*

X

Según Carl Jung, esta es la causa principal por la cual las personas adultas se enferman

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/25/2019

Jung consideraba que después de cierta edad todos los problemas son problemas espirituales

Cuando se habla de la fuerza que mueve a la psique humana en los tres grandes psicoanalistas de principios del siglo XX, se suele decir que para Freud era el sexo, para Adler el poder, y para Jung el espíritu o lo numinoso. Jung consideraba que existe una teleología en la psique, una intencionalidad que mueve al individuo a buscar la integración. En otras palabras, que el Sí mismo o el arquetipo del Selbst (que Jung relacionó con el Atman, el alma universal que habita en el individuo según el vedanta) quiere manifestarse y hacerse consciente. Todos los predicamentos, malestares e incluso enfermedades son signos de esta lucha entre el ego que quiere mantener el control y el inconsciente -el dominio del alma- que empuja a manifestarse y a hacer una síntesis de los pares de opuestos. Sólo cuando existe una especie de alineación, conjunción o armonía entre la psique profunda -con su sombra y arquetipos- y el ego, el individuo se siente sano y en orden con el universo. Un poco de la misma manera que el doctor Viktor Frankl notó que las personas que habían encontrado sentido en la vida podían afrontar los horrores de los campos de concentración y salir a flote con mucha mayor solvencia que los que no tenían un centro dador de sentido y propósito. Jung lo expresó así en El hombre moderno en busca de su alma:

He tratado a cientos de pacientes. Y entre los que están ya en la segunda etapa de su vida -digamos después de 35 años- no ha habido ni uno cuyo problema a fin de cuentas no fuera el de encontrar una perspectiva religiosa en la vida. Es correcto decir que cada uno de ellos se enfermó porque había perdido aquello que las religiones vivientes de cada edad les daban a sus seguidores, y ninguno de ellos sanó hasta que no encontró su perspectiva religiosa.

Y en la famosa entrevista con la BBC, poco antes de morir:

Esto es lo que las personas buscan. Una experiencia arquetípica, esto les da un valor incorruptible. Ellas dependen de otras condiciones, de otras personas, deseos, ambiciones... porque no tienen valor en sí mismas. Son sólo racionales. No están en posesión de un tesoro que les haga independientes. Pero cuando la joven puede sostener la experiencia, entonces ya no depende de alguien más, porque el valor está en ella. Y esto es una forma de liberación. Esto la hace completa. En tanto cuanto pueda asimilar esa experiencia numinosa, puede continuar su camino, su individuación. La bellota se puede convertir en un roble y no en un burro. 

El término "numinoso" hace referencia a un encuentro con un "numen", un poder o potencia divina, el cual Rudolf Otto describió en términos de un encuentro con el Gran Otro, o con la otredad sagrada; una experiencia de asombro, de mysterum tremendum. En su biografía, Jung habla de que la pregunta esencial es si estamos o no relacionados con algo infinito -sólo quien se reconoce como en una relación con algo infinito encuentra sentido y significado duradero en la vida-.

Lo que Jung parece decirnos es que el ser humano tiene una sed de espíritu que debe satisfacer, pues de otra manera su alma enfermará. El ser humano, sugiere Jung, es un ser religioso por naturaleza, pero actualmente se encuentra en un gran predicamento porque las grandes religiones han dejado de atraer al hombre moderno, que se ve más atraído por el poder de la ciencia y la tecnología y su transformación de la materia. Al mismo tiempo el new age, el neopaganismo, la astrología, el yoga en su versión pop-capitalista, las drogas psicodélicas y demás tendencias de una nueva "espiritualidad no religiosa" son insuficientes, pues no tocan la verdadera profundidad de las grandes tradiciones religiosas ni fomentan la disciplina y el sacrificio que son necesarios para tener una vida religiosa, es decir, que reconecte con una fuente trascendente o infinita. Quizá esto explica por qué aunque hemos logrado satisfacer como nunca antes necesidades materiales, existe actualmente un incremento de las enfermedades mentales. En sus últimos años y en su Libro rojo, Jung pronosticó que era necesaria una crisis profunda para que pudiera resurgir de nuevo el auténtico espíritu religioso, e incluso lo que llamó "la encarnación continua" del Sí mismo, de la divinidad que, según él, habita en nosotros y quiere hacerse consciente, iluminar las tinieblas. Pues, fundamentalmente, el hombre moderno está desconectado de su alma.

Te podría interesar:

La bellísima danza de un derviche borracho de Dios en su paraíso de piedra

AlterCultura

Por: pijamasurf - 04/25/2019

La belleza maravillosa de los giros de un santo sufí intoxicado por el vino del amor divino

En la cinta Bagh-e sangi (El jardín  de piedra) podemos apreciar una preciosa escena en la que el derviche Khan baila intoxicado por la música de la divinidad, girando en el desierto que ha llenado con árboles de piedra, convirtiéndolo en el paraíso con su visión pura. El giróvago es sordomudo, pero aun así escucha la música de las esferas y alaba a Dios con una alegría natural fabulosa.

Se trata de un mast, un sufí que vive intoxicado de la divinidad, borracho del vino del amor divino, girando con una increíble libertad. Meher Baba documentó la existencia de estas personas en la India en un importante libro: personas que han abandonado toda preocupación mundana y que simplemente existen en el arrobo del éxtasis perenne, como niños que han encontrado la inocencia del lado de la sabiduría. El video de la película dirigida por ​Parviz Kimiavi es en sí mismo una obra de arte.