello se tomó muy en serio este u otro pensamiento afín.

 

También en Pijama Surf: 10 libros para aprender a pensar y a formar tu propio criterio

Te podría interesar:

Vecinos de esta calle de París prohibirán el paso a personas que usen Instagram

Sociedad

Por: pijamasurf - 04/20/2019

Cansados de las perturbaciones a su vida cotidiana, los habitantes de esta calle parisina buscan imponer medidas extremas a personas que sólo acuden para tomarse una fotografía

Por si alguien no lo ha notado, una de las grandes epidemias de nuestra época es la pérdida cada vez más preocupante de la capacidad para vivir una experiencia sin necesidad de "consignarla" en redes sociales. Como bien sabemos, parte de la "forma de ser" de nuestro tiempo implica acompañar invariablemente un suceso de su publicación correspondiente en alguno de los varios brazos sociales de Internet, sobre todo Facebook e Instagram.

Ante esta especie de obsesión colectiva, un grupo de vecinos de la rue Crémieux, en París, han pensado seriamente en prohibir el paso a toda persona que acuda a la calle que habitan con el solo propósito de tomar una foto para Instagram o, en otro caso, a los "influencers" de todas partes del mundo que llegan ahí, sin ningún tipo de solicitud, para grabar videos.

Situada en el XIIe arrondissement, cerca de la Gare de Lyon, la calle se ha convertido en un spot favorito de los adictos a las redes sociales por su aspecto pintoresco: un sitio con evocaciones campiranas anclado en el corazón de París, como si se tratase de un punto olvidado por el paso del tiempo.

La calle alberga edificios donde habitan cerca de 150 personas, quienes en los últimos 5 años han notado con pavor el incremento desmedido de turistas que acuden exclusivamente para tomarse una foto pero que, por su cantidad, cada vez son menos respetuosos de la vida cotidiana del lugar, sus vecinos o su mobiliario. Sus habitantes se quejan, por ejemplo, del rodaje de videos que en ocasiones dura hasta 2 horas, el cual suele estar acompañado de música reproducida a alto volumen. Algunas personas han sugerido cobrar el uso del espacio público, a razón de hasta 135€ por fotografía.

Cabe mencionar, sin embargo, que otros vecinos son más tolerantes y aseguran que en la mayoría de los casos basta con hablar con los visitantes espontáneos para permitir que el flujo normal del ritmo de la calle se restituya.

¿Llegará el día en que las leyes regulen los comportamientos relacionados con la esfera virtual? Por más descabellado que esto pueda sonar hoy, quizá no estemos muy lejos de ello.

 

También en Pijama Surf: ¿Vives para experimentar o para fotografiar y mostrar tus experiencias? (lecciones de Italo Calvino)