*

X
El Dalái Lama se convierte en la nueva víctima de la corrección política en Twitter

El Dalái Lama se encuentre en fase de linchamiento en Twitter, por repetir en una entrevista que está abierto a que sea una mujer quien lo suceda, pero que esa mujer idealmente debería ser bien parecida. Se acusa al líder tibetano de objetificar a las mujeres y de una falta de respeto, de una especie de "materialismo" poco digno de un hombre espiritual. A lo menos, de ser "políticamente incorrecto". (Aquí se puede ver la entrevista, aunque no está completa, sino editada).

Lo que vemos en esta entrevista es, sin embargo, simplemente algo honesto y no algo hipócritamente políticamente correcto, si bien ciertamente un comentario un poco torpe por parte del  experimentado líder tibetano. En la entrevista con una periodista, el Dalái Lama señala que la más auténtica belleza es interna, pero agrega que las apariencias también importan. Y esto último es la clave: no se puede separar lo material de lo espiritual. Separarlo ha producido el desastre ecológico-espiritual que es la modernidad a partir de Descartes. Por otro lado, sería poco auténtico decir que la belleza no importa en nuestra sociedad. Un líder ciertamente se beneficia de ser "atractivo". Y el ser humano es movido por lo que considera atractivo. Es la belleza la que conduce al amor, esto es algo que todos experimentamos. Una belleza que estrictamente no puede separarse en "interior" o "exterior", pues esto genera un falso dualismo que históricamente ha sido relacionada con la "armonía" y la "integridad". La palabra "hermoso" es altamente significativa, pues proviene de "forma", la forma que para Aristóteles era el alma, pero el alma en el cuerpo. La belleza física es siempre también espiritual y la belleza espiritual es física, pues necesita de un cuerpo para mostrarse.  

Evidentemente se podría criticar al Dalái Lama si éste fuera a decir que en el caso de un hombre la apariencia no importa, pero en otras ocasiones, aunque en tono de broma (pero en esta entrevista también su tono es ligero), ha dicho que él mismo es un tipo bien parecido, sugiriendo la misma importancia. De cualquier manera, uno esperaría que también un hombre en el cargo debería tener cierta belleza. Esto es incluso cierto para su religión, el budismo vajrayana, en el cual una de las cuatro facultades de un practicante es el magnetismo, el poder de seducción encaminado hacia el bien, movido por la compasión. El budismo reconoce que el mundo esta hecho de apariencias, y que esas apariencias son como magia y deben usarse para beneficio de los seres. Negar las apariencias por una supuesta "espiritualidad" es algo que suele ocultar una falta de integración, una represión o una falsa "santidad". La mayoría de las tradiciones místicas acaba celebrando la totalidad del mundo y eso incluye la naturaleza y la expresión de la belleza material. ¿Cómo decir que la belleza no es importante y pretender ser espiritual?