*

X
Un nuevo libro traza la historia de esta sustancia psicodélica

El escritor británico Mike Jay, uno de los principales expertos mundiales en la historia de las sustancias psicodélicas, ha publicado un nuevo e importante libro: Mescaline: A Global History of the First Psychedelic (Mezcalina: Una historia global del primer psicodélico). Jay traza en este texto la historia de la mezcalina, el alcaloide que se encuentra en el cactus San Pedro y en el peyote y cuyo uso ha sido central en la cosmovisión de ciertos pueblos indígenas de Centro y Sudamérica.

Jay nota que antes del LSD, la mezcalina parecía ser el agente psicodélico preferido para uso terapéutico entre los primeros médicos que estaban experimentando con plantas psicoactivas. Pero el LSD demostró tener menos efectos colaterales y después fue impulsado por la propaganda prosicodélica del movimiento contracultural encabezado por Tim Leary.

Existen indicios de que la mezcalina fue usada en América hace más de 5 mil años, lo que hace a esta sustancia una de las drogas psicoactivas más viejas. Actualmente su uso está prohibido, salvo en el caso excepcional de ciertas culturas que están autorizadas para emplearla ceremonialmente. Jay nota que, como ocurre con otras plantas psicodélicas, la mezcalina produce la cruda -o purga- primero y después el estado alucinatorio. Estas alucinaciones parecen ser resultado de que la molécula activa receptores de serotonina en el cerebro.

La primera descripción médica de esta sustancia fue por parte del médico John Raleigh Briggs, quien en 1887 detalló su experiencia, un tanto violenta, ingiriendo peyote. Curiosamente, la farmacéutica Parke-Davis ofreció durante un breve período en la década de 1890 tintura de peyote, en lugar de cocaína, como un estimulante del sistema respiratorio y tónico del corazón.

Durante las primeras décadas del siglo XX la mezcalina fue estudiada con entusiasmo, pues se creía que podía iluminar los procesos detrás de la esquizofrenia, pero esto no rindió demasiados resultados. Paralelamente fue utilizada por artistas, filósofos y ocultistas como Aleister Crowley, Antonin Artaud, Jean-Paul Sartre y finalmente por Aldous Huxley, quien escribió un famoso libro sobre sus experiencias con esta sustancia.

Lo más llamativo quizá fue el uso religioso del peyote por parte de Frederick Smith, quien fuera el líder de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Estados Unidos y quien introdujo el peyote a sus servicios religiosos como un sacramento. Smith había tenido visiones místicas participando en ceremonias con comunidades nativo americanas.

La mezcalina fue probada por los nazis en campos de concentración como un "suero de la verdad". El médico encargado, Kurt Plötner, luego sería reclutado por la CIA para el proyecto de control mental MK Ultra, que experimentaría con el LSD. Por último, llama la atención que la mezcalina no es una de las sustancias que figuran en el incipiente renacimiento de la medicina psicodélica. La ayahuasca, el LSD, los "hongos mágicos" y otras sustancias generan un mayor interés médico.